Edición Impresa

Irrumpen en una casa y se llevan 30 mil pesos a punta de pistola

"¡Me tocaron unos profesionales!", dijo como agradecida Adriana E., una vecina del barrio Tiro Suizo en cuya casa de la zona sur el martes por la noche entraron dos ladrones y le robaron tres...

Jueves 19 de Septiembre de 2013

"¡Me tocaron unos profesionales!", dijo como agradecida Adriana E., una vecina del barrio Tiro Suizo en cuya casa de la zona sur el martes por la noche entraron dos ladrones y le robaron tres celulares y unos 30.000 pesos. Dentro de todo, la mujer se mostró tranquila porque los delincuentes respetaron a su familia. "No nos pegaron y al irse nos pidieron disculpas varias veces", relató.

Adriana reside desde hace años en la misma casa de Laprida al 5100 junto con sus hijos Lara, de 20 años, y Franco, de 18. Con ellos también vive Eda, de 84, la abuela de la familia.

La noche del martes, alrededor de las 22.30, Lara volvía de dar clases de patín en un club de zona sur a bordo de su Ford Fiesta. "Vi que el auto del vecino estaba ocupando la cochera y le toqué bocina a mi hermano para que me abriera. El me abrió desde adentro y al cerrar la puerta del garaje entraron los tipos", contó la joven.

Encima. "Cuando me di cuenta ya los tenía encima. Vi las dos pistolas que empuñaban y les quise cerrar la puerta en la cara, pero me apuntaron", dijo el chico como con cierta vergüenza por no haber podido defender a su familia.

Los delincuentes eran dos hombres de "unos 25 años, bien vestidos, educados. Profesionales", recalcó Adriana. "Vi que habían entrado al garaje y venían para adentro. Entonces le dije a mi madre «nos van a robar, quedate tranquila», porque ella sufre de presión", recordó la jefa de la familia.

Una vez adentro los hombres le pegaron un culatazo leve a Franco en la cabeza, como para amedrentarlo. Sentaron a sus víctimas en el sofá del comedor y les preguntaron donde había dinero.

En un cajón. La familia asimiló todas las órdenes y las preguntas. Así, les dijeron a los ladrones donde estaban guardados los ahorros de muchos años. "Igual revisaban la casa y hasta le preguntaron a mi mamá, que es grande, dónde tenía la plata. Y la plata apareció. Ni yo sabía que ella tenía escondido dinero en un cajón", dijo Adriana.

En un momento la mujer les dijo que se sentía mal y los dos ladrones le pidieron disculpas. "Nos dijeron que hacían esto porque lo necesitaban", dijo la víctima y agregó: "Nos apuntaron con las armas, nos robaron y nos pidieron disculpas. Pero no parecían ladrones". Y unos 20 minutos después de haber entrado huyeron con el botín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario