Edición Impresa

Imputan por conspiración a una opositora venezolana

La Fiscalía General de Venezuela implica a la ex diputada opositora Corina Machado en un complot para asesinar al presidente Maduro. Podría pasar entre ocho y 16 años en prisión.

Jueves 04 de Diciembre de 2014

La Fiscalía General de Venezuela imputó ayer a la ex diputada opositora María Corina Machado por cargos vinculados a un presunto plan contra el presidente Nicolás Maduro y la desestabilización del país. Machado acudió a una citación de la Fiscalía para ser imputada, aunque seguirá en libertad mientras continúa el juicio. La diputada desaforada a comienzos de año enfrenta cargos que prevén entre ocho y 16 años de cárcel. Varios dirigentes de oposición están imputados por los mismos cargos, basados en correos electrónicos relacionados con un presunto magnicidio. Machado dijo no sentir miedo al enfrentar su imputación y señaló que se le pretende cobrar por sus exhortaciones a la renuncia de Maduro. "No tengo miedo, no podemos tener miedo, somos una enorme mayoría que quiere un cambio profundo en los valores, en nuestro país y desde aquí repito, vamos a triunfar. Yo no me entrego, yo enfrento la infamia", declaró.

Machado, junto al también opositor Leopoldo López (detenido desde hace unos meses), comandaron las protestas callejeras de principios de año buscando la renuncia de Maduro bajo el eslogan de "La Salida". En medio de las manifestaciones, las peores en más de una década en el país, se generaron enfrentamientos que dejaron más de 40 fallecidos.

La política opositora criticó cómo la Fiscalía se ha convertido "en un verdugo para los venezolanos que luchan por la verdad", por lo que advirtió que su imputación responde a sus críticas contra el "régimen" de Maduro, a quien frecuentemente tilda de dictador. "Esta persecución monstruosa en mi contra demuestra la desesperación del régimen y es una persecución contra todos aquellos que defendemos la verdad", fustigó Machado, quien llegó a la Fiscalía en medio de un fuerte dispositivo de seguridad que incluyó decenas de policías, vehículos antimotines y vallas de seguridad.

Plan golpista. La Justicia venezolana acusa a Machado y otros opositores, que en su mayoría han decidido refugiarse en Florida, Estados Unidos, de haber intercambiado varios correos electrónicos en los que se discutía la manera de asesinar al mandatario venezolano. Sin embargo, todos los involucrados en el supuesto plan han denunciado que la acusación responde a motivos políticos e indican que la empresa Google desmintió la autenticidad de los correos electrónicos.

Machado sostuvo que su imputación no logrará frenar la transición hacia la democracia que reclaman los venezolanos. "Si ellos creen que pueden impedir la transición a la democracia en paz con esta brutal represión, se equivocan", apuntó la dirigente que sostiene que según encuestas el 80 por ciento de la población quiere un cambio de gobierno.

La ingeniera industrial llegó en 2010 a la Asamblea Nacional (Congreso unicameral) como la diputada más votada, pero ello no impidió que el gobierno le retirara su curul este año acusándola de abandono del cargo. La política ha liderado varias asociaciones civiles, pero su participación más recordada fue en la organización civil Súmate, de la que fue presidenta y desde donde encabezó, en 2004, la petición para un referéndum revocatorio contra el fallecido Hugo Chávez.

Calificada por el diario New York Times como la adversaria política más detestada por las filas oficialistas, es vista en casa como una figura muy polarizadora y asociada con la centroderecha venezolana que gobernó el país desde el retorno de la democracia en 1958 hasta la asunción de Chávez en 1999. La política asegura que no tiene filiación política, pero es resistida por los chavistas luego de que en 2002, tras un breve golpe de Estado contra Chávez firmó el "decreto Carmona" que intentó dar forma a un gobierno de transición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario