Edición Impresa

Apareció ahogada una nena de dos años desaparecida hace 16 días

La niña rionegrina Belén Durán, de dos años, desaparecida el 21 de septiembre en las inmediaciones de la casa en la que vivía con su familia, fue hallada sin vida ayer en las aguas del río Limay.

Lunes 07 de Octubre de 2013

La niña rionegrina Belén Durán, de dos años, desaparecida el 21 de septiembre en las inmediaciones de la casa en la que vivía con su familia, fue hallada sin vida ayer en las aguas del río Limay.

Según informaron fuentes de la investigación, la nena fue encontrada por canes de los bomberos voluntarios de Cipolletti poco después de las 12, a unos 300 metros del lugar en el que habría caído al agua, en inmediaciones del puente Lembeye.

La pequeña Belén vivía junto a su familia en una precaria vivienda de la localidad rionegrina de Balsa Las Perlas, a pocos metros del río Limay y frente a la ciudad de Neuquén, donde finalmente y tras dos semanas de intensa búsqueda, fue hallado su cuerpo.

Belén había desaparecido del patio de su casa en momentos en que se encontraba jugando, según confirmaron sus familiares al momento de dar trascendencia nacional al suceso.

La niña de 2 años con síndrome de Down era buscada intensamente desde el momento mismo de su desaparición, en la vivienda ubicada a sólo 100 metros del Limay y a unos 15 kilómetros de Cipolletti.

La primera hipótesis que se manejó fue que cayó al río y las autoridades ordenaron un operativo de búsqueda que incluyó rastrillajes en la zona de los balnearios neuquinos.

Sin embargo, sus padres temían un posible secuestro, luego de que un video parecía mostrarla junto a una mujer en la terminal de ómnibus de Bariloche.

Pero, desde el comienzo de los rastrillajes el rastro que seguían los perros adiestrados desembocaba en el curso del agua.

Según informó personal abocado a los rastrillajes, en declaraciones a La Mañana de Neuquén, fue determinante para el hallazgo la baja en el nivel de caudal del Limay. El fiscal que atiende la causa, Oscar Cid, se apersonó en el lugar del hallazgo junto con los padres de la niña, quienes debieron confirmar que se trataba de su hija.

El cuerpo de la pequeña estaba enredado entre ramas de unos álamos costeños y estaba cubierto del algas.

Fuentes judiciales informaron que en las próximas horas se llevará a cabo la autopsia correspondiente para determinar las causas de la muerte, aunque adelantaron que en principio no presentaba signos evidentes de violencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS