Edición Impresa

Cayó una medianera en una obra que había sido clausurada

No provocó heridos, aunque sí daños materiales en un pasillo y viviendas linderas. Sólo se podía demoler, y no edificar, en el predio.

Martes 24 de Septiembre de 2013

Una medianera de aproximadamente 3,5 metros de altura se desplomó hacia el interior de un terreno donde se proyecta erigir un edificio. El hecho ocurrió sobre la medianoche del domingo y no provocó lesionados, pero sí daños materiales en un pasillo y las viviendas contiguas de Ovidio Lagos 522. La construcción ya había sido sancionada y estaba frenada desde el miércoles de la semana pasada.

La antigua medianera que separaba el lote de Lagos 522 de un pasillo con cuatro viviendas se desplomó en casi toda su extensión (unos 8 metros) y en gran parte de su altura. Fue a las 23 del domingo y no hubo que lamentar víctimas porque el material cayó sobre la obra en construcción.

Según definió el inspector de la Dirección de Obras Particulares del municipio, Carlos Hyon, el calado del muro medianero para montar las columnas se hizo sobre una pared con grosores muy irregulares, material sumamente degradado y juntas desgastadas, que soportaban mucho peso.

Tras el estruendo y los daños ocasionados en el pasillo (que quedó casi intransitable), los funcionarios municipales hicieron la constatación de las viviendas.

"Por lo que ocurrió, evidentemente hay tareas que no se hicieron como el apuntalamiento de la pared, la que quedó en el aire", graficó Hyon.

El fideicomiso Ovidio Lagos 522, cuyo director de obra es Fernando Forchino y el coordinador de Higiene y Seguridad es Jorge Gallo, ya había sido clausurado la semana pasada.

"No contaba con permiso para edificar, sólo con autorización para demoler. Y, cuando realizaron esos trabajos preliminares en la estructura, habría sido sin el visto bueno municipal", indicó el inspector.

Tras el desmoronamiento, Defensa Civil procedió a retirar parte del material desprendido del pasillo.

Ahora resta encarar una nueva constatación para verificar si el lugar está en condiciones de ser transitado.

"Hemos evacuado a cuatro familias porque no están dadas las condiciones de seguridad. Se las retiró preventivamente de la zona de riesgo", subrayó Hyon.

Un albañil que estaba trabajando en la obra señaló a La Capital: "Son paredes antiguas, hechas de cal, y con el tiempo se deterioran. Armamos el pozo para las vigas, pero quedó la pared sin agarre. Se tendría que haber demolido todo y después levantar la medianera".

En el interior del lote podía apreciarse una porción del muro aún en pie, pero rajado.

"Estaba vencido, pero nosotros no tenemos nada que ver", se atajó otro albañil. Al momento del accidente había cinco obreros y un capataz montando las columnas de hierro para luego rellenarlas con hormigón.

"Una de ellas se retorció por la fuerza de los ladrillos que le cayeron encima. Veíamos que la pared se había rajado. Por suerte fue de noche, porque teníamos como una pasarela para trabajar ahí mismo y se nos podría haber caído todo encima", consideraron los empleados.

Hasta entrada la tarde, los habitantes de las viviendas linderas no pudieron acceder a sus casas. Algunos optaron por alojarse en un hotel ubicado en la vereda a de enfrente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS