Economía

Pignanelli aseguró que Kicillof intenta ponerles tope a las paritarias

Expectativas para que esta semana cierren acuerdos los grandes gremios. Los mercantiles y la UOM retoman hoy las negociaciones.

Lunes 18 de Mayo de 2015

El secretario general del Sindicato de Mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli, aseguró ayer que el ministro de Economía, Axel Kicillof, intenta ponerle tope a las paritarias “para que no se le piante la inflación”, mientras el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo que “la economía” es la que pone el techo a las subas salariales.
  “Lo que están tratando desde el Ministerio de Economía es frenar un poco los salarios para evitar la inflación. Eso se podría haber hecho a principio de año porque ahí es cuando vos podés ir regulando trismestral o cuatrimestralmente”, evaluó el sindicalista.
  En ese sentido, insistió: “Kicillof está intentando ponerle tope a las paritarias para que no se le piante la inflación”.
  De ese modo, en medio de un complejo escenario en torno a las subas salariales correspondientes a este año, que el gobierno espera resolver durante esta semana, Pignanelli salió al cruce de la administración de Cristina Kirchner y sumó su aporte a las polémicas.
  “Hay sindicatos que tienen un avance económico y que pudieron recuperar su salario y otros que no pudieron recuperarlo. Hay sindicatos que necesitan 30 ó 32% y otros que necesitan un 27% para mantener el estándar de vida”, consideró.
  El dirigente respaldó al secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, quien había rechazado la oferta de un aumento del 27 por ciento, y analizó: “Estamos hablando de un 1%. El margen es chico, no hay que ser caprichosos”.

Mercantiles y UOM. Trabajadores de comercio retomarán hoy las negociaciones salariales con las cámaras empresariales, luego de que el acuerdo, anunciado extraoficialmente, se trabara la semana pasada por discrepancias de último momento.
  De ese modo, las partes se encontrarán en el Ministerio de Trabajo, a las 15, con el fin de sellar una resolución respecto de las paritarias correspondientes a este año.
  Es que la semana anterior los trabajadores de comercio habían pautado una suba del 27 por ciento, pero por diferencias en el pago de las sumas fijas y el aumento de la cuota sindical pretendida por la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), el diálogo fracasó.
  Mientras tanto las paritarias de metalúrgicos (UOM) y de obreros de la Construcción (Uocra), dos de los gremios industriales más importantes, continuaban por ahora frenadas y a la espera de que negociaciones las destraben en la semana.
  La UOM, que anunció la realización de un paro de 36 horas a partir del mediodía del jueves próximo, fue citada hoy, a las 11, por el Ministerio de Trabajo junto a las cámaras empresariales, en busca de un acuerdo.
  En tanto, los Gastronómicos liderados por el sindicalista Luis Barrionuevo anunciaron que en las próximas reuniones buscarán un aumento de entre 35% y 40%.

Ecolatina: los salarios presionarán los precios

La inflación rondará el 30% anual por el impacto de las paritarias, según un informe de la consultora Ecolatina, en el cual se advirtió que cuando los salarios comiencen a tener incrementos habrá “mayores presiones sobre precios”. El informe sostiene que la inflación rondaría el 25% y recuerda que las paritarias “aún no cerraron” e impactarán en el costo de vida anual.
  “Es probable que en los próximos meses, a medida que los salarios comiencen a tener incrementos, existan mayores presiones sobre los precios cuando comiencen a regir a pleno los nuevos acuerdos en paritarias”, señala el trabajo.
  Consigna, además, que “si los principales sindicatos logran aumentos levemente inferiores a los logrados por el sector público (alrededor de 35%) es de esperar que el nivel de precios se adecue a los nuevos salarios, acelerando la inflación en el proceso”.
  “Por el momento parece ser el gobierno el más favorecido, ya que la postergación del cierre de paritarias permite acentuar la desaceleración de la inflación en estos meses y coincidir el salto del salario real con el período de los comicios”, indicó.
  La consultora sostuvo que desde el punto de vista del gobierno “si las paritarias cierran en 28% y la inflación continúa su tendencia descendente (logrando terminar el año en torno al 25%) los trabajadores conseguirán incrementar poder de compra”.  No obstante, advierte que esa baja inflacionaria se puede diluir teniendo en cuenta “la caída del salario real en el 2014 de 5 puntos porcentuales” y los meses de espera, con precios nuevos y salarios viejos”.

El impacto de la baja de ganancias

Conocida la reglamentación de la reducción en el impuesto a las ganancias para los empleados en relación de dependencia anunciada anteriormente por los funcionarios, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) confirmó que los tramos de escala no se han modificado y que los mínimos y deducciones se ajustaran como máximo en un 25% ya que ese valor es el establecido para el tramo de ingreso más beneficiado, resultando porcentajes sensiblemente inferiores para el resto de los trabajadores.
  En consecuencia, en el informe “Qué parte del incremento salarial resignarán los trabajadores” elaborado por los analistas Nadin Argañaraz y Andrés Mir se concluye que “si los incrementos salariales acordados en las paritarias en curso representan un aumento del sueldo promedio mensual respecto al promedio del año anterior de al menos un 25%, los trabajadores alcanzados por el decreto —y evidentemente aquellos no alcanzados por percibir en el año 2013 un salario bruto superior a $ 25.000 mensuales— verán incrementada su obligación tributaria en un porcentaje superior al aumento salarial y, por consiguiente deberán destinar una proporción creciente de su ingreso para cumplimentar su obligación tributaria”.
  Los especialistas explicaron que esto significa el trabajador que a agosto de 2013 tenía un sueldo bruto mensual mayor a $15.000 percibirá, por efecto de la mayor tasa efectiva del impuesto a las ganancias, un incremento en su sueldo de bolsillo inferior al aumento nominal pactado en la negociación paritaria. En resumen, según un caso testigo, la mayor tasa efectiva del impuesto a las ganancias —derivada de que con los nuevos parámetros de cálculo el aumento en la obligación tributaria será en todos los casos más que proporcional al aumento salarial, en tanto este supere el 25%— provoca que el incremento en el salario de bolsillo termine siendo inferior al aumento negociado.

El porcentaje

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Urtubey, sostuvo que el reclamo de los gremios que piden aumentos salariales arriba del 30% “no condice con la realidad económica” que atraviesa el país. En rigor, estimó que los sindicatos se “terminarán alineando” a la cifra cercana del 27% propuesta por el gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS