Edición Impresa

El sismo en Chile causó seis muertes y cuantiosos daños materiales

El fenómeno que se desató la noche del martes obligó a evacuarse a más de 900 mil residentes de ciudades costeras.

Jueves 03 de Abril de 2014

Chile intentaba ayer volver a la normalidad luego de un violento terremoto en su costa norte, que dejó al menos seis muertos y llevó a evacuar a casi un millón de personas por un tsunami que resultó menos destructivo de lo esperado.

La presidenta Michelle Bachelet voló a Iquique, una ciudad portuaria en el extremo norte de Chile, para evaluar los daños y supervisar los esfuerzos para restablecer servicios básicos como la electricidad y el agua interrumpidos por el sismo.

Más de 2.600 viviendas fueron dañadas por el movimiento telúrico de magnitud 8,2 que estremeció la zona y encendió alarmas de tsunami a lo largo de todo el Pacífico latinoamericano.

El terremoto no afectó de forma importante a la minería, una crucial fuente de ingresos para Chile, el mayor productor mundial de cobre.

La mandataria, quien se encuentra en la zona de desastre junto a los ministros de Salud, Vivienda, Obras Públicas, Transportes y Justicia, expresó: "Estamos acá para enterarnos de la difícil situación que han vivido los chilenos" y destacó que "el Gobierno está para apoyarlos".

El terremoto provocó en el norte chileno deslizamientos de tierra que bloquearon rutas, además de la interrupción del servicio eléctrico. En Arica, una de las poblaciones cercanas al epicentro del sismo (que se registró 99 kilómetros al noroeste de Iquique y a 1.800 kilómetros al norte de Santiago) los hospitales atendieron a pacientes que requirieron cuidados menores y algunas casas de adobe fueron destruidas.

En Iquique miles de personas regresaban ayer a sus casas tras pasar la noche a la intemperie en cerros y plazas por el temor a que el tsunami provocara la misma devastación que uno de hace cuatro años que dejó cientos de muertos y multimillonarios destrozos en el sur de Chile.

La televisión mostró imágenes de calles bloqueadas por derrumbes. En el puerto de Iquique, pescadores revisaban los restos de centenares de pequeñas embarcaciones destruidas por el violento oleaje para ver qué podían rescatar.

"Lo hemos perdido todo", dijo con resignación el pescador José Valdés a una televisión local. "Sólo pudimos reflotar lo que quedó de la lancha".

En Arica se registraron olas de 2,17 metros, mientras en Iquique llegaron a 2,55 metros. El director de la oficina nacional de emergencia, Ricardo Toro, dijo que los pobladores de esas localidades tuvieron que soportar un movimiento de tierra de 7 y 8 grados, respectivamente.

El Papa Francisco, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, el mandatario peruano Ollanta Humala y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fueron algunos de los que expresaron solidaridad con Chile.

Las autoridades todavía no han calculado el valor de los daños, pero la declaración de estado de catástrofe en la zona permite acceder a fondos de emergencia para reconstrucción.

"No hay restricciones en el uso de recursos para enfrentar la emergencia", dijo el ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

La Armada chilena levantó alrededor de las 9 de ayer la alerta de tsunami que mantenía para la zona norte y centro del país desde que ocurrió el sismo, a las 20.46 hora local del martes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS