Edición Impresa

Hallan cuadros robados de Gauguin y Bonnard

Los carabineros italianos encontraron ayer, al cabo de una búsqueda rocambolesca, un cuadro de Gauguin y otro de Bonnard robados en 1970 en Londres, y valorados en millones de euros.

Jueves 03 de Abril de 2014

Los carabineros italianos encontraron ayer, al cabo de una búsqueda rocambolesca, un cuadro de Gauguin y otro de Bonnard robados en 1970 en Londres, y valorados en millones de euros.

Los cuadros de los célebres pintores franceses adornaron por 40 años la cocina de un obrero italiano del fabricante de autos Fiat, que los había adquirido en una subasta de objetos perdidos.

"Se trata de cuadros importantes para la historia de la pintura, obras de arte excepcionales", explicó en una conferencia de prensa el general italiano Mariano Mossa, quien estima que la obra de Gauguin vale entre 15 y 35 millones de euros. Con el título "Frutas en la mesa o naturaleza para el perrito", el cuadro, de pequeña dimensión, 49 cm por 54 cm, es dedicado a la condesa de N(imal) y fue realizado en 1889 por Paul Gauguin (1848-1903).

La obra del renombrado pintor postimpresionista, que contribuyó al desarrollo del arte contemporáneo con su estilo exótico, lleva su original sello: un perrito al lado de la firma.

La pintura "La mujer con los dos sillones" de Pierre Bonnard (1867-1947), ilustrador y litógrafo francés, que dedicó buena parte de su talento a la publicidad, también es de pequeñas dimensiones y fue presentada en el curso de una conferencia de prensa por el ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini. Los cuadros habían sido robados en 1970 de la residencia de una rica familia de Londres, Mark-Kennedy, cuyos herederos tienen el derecho de "reivindicar su propiedad", según explicó el comandante Mossa.

"Se trata de una historia fascinante e increíble, emblema de una trabajo meticuloso y paciente y poco reconocido, para el que se necesitan muchos años", reconoció el ministro al elogiar al cuerpo policial encargado de velar por el patrimonio artístico.

"La historia de estos cuadros es digna de un filme, rocambolesca", comentó Franceschini.

"Olvidados en un tren que viajaba entre París y Turín, fueron hallados por el personal de la empresa de ferrocarriles italiana, que no se dio cuenta de su valor", contó el general Mossa.

Las obras fueron registradas como objetos encontrados y subastados en 1975 en Turín, norte de Italia. Un obrero de la Fiat, "apasionado de arte", los compró durante la subasta por un valor irrisorio, 45 mil liras italianas de entonces, unos 23 euros, y "los colgó en la cocina de su casa" como decoración, contó el general.

Tras jubilarse, el obrero se trasladó a Sicilia, donde las obras permanecieron 40 años antes de ser recuperadas por los carabineros.

La historia de cómo los carabineros llegaron hasta la cocina siciliana también es "extraodinaria" y algo misteriosa.

A través de fotografías enviadas a los carabineros, los expertos llegaron a la conclusión de que se trataba de pinturas de dos grandes maestros franceses.

Gracias al mayor banco en el mundo de datos de obras de arte robadas, creado hace 45 años por el cuerpo de carabineros italianos, con 5,7 millones de objetos registrados, se llegó a establecer quiénes eran los autores de esas pinturas.

Los cuadros, que no figuraban como obras robadas, fueron descubiertos cruzando catálogos oficiales de distintos años, ya que aparecían oficialmente en los del año 1964 y habían desaparecido en los del año 2001.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario