Economía

La multiplicación del dinero y los riesgos para el sistema financiero

Domingo 27 de Enero de 2008

-En un reciente artículo publicado en la revista “Realidad económica”, el economista Julio Sevares destacó el papel que juegan los fondos de inversión y la desregulación de los mercados financieros globales en la sucesión de crisis económicas.

 En ese sentido, subrayó que los actuales cimbronazos no sólo son “producto del comportamiento de un grupo de especuladores” sino de la conformación de “un mercado que genera altos niveles de riesgo y de inestabilidad y que tiene una tendencia estructural a la crisis”.

Entre los principales factores que contribuyen a crear condiciones de inestabilidad, ubicó: 

- La liberalización de los movimientos de capital comenzada en los años setenta y la posterior desregulación de los mercados financieros nacionales. 

- El cambio de conducta de los bancos hacia estrategias más riesgosas destinadas a aprovechar las oportunidades derivadas de la mayor liquidez existente. 

- La debilidad de regulaciones en el mercado financiero global que permite el surgimiento de fondos especulativos que asumen alto riesgo y de entidades que siendo más reguladas y teóricamente menos propensas al riesgo financias operaciones riesgosas apalancadas de los fondos especulativos. 

- El desarrollo de la tecnología de procesamiento y transmisión de datos que amplía las posibilidades especulativas hasta el infinito. 

- La permisividad para el desarrollo de instrumentos que teóricamente son para cubrir y diseminar riesgos, como los derivados, pero que en la medida que se utilizan especulativamente y en base al endeudamiento se convierten en amplificadores de riesgo y transmisores de crisis. 

- La permisividad con los paraísos financieros desregulados en los cuales funcionan muchos fondos y entidades financieras que participan en la especulación internacional.

Mercados de riesgo

Más adelante, describe que “la configuración del mercado y las conductas de sus actores lo convierten en un escenario riesgoso que, desde los años setenta, tiende a la crisis en forma estructural”.

Los episodios más sobresalientes, enumera, fueron “las crisis de la deuda latinoamericana, varios bajones bursátiles en Wall Street, la crisis asiática de 1997, la rusa poco después, y la del fondo de inversión de riesgo, Long Term Capital Markets, de Estados Unidos”.

Aún cuando el artículo fue publicado antes de la última reducción de tasas de la Reserva Federal, el economista caracterizó los rescates dispuestos por los bancos centrales del mundo, desde que la crisis se hizo presente en las Bolsas a mediados de 2007.

“Los bancos centrales inyectaron una enorme cantidad de dinero en el sistema con de préstamos a bajo interés a las entidades, para aumentar la capacidad de las mismas de responder a las demandas de fondos de inversores con necesidades de liquidez”, recuerda.

La próxima burbuja

Y señala los riesgos. “Como surge de cualquier estudio serio de las aventuras financieras, las crisis y las pérdidas no inhiben el surgimiento de nuevas olas especulativas, aún sobre los cadáveres todavía tibios de la última crisis”.

“En la actualidad, cuando la crisis sigue en curso y puede no haberse manifestado plenamente, el dinero mundial ya está creando nuevas oportunidades de rentas”, prosiguió.

“Ahora que la crisis inmobiliaria de Estados Unidos forzó a la Reserva Federal a recortar las tasas de interés de corto plazo, todos quieren saber cuál será la siguiente burbuja. ¿Una de las respuestas más populares? Los mercados emergentes” refiriéndose a comentarios de economistas que aluden principalmente a China e India.

En ese sentido, advirtió: “Si esto es así, es decir si los inversores deciden ir a los mercados emergentes de Asia, y estos son tan imprudentes como para dejarlos entrar, habrá que prepararse para la creación de otra zona de peligro potencial”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario