Edición Impresa

Escuchas telefónicas indican que un narco sigue el negocio desde prisión

Narcotráfico y violencia. Se trata de Diego Cuello, quien en abril pasado fue detenido en una quinta de Alvear donde se incautaron armas y 19 kilos de drogas.

Domingo 24 de Noviembre de 2013

Un seguimiento reciente al teléfono de Diego Cuello, el dueño de una chacra de la localidad de Alvear en la que se encontraron numerosas armas de fuego y 19 kilos de drogas en abril pasado, convencieron a los investigadores de la Justicia provincial que el detenido aún controla desde la cárcel de Piñero el negocio de venta de estupefacientes que se le atribuye y por el que está procesado por la Justicia Federal de Rosario. Los rastreos telefónicos abarcaron diez días y sugieren que Cuello se encargaba desde su lugar de reclusión, hasta hace un mes, de cuestiones logísticas como impartir instrucciones sobre los pagos a los proveedores y sobre la supervisión de la calidad de las sustancias comercializadas.

Lo más sobresaliente de la pesquisa es la constancia en los mensajes remitidos desde el teléfono de Cuello a otras personas, de directivas para pagar lo que parecen ser sobornos a la policía. Los textos indican a sus contactos que deben reunirse "con los de Dorrego", que se deben encontrar "con el jefe de Drogas y después Dorrego" o referencias al "pago a los de Drogas". La sede en Rosario de la Brigada Operativa de la ex Drogas Peligrosas está ubicada precisamente en Dorrego al 100, en la planta alta de la seccional 3ª.

El informe de la intervención telefónica fue realizado por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), una de las fuerzas policiales que trabaja en la causa sobre bandas criminales dedicadas a delitos violentos a cargo del juez Juan Carlos Vienna. Las interceptaciones del teléfono dejan en claro que el usuario es una persona a la que llaman Diego, quien hace referencias regulares a la chacra de Alvear donde ocurrieron las detenciones siete meses atrás y que aparece como organizador de un negocio para la venta de drogas.

La captura de estos mensajes motivó que desde la Justicia provincial cursaran el informe a la Justicia federal para que profundicen, si allí lo consideran pertinente, las investigaciones sobre Cuello. Vale recordar que el juez federal Marcelo Bailaque ya procesó a Cuello y a otras cuatro personas por comercialización de estupefacientes a mitad de abril.

A la chacra de Alvear la policía provincial acudió en un oscuro operativo requerido por el jefe de la comisaría 5ª de Rosario, y avalado entonces por el juez Juan Carlos Vienna. Iban supuestamente siguiendo la pista de una partida de electrodomésticos robados a la firma Calatayud. Lo que se había ido a buscar no se halló pero sí se encontraron armas y un acopio de 12 kilos de cocaína y 7 de marihuana.

El hecho se convirtió en uno de los acontecimientos criminales del año. Uno de los apresados en ese campo fue Diego "Japo" Saboldi, quien ocho días después murió en un incendio intencional dentro de la alcaidía de Jefatura, episodio que en total se cobró tres vidas y que se considera fue ideado por un grupo rival para exterminar al de Cuello, que estaba en el pabellón del atentado.

En detalle. El informe de 105 páginas que elaboró la TOE tras las escuchas al teléfono indica que Diego, que se descuenta es Cuello, es organizador de la venta en un búnker ubicado en la zona de barrio Tío Rolo, en el extremo sudoeste rosarino, y que intenta expandirse hacia otras zonas de la ciudad. En los mensajes intercambiados se hace referencias en argot a sustancias como "pollo" (cocaína de máxima pureza conocida como alita de mosca), "común" (cocaína de menor calidad) o "pucho" (marihuana).

Las pesquisas abarcan diez días, desde el 18 al 28 de octubre pasados. Y las comunicaciones del teléfono que se le atribuye a Cuello son captadas por una antena ubicada en Alvarez que es compatible por su cercanía con el penal de Piñero donde se encuentra alojado.

Las escuchas fueron ordenadas por el propio juez Vienna con el propósito de esclarecer, según fuentes del caso, si el grupo de Cuello tiene relaciones con las personas con pedido de captura o detenidas en el marco de la causa 913/12 que investiga por hechos violentos y asociación ilícita a una organización en la que están Los Monos y Luis "Pollo" Bassi entre otros. Pero el análisis a este respecto fue negativo.

Lo que sí se advirtió al examinar el tráfico de mensajes fueron indicios consistentes compatibles con la continuidad de la actividad narco del hombre detenido y procesado. Algunos de los múltiples mensajes emitidos por el teléfono de Cuello y recibidos por él se transcriben aquí textualmente:

u "Vos fuiste a Tío Rolo la plata deja que la saque el chaqueño porque yo mañana tengo que pagar por las cosas que me trajeron".

u"Diego la Clibi me hizo hablar con los de Drogas y ahora me está haciendo quedar mal qué hago" (día 18/10 foja 06)

u A esa tal Clibi supuestamente la que quieren correr de un búnker y desde el teléfono atribuido a Cuello reportan: "Se lleva la plata la Clibi y yo hago de puta gratis. Encima no venden nada decile que te den la plata a vos y listo si no entra y sacala. Ese gil no lo puedo ni ver un día no lo maté porque agarró al hijo". (19/10)

u Un mensaje entrante al teléfono de Diego dice: "Hablé anoche me mandaron a buscar para el domingo le tiene que juntar 100 mil y para el otro domingo 100 mil" (19/10).

u "Se está vendiendo pero la común sale más y los puchos". Responde Diego: "Eso porque el pollo (alita) era malo cuando empiecen a ver que es bueno van a empezar a venir" (19/10 foja 08)

u Mensaje para Diego: "Yo tengo 7 juntado acá está la Clibi que me dijo que vos le dijiste que junte la plata para los de Dorrego". Responde Diego: "La plata que tenes vos dásela a Dani para que le pague a los botones". (19/10 foja 10)

u En otro intercambio dice el celular de Diego: "Todo bien feliz día" "Qué te queda de mercadería ahora". "Y se vende pero no está la plata porque vos querías diez de pollo, dos paquete de común, 300 de pollo y dos de pucho y tenes diez lucas nomás. En el negocio qué tenés". A lo que le responden: "En la casa una común una de pucho y de pollo 200 eso todo lo que tengo me falta plata por eso te digo yo no quiero joder mas con el negocio es cualquiera". Replica Diego: "Cuantas veces te dije que no toques más nada en el negocio yo tengo que pagar la mercadería y no tengo un peso no toques más nada" (20/10 foja 16).

   Todo lo que da cuenta ese intercambio de mensajes, según el análisis de la TOE, pone de manifiesto que Cuello sigue conduciendo el tráfico de sustancias y su comercio.

   Otros mensajes captados por los pesquisas fueron:

   u “Hola el pibe me dijo que se le debe 27.300 y me dijo que si me prepara algo”. Responde Diego: “Decile que no que le juntamos la plata para mañana a la noche” (21/10 foja 19)

   u El mismo día mensaje a Diego: “No se vendio en todo el día”. Replica Diego: “Así pierden plata si tienen mas de mil pesos de gasto por día yo le tengo que pagar 27 lucas al pibe que me trajo las cosas. Vendieron casi todas las cosas el viernes con ganancia. No sé qué hacen con la plata” (foja 23).

El capitán del equipo. A partir de la foja 40 del informe realizado por la TOE se advierte por conversaciones explícitas que hay un trámite para lograr el beneficio de la prisión morigerada para Cuello, lo que le permitiría salir de la cárcel de Piñero. Frente a ello se capta una comunicación en la que le dicen el día 23 de octubre: “Recién me llamó mi amigo de Dorrego y me preguntó si vamos a hacer algo. Le dije que en un par de días venía el capitán del equipo y que vamos a hacer un picadito”. A eso Diego respondió: “Dale todo tratá de juntar la plata para pagarle así cuando salgo yo arrancamos con una mercadería buena. Decile que apenas salgo vamos a hacer algo y preguntale si le pasaron algo de allá” (foja 42).

   Una conversación de Cuello con su pareja y que quedó registrada dice: “¿Me vas a regalar el Mini Cooper para mi cumpleaños?”/ “Si apenas salgo hago plata al toque. Igual no quiero hacer mucho quiero acomodar todo y quedarme tranqui”./ “Tenés que hacer lo que dijiste: pagar el campo tener los taxis y una casa linda por acá para nosotros y ya está”.

   En tanto, en un intercambio del 25 de octubre, consignado en el folio 66 del informe, desde el celular atribuido a Cuello se muestra contrariedad por los avatares del negocio. El mensaje dice: “Primero pagale al pibe que los botones esperen y así te trae mercadería. Yo quiero que hagan para pagarle a los botones. Que paguen todo y que te quede una moneda para vos”.

   Cuello tiene un trámite de excarcelación en la Justicia Federal. Mientras que en la Justicia provincial, donde está imputado por la tenencia ilegal de armas de fuego, un expediente acaba de entrar en la Sala III de la Cámara Penal, que todavía no analizó si le concede la prisión atenuada. El caso de las armas se acumuló en el juzgado de Instrucción 14 porque allí Cuello tiene imputaciones delictivas previas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS