Edición Impresa

El kirchnerismo busca recuperar votos con las políticas de seguridad

El mal resultado en las primarias, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, obligó al oficialismo a cambiar el discurso. Insaurralde insistió con bajar la imputabilidad de los menores y quiere dar el debate. "La inseguridad está en la agenda de la gente", dijo.

Lunes 09 de Septiembre de 2013

Decidido a recomponer relaciones con una importante porción del electorado que le fue adverso en las elecciones primarias, el kirchnerismo dio un viraje en su discurso y ahora se propone endurecer la política contra la inseguridad. En ese contexto, el intendente de Lomas de Zamora y primer candidato a diputado nacional del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde, ratificó ayer que desde el Congreso buscará bajar la edad de imputabilidad "a los 14 años" y dijo que "la inseguridad" es el principal problema de los bonaerenses.

"Yo voy a ser diputado nacional. Todavía no he perdido", resaltó Insaurralde al participar del programa de televisión Almorzando con Mirtha Legrand.

El postulante se mostró "muy confiado en que en esta segunda parte de la campaña, más extensa", podrá mejorar el resultado de las primarias de agosto, en las que terminó segundo, con casi un 30 por ciento de los votos, detrás del líder del Frente Renovador Sergio Massa, que sacó un 35 por ciento.

Reclamos. Insaurralde sostuvo que "la inseguridad" es el principal reclamo de los bonaerenses y sobre la baja de la edad de imputabilidad aseguró que "el Estado debe hacerse cargo de los menores".

"Ha fallado el Estado en la minoridad en la Argentina. Hay un régimen penal juvenil que en la Argentina todavía no existe. Debemos darnos ese debate", sostuvo el intendente de Lomas de Zamora y señaló que propondrá bajar la imputabilidad para menores en casos de "delitos graves, tales como homicidios, violación o robo con armas".

"Lo que yo quiero primero es armar el debate en la Argentina, en la Cámara de Diputados, respecto de qué es lo que hace el Estado por los menores", insistió el jefe municipal.

También, aclaró que "nadie está diciendo que vayan a la cárcel" los menores, sino que ninguno "tiene que estar en la calle" porque, según dijo, en "la calle quedan desprotegidos tanto el ciudadano como el menor".

"No se trata de que los jóvenes tengan el mismo tratamiento que un adulto, por supuesto, sino de reinsertarlos en la sociedad. Hay que cambiar el sistema penitenciario. No puede ser que los jóvenes ingresan a una comisaría o después van presos vayan a la universidad del delito. Lo que hay que hacer es reinsertarlos", resaltó Insaurralde.

Viraje. Este viraje en el discurso sobre seguridad fue defendido por el oficialismo, al mismo tiempo que negó un cambio de política en la materia.

Por el contrario, desde la oposición interpretaron que las novedades en materia de seguridad implican que el gobierno reconoció un "fracaso" en sus políticas. Con matices, así se expresaron el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y los candidatos a diputado Sergio Massa (Frente Renovador) y Francisco de Narváez (Unidos por el Trabajo y la Libertad).

"El gobierno no cambió", sostuvo el gobernador bonaerense Daniel Scioli, y afirmó que "el Estado tiene que ir readecuando su función con la prevención, la tecnología y las leyes".

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, también negó un viraje en las políticas de seguridad del kirchnerismo y sostuvo que gobierno le está exigiendo a la Justicia que aplique con "mayor rigurosidad el Código Penal a la hora de detener delincuentes".

"No hay que confundir garantismo con falta de iniciativa de un juez", sostuvo, luego de juzgar que el debate entre "mano dura o blanda" fracasó. También pidió que se dé un "tratamiento serio" a la intención de Insaurralde de bajar la edad de imputabilidad penal.

Macri coincidió con Berni en que la discusión sobre "mano dura o blanda se agotó", pero interpretó los cambios de manera muy distinta. "Es bueno que asuman que las políticas han fallado y que hay que corregirlas", dijo.

"El relato se dio la cabeza contra la realidad", opinó De Narváez,

Massa interpretó los cambios como una consecuencia del resultado de las primarias: "Hace seis meses decían que las leyes estaban todas bien y había que cuidar las garantías, que no había que prestar atención a los temas de inseguridad que planteaban los medios de comunicación. Hoy reconocen, tres millones de votos mediante, que la inseguridad es un problema".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS