Edición Impresa

El jefe de Automotores negó lazos con Los Monos y permanece preso

Germán Herrera declaró ser inocente con énfasis y respondió todas las preguntas. Le imputan no haber secuestrado vehículos de los Cantero.

Martes 29 de Octubre de 2013

El jefe de la sección Sustracción de Automotores, comisario Germán Herrera, aceptó declarar ayer al ser convocado a indagatoria por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien lo acusa de tráfico de influencias hacia miembros de la banda de Los Monos. El oficial negó uno por uno todos los cargos que le formularon y manifestó con vehemencia ser inocente. Se le mantuvo la imputación y quedó detenido.

Varios empleados de Automotores de la Unidad Regional II están bajo sospecha de tener estrechos contactos con integrantes de la familia Cantero y haberlos favorecido al no secuestrar vehículos que les pertenecen a cambio de haber recibido dádivas para ello. Por este hecho el primero en haber sido requerido por la Justicia fue el subcomisario Guillermo Cardini, "Pipa", que era subjefe de la dependencia. En junio pasado fue detenido y permaneció preso hasta ser excarcelado a fines de agosto aunque continúa ligado a la causa.

Escuchas. El delito que les imputan a los jefes de automotores surge, según fuentes judiciales y policiales, de escuchas telefónicas captadas a partir del 29 de mayo pasado. En ellas miembros de Los Monos —Ramón "Monchi" Machuca y Mariano Ruiz— refieren haber recibido de parte de personal de esa repartición de Jefatura información sobre una inspección inminente a un local donde guardaban vehículos. Hay además, según un portavoz judicial, una escucha donde se menciona un pago para evitar el secuestro de un auto.

El 16 de julio otra área policial, la División Judicial, allanó una cochera en pasaje Blanco al 6160 donde se encontró un Peugeot 307 cabriolet y una moto de agua Yamaha perteneciente a los Cantero. Los vehículos fueron secuestrados.

Dos testigos que son vecinos de esa cochera, según las fuentes de la causa, señalan haber visto en ese lugar al jefe y al subjefe de Automotores, conversando con miembros de Los Monos, meses antes de que los vehículos fueran finalmente incautados. Eso más las escuchas telefónicas que aluden a una negociación colocaron en la cuerda floja a los policías de Automotores.

"No los conoce". El defensor de Herrera, Gabriel Navas, contó que impulsó al policía a prestarse a la indagatoria. "No se abstuvo. Por una cuestión profesional, pero desde lo personal, cuando me encuentro con un cliente que en la entrevista previa manifiesta tan firmemente su ajenidad con el hecho y está dispuesto a contestar todas las preguntas, el consejo profesional es que declare. Eso es lo que hizo. Contestó todas las preguntas, tanto de la defensa como del tribunal y la fiscalía. Y ratificó que no conoce a ninguno de los involucrados".

El abogado señaló que la imputación que le formulan a Herrera tiene que ver con formar parte de la asociación ilícita en la que hay más de cien implicados entre civiles y policías. "El niega conocer a todos los integrantes civiles de la asociación y manifiesta nunca haberse comunicado telefónicamente ni ellos con él, ni él con ellos. En cuanto al personal policial, que son varios, reconoce haber conocido a algunos de ellos por motivos de trabajo, pero al resto no.

Herrera era jefe de Automotores desde marzo de este año. Anteriormente fue jefe de la comisaría 10ª. "Tiene un listado de sus denuncias a las distintas secciones dedicadas a la lucha antinarcóticos presentando notas. Se enteraba de algún búnker y elevaba las notas. Es un funcionario que ha trabajado ardua y correctamente", planteó Navas.

La imputación. "Se lo involucra puntualmente con un procedimiento del 30 de mayo y se le adjudica haber colaborado para que no se secuestren vehículos. Explicó que ese día estaba en otro lugar, nunca se hizo presente ahí. Conocimiento de esto tenían sus superiores y hay una comunicación telefónica de él con el juzgado dando cuenta del procedimiento donde él se encontraba, que no es en el que supuestamente se habría beneficiado a alguno de los Cantero. El procedimiento era en un desarmadero, ligado a otro juzgado".

Navas refirió que a Herrera se lo acusó de haber estado presente con otros oficiales de Automotores en la cochera de pasaje Blanco al 6100 y recibir dinero para colaborar y mejorar alguna cuestión relacionada con los Cantero.

"No se le pone de manifiesto cuáles son las pruebas en su contra, sólo que es en base a actuaciones obrantes en autos. La imputación es como funcionario público haber colaborado con infractores a la ley y ponerlos en conocimiento de situaciones para lograr impunidad".

El comisario Herrera declaró con énfasis y sostuvo no haber hablado nunca por teléfono con ninguno de los acusados. "Todos quedamos convencidos de su ajenidad. La contundencia con que respondió da una sensación de inocencia", dijo el profesional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS