Edición Impresa

Gracias, Newell's

En los últimos 14 años, solo dos clubes el fútbol argentino que fueron muy mal administrados por sus directivos lograron recuperarse.

Lunes 15 de Septiembre de 2014

En los últimos 14 años, solo dos clubes el fútbol argentino que fueron muy mal administrados por sus directivos lograron recuperarse. Incluso podría decirse en una forma asombrosa. Instituciones de prestigio como Racing (quiebra y tener que disputar la promoción para evitar el descenso), Independiente (desastre económico e irse a la "B"), River (lo mismo), e incluso Rosario Central (caos económico, dirigencial y soportar el cuarto descenso de su historia). San Lorenzo fue rescatado por Tinelli, merced a su indudable capacidad dirigencial, pero también gracias a un gran respaldo económico. Newell´s, hace seis años, enfrentaba en un acto eleccionario la única posibilidad de sobrevivir. Al borde de la quiebra, en las elecciones, los socios que fueron a votar y que querían salvar su club, mientras hacían la cola para emitir su voto, eran amenazados por los "barras" fieles a López. Solo la presencia policial, con escudos, cascos e incluso tropas a caballo evitó la agresión directa. Vino Bielsa desde Chile a emitir su voto, como un verdadero símbolo que evitara la vergonzosa continuidad presidencial de López. Ya con las nuevas autoridades, fue necesario realizar una convocatoria de acreedores para ordenar el caos. En la verificación de los créditos, aproximadamente la mitad de los reclamos económicos se pudieron rechazar por ser inválidos e injustificados. Estamos hablando de mucho dinero. Si no fuera por esto, la deuda sería el doble, lo que la convertiría casi en inpagable. Con un 98 por ciento de creatividad y un 2 por ciento de recursos, la nueva comisión directiva debía armar un equipo de fútbol que nos reprentara dignamente. Un señor como Roberto Sensini tuvo que aguzar su ingenio, pues también las divisiones inferiores habían sido desmanteladas. Los pocos jugadores que llegaban era a último momento, pues venían cuando no habían sido colocados en otros clubes. Solo el gran amor de jugadores como Bernardi, Mateo, Maxi Rodríguez , Heinze, Scocco, y el increíble acto del Tata Martino, dejando de lado la oferta de la selección colombiana por venir a su Newell's. No tengo dudas de que en estos seis años se han cometido errores. Y muchos. Que también pudo haber faltado grandeza que las personas humildes tienen. Pero hay que reconocer que el avance institucional y futbolístico ha sido notable. Un serio trabajo en divisiones inferiores junto al ojo clínico del Tata para traer excelentes jugadores como Casco, Cáceres, la recuperación de Figueroa, etcétera, con muy poco dinero es algo extraordinario. Aquí ha existido no solo un innegable amor al club y un sentido de pertenencia que ya es marca registrada, sino además una gran dosis de creatividad e inteligencia. Por todo esto: gracias, muchas gracias.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario