Edición Impresa

Histórico triunfo del doble argentino en la Davis

Nalbandian y Zeballos dieron el batacazo y el milagro está más cerca. El equipo albiceleste se impone 2-1 a Francia

Domingo 07 de Abril de 2013

No existen muchos antecedentes de un triunfo semejante en dobles en la Copa Davis. David Nalbandian y Horacio Zeballos derrotaron a los franceses Michael Llodra y Julien Benneteau, una de las mejores duplas del mundo, por 3/6, 7/6 (3), 7/5 y 6/3 en 3 horas y tres minutos y colocaron a Argentina arriba 2 a 1 en la serie de cuartos de final que se disputa en el estadio Mary Terán de Weiss de Villa Soldati.

   Fue un partido extraordinario, una muestra cabal de que en el tenis la cabeza está casi a la misma altura de las cualidades de los jugadores. No existe otra forma de explicar semejante batacazo. Zeballos jugó en un nivel sublime, inédito para él, y Nalbandian acompañó en momentos cruciales para que el equipo de Jaite, contra todos los pronósticos, llegue a la última jornada con un triunfo de ventaja.

   Ni el más optimista hubiera apostado por un resultado así al final del tercer partido. Pero el tenis, que es un deporte bastante lógico, se descontrola cuando el temperamento no acompaña al juego. Michael Llodra es un jugador exquisito, pero ayer se consumió entre dudas y temores para transformarse en una fácil presa. Zeballos es un buen jugador de dobles, pero ayer hizo un clic en un momento del partido y se transformó en una ecuación que los franceses no pudieron resolver. Y el público hizo su parte. Fue un partido apasionante, cambiante, que al principio tenía un denominador común: todo se precipitaría cuando Llodra y Benneteau tomaran definitivamente las riendas del juego. Pero hubo un clic, un momento en el tercer set, que cambió todo.

   Nalbandian sacaba 1/4 y break point. Logró mantener el servicio y después Llodra llevó el parcial a 5/2. Con el saque de Zeballos, Francia tuvo dos set points. Y no pudo. Argentina le puso el número tres a su casillero y Benneteau sacó para set. Hasta ahí, los locales jamás habían quebrado a los visitantes. Apenas habían tenido dos chances sobre el saque de Julien en el tercer game del partido y una sobre el saque del mismo jugador en el primer game del tercer set. Sólo eso. ¿Se leyó bien? Llodra y Benneteau habían sacado unas sesenta veces hasta ahí con apenas tres sofocones. Y llegó el momento. La cabeza de cada uno de los protagonistas decidió ingresar a la cancha definitivamente y quitarle protagonismo a las cualidades tenísticas de los jugadores. Argentina quebró a Benneteau y la historia mutó.

   Zeballos, que hasta ahí había sido el mejor de Argentina, se transformó en un jugador impasable e implacable, Nalbandian apareció en toda su dimensión para jugar a la altura de su jerarquía los momentos cruciales. Llodra, que ni siquiera había tenido un break point en contra, perdió el saque y Benneteau empezó a cargar con una mochila demasiado pesada: jugar por él y por su compañero. Resultado: Argentina ganó 5 juegos consecutivos y se puso 2 sets a 1 arriba. Sorpresa. Pero había más.

   Con Zeballos desatado y Nalbandian en partido, lo que parecía imposible de imaginar un par de horas antes empezó a tomar forma.

   Llodra dejó definitivamente todo su talento en la silla y a los temores les agregó un manojo de nervios. Como contrapartida, Zeballos se recibió de pulpo y Nalbandian consolidó su capacidad para jugar los puntos importantes. A David le llevó dos horas entrar en partido, pero cuando lo logró... Benneteau hacía lo que podía. No sabía si atender primero el vendaval que le llegaba del otro lado de la red o los miedos de su compañero, totalmente paralizado.

   Cebolla y David quebraron dos veces y consumaron el gran batacazo de la serie. Y Argentina está 2-1 arriba. Ni el más optimista lo hubiera imaginado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS