Economía

Guillermo Moretti: "Es difícil hablar de pospandemia en esta coyuntura"

El ex titular de Fisfe y actual vicepresidente de la UIA analizó la situación del sector. Destacó el diálogo con el gobierno durante la pandemia

Domingo 06 de Septiembre de 2020

“Hablar hoy de la pospandemia no es sencillo, porque cada vez se está estirando más. Las medidas que se van tomando son fundamentalmente para salir de esta coyuntura en la que estamos viviendo, que es bastante complicada”, consideró Guillermo Moretti, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina y ex presidente de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) al analizar la situación del sector fabril en el marco de la semana en que se conmemoró el Día de la Industria. El empresario y dirigente repasó la situación de la industria y los desafíos que se plantean.

_ ¿Cómo atravesó la industria la pandemia?

_ Es muy atípico y muy diferente para cada sector. Los primeros meses fueron durísimos para todos y después, a medida que fueron abriéndose distintos sectores, la situación fue cambiando. Hoy tenemos sectores que andan relativamente bien, como los ligados a la construcción, el sector de la maquinaria agrícola que está ganando bien, y después hay otros que están mucho más golpeados, como los de textil y calzado. Tuvimos cuatro años muy malos para el sector industrial. Fue un industricidio. Venimos recuperándonos y algunos sectores están mejor que otros, pero en general cuando estamos por abajo del año 2019. Tenemos un impacto muy fuerte en el sector automotriz, que todavía no logró recuperarse. Cuando crece este sector el índice industrial sube muy rápido.

_ ¿Qué evaluación hace de cómo operó el sector industrial en cuanto al manejo de la pandemia, de los protocolos, del diálogo con el gobierno?

_ Desde el punto de vista de los protocolos hemos trabajado muchísimo, sobre todo en Santa Fe, con el aporte de la Secretaría de Industria y el Ministerio de la Producción de la provincia y a nivel nacional con el Ministerio de la Producción. Tuvimos una charla vía zoom con Ginés (González García, ministro de Salud) y él nos confesó que el sector que menos contagia es el industrial. Reconoce cómo han funcionado los protocolos en nuestro sector y si hay algún contagio, viene de afuera. Así que desde ese punto de vista estamos muy bien. Lo que pasa es que pensemos también que los sectores industriales no están al 100% en función que los mayores de 60 años no están trabajando, como tampoco los hombres o mujeres que están al cuidado de sus hijos, o sea que el sector industrial desde el punto de vista de la mano de obra está muy disminuido.

_ ¿Y la relación con el gobierno a nivel general? La industria es quizás uno de los sectores que más ha tenido interlocución con Alberto Fernández.

_ Sí. Tenemos diálogo constante. En la Unión Industrial Argentina tenemos un comité de crisis que está atento permanentemente a todos los problemas que se van generando como por ejemplo, medidas que han tomado otras provincias que impactan sobre otras, o sobre la población. Por ejemplo a partir de la pandemia, Misiones cerró todos los aserraderos y por ende nos quedábamos sin palets para poder despachar los alimentos. Así que hoy estamos trabajando constantemente en este comité de crisis y ahí entran todos los ministros: de la producción, de transporte, de salud. Trabajamos tratando de solucionar todos los problemas que se generan constantemente.

_ ¿Qué evaluación hace acerca de las medidas económicas tomadas para enfrentar la pandemia?

_ Las medidas están consensuadas. Nosotros hemos impulsado muchas de ellas. Por ahí no estamos de acuerdo con algunas, pero han sido todas tomadas desde el punto de vista productivo. Los ATP son una ayuda que le da al empresario pero directamente para que no haya despidos se lo da a los trabajadores. Fue una medida muy rápida y con muy buena implementación en su momento y se mantiene ahora. Todas las disposiciones han sido buenas aunque tenemos algunas diferencias por ahí con el Banco Central en este momento en el que estamos con un aumento de la producción, y ahí tenemos un problema con las importaciones. Pero bueno, se van discutiendo constantemente todas.

_ Se está hablando del anuncio de las famosas 60 medidas y si bien no se ha conformado un consejo económico y social, de alguna manera el diálogo con los actores económicos se va dando. ¿Cómo ve el plan pospandemia?

_ Nosotros estamos en diálogo con el sector sindical industrial contantemente y se va a atender a este concepto. Lo que pasa es que la pospandemia es como que se va corriendo y va para largo. Esto supuestamente terminaba antes, la vacuna estaba para fin de año, pero esa vacuna se tiene que enviar a México y recién la vamos a tener en abril, para vacunar al 20% de la población, en principio para la gente de salud, seguridad y después la gente de riesgo. O sea que hablar hoy de la pospandemia no es sencillo, porque cada vez se está estirando más. Las medidas que se van tomando son fundamentalmente para salir de esta coyuntura en la que estamos viviendo, que es bastante complicada.

_ En este escenario, también empieza a tensarse la puja distributiva. Las paritarias estuvieron muy frenadas este año y ahora se abrieron algunas discusiones. ¿Cómo ve este escenario en el marco del sector industrial?

_ Nosotros desde el sector industrial tenemos 804 discusiones paritarias. Es decir que hay 804 sectores diferentes donde ya se están discutiendo. La mayoría han definido para todo el año con sumas fijas, con acuerdos, con aumentos trimestrales. Siempre nos queda un posible reacomodamiento si llega a complicarse el escenario inflacionario.

Dia de la industria.jpg

_ ¿Qué posibilidades hay de que esta crisis global habilite a pensar en un nuevo modelo productivo, un nuevo modelo económico? ¿Qué papel ocuparía la industria?

_ Para mí sería ideal que cambie este modelo económico, que termine la financiarización de la economía en el mundo y empiece a regirse como antes, más por lo productivo. No puede ser que nosotros estemos produciendo 100 y en las Bolsas mundiales eso se multiplica 17 ó 20 veces. Pero también recuerdo que en la crisis de 2009, todos decíamos que todo cambiaría. Y siguió igual o peor. Vamos a ver cómo evolucionamos una vez que esté la vacuna. Ahí nos vamos a dar cuenta si se va a mantener este cambio de hábito en el consumo. Si uno mira en otros lugares del mundo, las fábricas de pintura, por ejemplo, no dan abasto porque uno vive cada vez más adentro de la casa y entonces hace arreglos, y empieza a consumir cosas que están adentro de la casa. . Pero por otro lado no funciona bien el tema de los autos, no funciona todo lo que es hacia afuera. Creo que en el rol del Estado sí puede haber un cambio, porque fue el único que dio respuesta.

_ ¿Hay que valorizar la industria vinculada la ciencia?

_ La ciencia y tecnología aportan todo el conocimiento para agregar valor sobre la materia prima. El Estado ha tomado acá un rol nuevamente con eso. Por suerte estamos de nuevo con la construcción de satélites, estamos por sacar en este momento un test que en 15 minutos indica si tenés Covid-19. Todas esas cosas se hacen con inversión y el Estado tiene que ser el rector que oriente hacia dónde tiene que ir esa inversión.

_ ¿A nivel global va a volver atrás la deslocalización de industrias?

_ Eso pasaba en Estados Unidos. No pasaba en Europa. El primero que empezó a darlo vuelta fue Trump. Yo estuve en Estados Unidos al año o dos de que había asumido y en una feria me acuerdo que había una maquinaria agrícola y él iba y golpeaba sobre la chapa y decía: “Esto es acero americano, no es acero chino”. Uno de los primeros que empezó a obligar a las empresas a que vuelvan a fabricar en su país fue Trump. Creo que esa es una discusión que ya está saldada.

_ ¿Cómo ve la industria Argentina en este tablero? ¿Tiene posibilidades de recuperar y de esquivar la histórica restricción externa?

_ Esta restricción interna va a seguir siendo recurrente porque es un país industrial. Ese problema no lo tiene Uruguay ni Chile. Hoy y en el 2011, cuando fue el pico de producción industrial por habitante que tuvimos. La restricción externa se va a dar siempre hasta que demos el salto cualitativo y cuantitativo. Y ese es el agregado de valor en los productos. El problema es que todos los procesos de industrialización que se han empezado terminan cortándose cuando viene la restricción externa. Hay que ver cómo le podemos explicar al argentino que no se puede vivir más en un país bimonetario. Eso va a ser con tiempo y con confianza. Yo creo que el gobierno tendría que haber cerrado la compra de los 200 dólares para ahorro.

16_LC_74386473__21-08-2020__2.00x8.00.jpg
Señales. La industria sigue remontando la fuerte caída interanual.

Señales. La industria sigue remontando la fuerte caída interanual.

El difícil camino de la reindustrialización

“En esta coyuntura especial nos toca conmemorar el Día de la Industria. Sin dudas esto nos exige reafirmar ser responsables, creativos e inteligentes para encontrar soluciones que nos permitan producir cuidando la salud de nuestros colaboradores, mover la economía y mantener los puestos de trabajo”, resaltó Víctor Sarmiento, presidente de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) en el marco de la máxima celebración del sector fabril.

El titular de la entidad destacó: “Debemos poner en valor la fortaleza de tener una potente industria nacional y en particular la de Santa Fe que ha estado a la altura de las exigencias en esta pandemia, dando muestras de desarrollo y madurez para reconvertirse y afrontar los desafíos de producir”.

“La producción evidencia un rebote de la actividad que no es uniforme. Nos queda mucho por hacer, pero no olvidemos que la crisis de la industria, viene de un proceso previo de más de 24 meses de caída, antes del Covid-19”, subrayó Sarmiento.

Un pacto social para la recuperación

Ante una nueva conmemoración del Día de la Industria Nacional, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) se pronunció por la profundización de un camino que pase por la producción y el trabajo nacional como factores clave para salir de la crisis y alcanzar el desarrollo de las pymes y del país.

“Los desarrollos locales de insumos para el sistema de salud y los avances terapéuticos durante la pandemia demuestran que las pymes y la industria nacional pueden y deben ser protagonistas en un proceso de recuperación que privilegie el bienestar de todos los argentinos y no las ganancias especulativas de unos pocos”, destacaron.

Desde Apyme instaron a “realizar una fuerte apuesta a la recuperación y la defensa de la industria nacional ante las importaciones y la competencia desleal, el fomento del mercado interno, un sistema financiero al servicio de la producción y un régimen tributario progresivo” y consideraron que para poner en marcha estas políticas no alcanza con una suma de buenas voluntades si no que “es necesario un pacto social entre el trabajo, la producción y el Estado”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario