Edición Impresa

El debate sobre el Código Civil tuvo buena respuesta y pocos chispazos

Dirigencia política de distinto signo confluyó en Rosario, sede ayer de una gran audiencia pública. Militantes católicos expresaron su desacuerdo con la fertilización asistida y el alquiler de vientres.

Martes 11 de Septiembre de 2012

La audiencia pública convocada en Rosario para debatir el nuevo Código Civil y Comercial logró la concurrencia deseada por los organizadores y sumó alguna disparidad de voces entre el público que tornó entretenida la jornada.

Ya el acto inaugural, a las 9.30, despertó interés. Porque mostraba al gobernador Antonio Bonfatti y a la intendenta Mónica Fein respondiendo al encuentro organizado por el diputado kirchnerista Agustín Rossi. A su lado la polémica y a veces provocativa Diana Conti (diputada del Frente para la Victoria) hacía gala mientras los radicales Ernesto Sanz (senador) y Ricardo Gil Lavedra (diputado) murmuraban entre ellos. El senador socialista Rubén Giustiniani controlaba de cerca desde la primera fila.

Ahí nomás vino el primer round. Sanz se levantó de la mesa en el momento en que comenzó a hablar Julián Alvarez, secretario de Justicia de la Nación. "Me parece inapropiado que el Poder Ejecutivo pretenda arrogarse algún tipo de propiedad sobre este código", explicó Sanz a La Capital. "El único dueño es la sociedad civil, y si algo bueno tiene el debate son estas audiencias, sobre todo en el interior del país, que muchas veces ve al Congreso de la Nación como algo lejano", completó.

La audiencia desarrollada en la sede de Gobierno de la Universidad Nacional de Rosario (Maipú 1065) abordó los puntos sobresalientes de la reforma al compendio creado por Dalmacio Vélez Sarsfield. Esto es, los artículos referidos al "divorcio exprés", la fertilización asistida, las uniones civiles, la adopción, los derechos de la niñez y de personas con incapacidades.

Carteles. Apenas el acto inaugural acabó aparecieron algunas pancartas, que suscitaron el inmediato interés de los fotógrafos. "No al nuevo Kódigo", decía uno escrito con fibrón y sostenido con las manos alzadas por una mujer. "No al alkiler de vientres", rezaba el segundo. Se trataba de Gabriela Quadri, abogada, militante del Partido Demócrata Cristiano, quien manifestó a este diario: "Con la fertilización asistida quien decide qué embrión cobrará vida es otra persona (en referencia a la intervención médica). El alquiler de vientres, además de ser la cosificación de la mujer, en todas partes del mundo se da con el dinero de por medio", agregó.

Tras la apertura, Rossi se acercó a los periodistas para destacar que "hoy Rosario es epicentro de un debate sobre un tema de real interés nacional que hace a la vida de todos", y también que "el nuevo Código viene con mucha legitimación. Primero, la presidenta le encargó la misión a los jueces Elena Highton de Nolasco, Aída Kemelmajer de Carlucci y Ricardo Lorenzetti, quienes extendieron la consulta a más de 100 juristas del país. Luego, el Poder Ejecutivo le aportó su mirada al proyecto y lo envió al Parlamento. Se formó una comisión bicameral, se está cumpliendo la primera etapa de escuchar a las organizaciones ciudadanas y luego lo debatiremos entre los legisladores y en el seno del recinto".

Junto a Rossi, el presidente de Diputados de Santa Fe, Luis Rubeo, evaluó que "el gobierno sigue manteniendo la iniciativa en las cuestiones fundamentales de transformación de la vida de la gente".

Periodistas. Antes del mediodía, el Sindicato de Prensa Rosario sentó el mojón para que desde el interior del país surja una nueva ley. Alicia Simeoni reclamó la creación de la ley conocida como de la "real malicia" y que tiene su origen en los Estados Unidos.

Frente a la permanente amenaza de los juicios por calumnias e injurias de parte de los gobernantes, que desaniman el trabajo de los periodistas, la doctrina induce a los funcionarios a ser más tolerantes y tener que demostrar la real malicia del periodista (y el desprecio de este por la verdad de los hechos) para enjuiciarlo.

"La ciudadanía se enriquecerá porque podrá escuchar más voces provenientes de menos periodistas temerosos", cerró Simeoni, acompañada de Edgardo Carmona, secretario general del sindicato.

Luego subió al estrado Marcos Aviano, de una organización de defensa de los consumidores, quien destacó la legislación referida a los derechos del consumidor que incorpora la reforma y propuso algunas ampliaciones.

Cuando terminó, reaparecieron las pancartas entre el público: "Los embriones humanos no son cosas" y "Derecho a la identidad biológica", decían los cartones que portaba Médicos por la Vida, una ONG. María José Mancino dijo: "Defendemos la vida desde la concepción hasta la muerte natural y también el juramento hipocrático".

La audiencia pública se cerró al caer la tarde, con más de 50 expositores que pudieron ser escuchados en más de un salón que debió ser abierto. De esta manera, la discusión que comenzó en Capital Federal y siguió en Tucumán, hizo sede en Rosario para proseguir en La Plata y Neuquén en días sucesivos. La comisión bicameral, en tanto, tiene 60 días para elaborar su dictamen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario