Edición Impresa

Hallaron muerto de un tiro a un joven en una esquina de barrio Tablada

Las circunstancias del hallazgo hacían suponer a los pesquisas que el muchacho fue asesinado en otro lugar y arrojado allí desde un auto cuyos ocupantes lo "descartaron".

Domingo 15 de Diciembre de 2013

Un hombre de entre 25 y 30 años fue encontrado sin vida el mediodía de ayer por los vecinos de pasaje Santafesino y Virasoro, en el límite norte del barrio Tablada. El cuerpo presentaba al menos un tiro que le perforó el brazo izquierdo y le afectó directamente el corazón. Las circunstancias del hallazgo hacían suponer a los pesquisas que el muchacho fue asesinado en otro lugar y arrojado allí desde un auto cuyos ocupantes, como se dice en la jerga, lo "descartaron" alrededor de las 12.30.

Las características de la víctima no eran muy destacables para los pesquisas que anoche trataban de certificar su identidad. En su brazo izquierdo, el muchacho presentaba tatuajes hechos en tinta china y varios cortes ya cicatrizados, lo que para los policías podría significar "que haya estado en prisión". Aunque se mostraron también muy sorprendidos por las características del homicidio y destacaron que en la bermuda que llevaba puesta la víctima se encontró un encendedor, un teléfono celular y treinta pesos, por lo que descartaban que haya sido un robo. Además, el cuerpo presentaba esquirlas de vidrio y pequeños cortes en las piernas, "cómo si hubiera explotado un parabrisas o lo hubieran cortado con vidrios, algo por el estilo", confió una fuente policial.

Una vecina dijo haber observado cómo desde un auto tiraban el cuerpo y llamó rápidamente al 911. "Nosotros fuimos porque nos corresponde por jurisdicción", aclararon desde la seccional 16ª. "No había nada que llamara la atención en el lugar. Sólo el cuerpo y alguna mancha de sangre. No se secuestró ningún arma y ningún vecino dijo haber escuchado o visto nada salvo la mujer que llamó al 911, pero tampoco pudo decir desde que auto tiraron a la víctima", dijeron desde la seccional.

No es de la zona. Algunos integrantes de un grupo de adolescentes que suele estar parado en la esquina de Virasoro y pasaje Santafesino con sus motos de baja cilindrada, aseguró ayer a LaCapital que "en el barrio hace tiempo que no pasa nada" y contaron: "A este pibe no lo conocemos, ni idea quien puede ser". Lo dijeron con la seguridad que sostiene el recorrer el barrio varias veces por día con sus rodados.

Sin embargo con el correr de las horas se escucharon varias versiones. La primera hablaba de dos cuerpos más que habían sido tirados en similares condiciones: uno en Rueda y Necochea y otro en Grandoli y Centeno. Esa temeraria versión llevó a pensar en un posible enfrentamiento de bandas que se habría dado muy cerca del mediodía en inmediaciones del lugar donde fue abandonado el cuerpo NN.

Vecinos de 24 de Septiembre y Grandoli dijeron que una moto encerró a mitad de cuadra a un auto oscuro y que desde el menor de los rodados le habrían disparado. Un primer dato argumentaba que ese enfrentamiento se pudo haber producido en Grandoli y Centeno, pero los vecinos no confirmaron esa versión. Sin embargo los efectivos de la seccional 16ª ayer a media tarde se disponían a realizar diversos operativos para recabar datos, básicamente por la zona de Centeno y Grandoli, para así intentar averiguar si los hechos de la balacera y el posterior abandono del cuerpo estaban relacionados.

Lo que llamaba la atención de los pesquisas es que evidentemente no se trató de un homicidio premeditado, ya que a nadie intentan matar con un tiro en el brazo que termina perforando el tórax y el corazón, lo que afirmaba la hipótesis de un posible enfrentamiento entre los ocupantes de dos vehículos.

Detenido con un handy policial ya recuperó la libertad

Roberto Daniel C., el hombre de 30 años apresado la tarde del jueves tras una persecución por la zona oeste de la ciudad, cuando en su poder tenía 20 mil pesos en efectivo y un handy sintonizado en la frecuencia policial, recuperó la libertad pocas horas después de ese procedimiento aunque sigue siendo investigado por el juez de Instrucción Alejandro Negroni.

Según aseguró el abogado del sospechoso, José Luis Abichain Zuain, su cliente "fue demorado sin motivo alguno y el dinero que tenía era parte de una operación comercial que realizó porque es propietario de una pequeña empresa constructora". Lo que el letrado no pudo explicar es el origen del handy con frecuencia policial que quedó secuestrado y en poder de la Justicia.

Roberto C. circulaba en un Mercedes Benz CLK350, patente GTJ745, por calle San Juan hacia el oeste. Con él viajaba su esposa y la hija de ambos, de 4 años. En esas circunstancias agentes de la Policía Motorizada intentaron detenerlo ya que vestía una remera similar a la usada por uno de los ladrones de una entradera registrada momentos antes en Colón al 2300 y que el dinero que llevaba era el fruto de ese delito. Sin embargo ese hecho no pudo ser comprobado por los investigadores.

Sin embargo Roberto C. hizo caso omiso al pedido de detención de los policías y aceleró su costoso vehículo. Finalmente fue interceptado en Carriego y San Juan, lugar hasta el cual llegó su abogado.

Sin relación. En este sentido, el defensor del sospechoso desligó a su cliente de la banda de Los Monos a la que se lo vinculó por la compra de una importante partida de sanitarios que fueron secuestrados en una mansión que la familia Cantero construía en Pérez y que habían sido pagados con cheques sin fondos. "Este muchacho fue estafado y está pagando a la empresa damnificada después de acordar un plan de cuotas", dijo Abichain Zuain.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS