Edición Impresa

Distinguieron a luchadores contra la trata de personas

El senador Giustiniani encabezó el reconocimiento a la labor desplegada por organizaciones y funcionarios.

Domingo 22 de Septiembre de 2013

A pocos días de cumplirse 100 años desde que el por entonces primer diputado socialista de América, Alfredo Palacios, lograra sancionar la ley 9.143 contra la trata de personas, el senador Rubén Giustiniani entregó en el Senado nacional una mención "Alfredo Palacios" a una veintena de organizaciones que trabajan para desarmar las redes de explotación sexual a través de la prostitución. Entre las personalidades distinguidas se destacó la presencia de la ministra de la Corte Suprema de la Nación Carmen Argibay.

"Mi proyecto tiende sólo a que desaparezca la prostitución forzada y el tráfico que realizan los miserables a quienes la ley romana declaraba infames, y a quienes el antigua derecho francés castiga a con el látigo, la marca y la picota", explicó Palacios en el recinto de Diputados el 23 de septiembre de 1913, el día que se votó la media sanción, y que a partir de 1999 fue instituido como el Día internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños.

Durante un siglo, las normas para contrarrestar el delito de trata se fueron perfeccionando. Sin embargo la trata continúa. Luego del caso Marita Verón, y el fallo adverso de Tucumán en diciembre de 2012, fue la propia presidenta de la Nación Cristina Kirchner quién se involucró en el tema e impulsó una nueva modificación, la ley 26.842, promulgada el 26 de diciembre pasado.

Giustiniani distinguió a Carmen Argibay por su trabajo en la Oficina de la Mujer, creada en 2009 y que funciona en el ámbito de la Corte Suprema. Desde allí se trabaja la equidad de género, y se aborda el tema prostitución y trata en la Argentina.

"Conocí a Alfredo Palacios, así que este reconocimiento es muy caro para mí" dijo la ministra de Corte al recibir la mención. Para Argibay, los dos mayores flagelos de la humanidad son "la guerra y la esclavitud", luego agregó que "las redes (de trata) son muy poderosas y que aún queda mucho por hacer".

Otras organizaciones civiles, que en general comparten la idea de rechazar a la prostitución "como un trabajo", como Red Alto al Tráfico y la Trata (Ratt Argentina), Proyecto Cultural "Un problema real", Fundación Mujeres en Igualdad, Fundación La Alameda, y entre otras, la periodista de Página 12 Mariana Carbajal, recibieron la distinción el último jueves en el Salón Illia del Senado nacional.

La lucha contra la explotación sexual, sin embargo tiene perspectivas y matices diferenciados. Tal el caso de un sector de meretrices que en la actualidad promueven la regulación de la actividad y la intervención del Ministerio de Trabajo de la nación para garantizar las buenas condiciones en el ejercicio de la prostitución. En un marco legal.

El debate que promueve Ammar (Asociación de Meretrices) rechaza una propuesta que a su vez impulsa el senador del FpV Aníbal Fernández que busca castigar a los consumidores de prostitución. Lo que significaría un cambio de paradigma respecto de toda la normativa existente. Desde Palacios a la actualidad.

Según publicó el quincenario Acción, Georgina Orellano (de Ammar) define que "muchas veces se cuestiona si lo que hacemos es un trabajo o no. Las trabajadoras sexuales estamos organizadas, tenemos voz propia y mas allá de las posturas que otras mujeres puedan tener, creo que tendrían que escucharnos y permitir el debate".

Atento a estas posturas, sobre si la prostitución es un trabajo o no, el senador Giustiniani, el último jueves, dejó una puerta abierta a otras miradas cuando dijo "la pobreza es prostituyente, ¿hay que abolir, castigar?; las mujeres meretrices también tienen que intervenir en el debate", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario