Economía

Fiar 2019: una trinchera contra la crisis

La cadena industrial alimentaria de la región desafió la coyuntura y participó en masa de la tradicional exposición. La salida exportadora.

Domingo 21 de Abril de 2019

El mercado externo fue el ingrediente que predominó en la edición 2019 de la Feria Internacional de la Alimentación (Fiar) celebrada la semana pasada en el centro de convenciones Metropolitano, donde se concretaron más de 3 mil encuentros de negocios, con la participación de una veintena de compradores extranjeros, 50 supermercadistas y 250 empresas de todo el país. Los expositores sin excepción describieron el "complicado" momento económico que atraviesa el rubro, y que intentan superar con innovación, diversificación, calidad y salida al exterior, sin dejar descuidar al mercado interno.

Es por ello que "hoy más que nunca tenemos que estar acá mostrando nuestros productos, para tratar de captar más clientes", se escuchó decir en los stands de industria de la alimentación, que este año se redujeron a 400 espacios expositivos aprovechados principalmente fabricantes de maquinarias y equipos para el sector. Es que "en un año muy difícil, nos encontramos con una feria que a nuestro entender es la más compacta que hemos hecho a lo largo de toda la historia de Fiar, con una estética muy particular, con mucha tecnología", explicó Ricardo Diab, presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), organizadora junto a la Municipalidad del encuentro que se realizó del 10 al 13 de abril pasado.

"Siempre vamos adaptando cada feria a las necesidades del momento, de acuerdo a los cambios de la política económica. Por eso hemos mucho hincapié a la búsqueda de mercado externo", añadió el dirigente y recordó que hace unos años "había un cepo y poco interés de los extranjeros en hacer negocios con Argentina. Hoy hay más interés tanto de los extranjeros como de los argentinos, lo que los limita son las posibilidades de competitividad. La gente que vino del exterior fue seleccionada estratégicamente a través de agregadurías comerciales, conocimientos propios y datos de los mismos expositores que conocen algún posible comprador pero que todavía no lo han podido seducir", comentó Diab.

Para el presidente de AER, la feria "amplía oportunidades en un contexto de crisis" porque por un lado, a nivel externo, "este año logró concretar 650 rondas de negocios internacionales; y en el mercado interno, fue un éxito el espacio del sector supermercadista", que sumó más de 2.500 encuentros.

La jornada del jueves se centró en las rondas internacionales organizadas por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, Santa Fe Global y la Secretaría de Producción, Empleo e Innovación Municipalidad de Rosario. Los resultados "sorprendieron tanto a las empresas de la región que llegaron para ofrecer sus productos como a los compradores internacionales que desembarcaron en Rosario en busca de nuevos proveedores", señalaron los organizadores de la feria.

De esas negociaciones participaron grandes supermercados, importadores y distribuidores de Puerto Rico, Panamá, Colombia, Paraguay, Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, Honduras y Barbados interesados tanto en alimentos como en maquinaria para la industria de la alimentación.

Desde la primera edición de la feria, la Cámara de Comercio Italiana de Rosario acompaña los encuentros y hace de nexo entre empresas de los dos continentes. "Invitamos a empresas italianas que siempre traen folletos, productos, que están interesados en el mercado argentino y también socios nuestros, que también nos acompañan y aprovechan la oportunidad para estar en Fiar", comentó su representante comercial, Stefano Paoletti.

"En vistas de la situación del país, estamos apuntando y empujando a la exportación, sobre todo con el valor que el euro tiene ahora con respecto al peso. Vemos, porque ya pasó en Argentina esa fase, que es el momento de salir al mundo. Las empresas argentinas y nuestras asociadas tienen potencial para ir a Italia y no sólo a este país sino que nosotros como Cámara de Comercio Italiana de Rosario tenemos la oportunidad de ser desde hace 6 años coordinadores de todas las cámaras italianas del Mercosur y Chile, bajo la función de facilitar y permitir a empresas locales de ir a países limítrofes. Somos 80 cámaras en 60 países del mundo", remarcó el funcionario.

Como casos de éxito, Paoletti mencionó que desde Argentina se impulsó una misión comercial de tamberos, quienes "se trajeron de Italia un montón de tecnología y know how". La cámara también acompaña a una firma italiana de pastas frescas que posee una franquicia y que pretende instalarse en Rosario.


Ronda nacional

Durante la tercera jornada de la feria tuvo lugar la Ronda de Negocios de la Cadena de Valor de la Industria Alimenticia y Afines, organizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), junto con la Asociación Empresaria de Rosario y la municipalidad. Se concretaron más de 2.500 encuentros programados y otro 15% más fuera de agenda, lo que convirtió a la actividad en el espacio más convocante y concurrido de la feria.

En ese marco se reunieron más de 50 supermercados y 170 empresas productoras de distintos rubros provenientes de 12 provincias. "No sólo estuvo representado el sector de alimentos y bebidas sino de todos aquellos productos que necesitan un centro de compra para poner en su góndola o para su funcionamiento", señaló Carlos Venier, prosecretario de Came.

"Se concretaron 2.500 encuentros programados por agenda, pero además hubo un 15% más por fuera de ellas, de gente que no logró pedir la entrevista y pudo reunirse con la contraparte en tiempos que quedaron libres", apuntó Venier, quien detalló que ya se preveía que la ronda de negocios superaría las expectativas porque hubo que cerrar las inscripciones precipitadamente, por lo que varios interesados quedaron afuera.

El dirigente de Came comentó que los supermercados que participaron de la ronda de negocios son en su mayoría empresas familiares y regionales, que no superan entre 5 y 10 sucursales, a excepción de Júpiter, uno de los presentes que tiene 110 bocas de expendio y es originario de Mendoza. "Detectamos que está muy en boga buscar segundas marcas", observó, y aclaró que "eso no significa que se resigne calidad". Al contrario, "a veces hay un mal concepto de la segunda marca, pero en realidad se trata sólo de una cuestión de marketing, ya que muchas superan en calidad a las primeras marcas", aclaró.

La ronda de negocios achica costos para el productor en materia logística y suma contactos. "Cortamos bastante la cadena de comercialización y de intermediación, ya que el productor trata directamente con el supermercadista, quien va a poner su producto en la góndola. Este es un espacio donde están cara a cara las pymes", valoró Venier.

Al respecto, Diab destacó: "Aquí, en un solo día y espacio, se reúne a quien vende un producto con los gerentes o dueños de supermercados. Sería imposible que una pyme recorriera las doce provincias presentes en Fiar para hacer conocer su producto", valoró Diab.

En todo momento una gran multitud recorrió los pasillos de la exposición visitando stands y los salones temáticos. Puntualmente el de panificados tuvo una masiva concurrencia en momentos en que las empresas Puratos _proveedora de materias primas para la panificación_ y la de maquinaria Argental, mostraron en vivo la fabricación de productos de pastelería. Algo similar ocurrió con el salón gourmet, donde cocineros mostraron en vivo las más útiles e ingeniosas formas de utilizar insumos y equipos.

También hubo espacios exclusivos para la fabricación de helados, golosinas y vinos y la Expo Americarne, dedicada a la tecnología y los procesos relacionados con la industria cárnica y afines, con la exhibición de maquinaria, bienes de equipo, materias primas y suministros.


Campeando la crisis

Las empresas participantes de Fiar aprovechan además el espacio para mostrar sus nuevos lanzamientos, como el caso de M&M Bonetto, fabricante de máquinas de panificación. Allan Bonetto, tercera generación propietaria, mostraba al público la nuevas máquinas descascaradoras, rebanadoras y armadoras de pan de miga y lactal, además de una amasadora de todo tipo de bollos. La empresa "exporta poco, pero queremos incrementar las ventas al exterior, hace un año obtuvimos el permiso, pero hasta el momento habremos vendido 5 a 6 máquinas en ese mercado", explicó.

"Estamos remando, esperando que esta crisis pase, que venga lo mejor. La panificación es un rubro muy golpeado. De nuestros clientes, entre 100 y 150 fijos que compraban todo el año, algunos han cerrado y con el aumento de la harina y tarifas se hace muy difícil adquirir una máquina. En Rosario cerraron 90 panaderías, es una locura", expresó Bonetto. En cuanto a financiación, comentó que la empresa ofrece facilidades pero con entrega previa y hasta tres cheques a 30, 60 y 90 días.

También la empresa Picci Acero acercó a la feria el lanzamiento cajoneras y bajomesadas frías, hornos y anafes nuevos, equipos tipo parrilla. "Es una gran innovación y apuesta a la mejora y crecimiento continuo, para mantener la fidelidad de los clientes y evitar el estancamiento de la marca", remarcó Federico Bertero, encargado comercial de la empresa.

Pese al contexto económico adverso, la empresa apuesta a la inversión y no se dedica a la exportación por el momento. "Si bien estamos barajando un poco más la idea, no es sencilla, hay que tener fuentes muy fiables y son pasos que una empresa debe medir muy bien", señaló Bertero. Por las altas tasas de financiación, la empresa ofrece sus propias facilidades, que "tiene que ver con varios factores como el volumen de compra. Obviamente que uno trata de contemplar el momento que se está cursando y tratamos de adecuarnos todo lo que nos es posible a esta coyuntura tan difícil que estamos pasando".

Arneg Argentina es una de las empresas de equipamiento frigorífico que participó activamente de las rondas de negocios internacionales de Fiar y según su responsable de comercio exterior, Mauro Vallone, "nos fue bien, con potenciales clientes muy interesados en nuestros productos".

"El comercio exterior es lo que más desarrollamos sobre todo en el último año, aunque en las ventas no llega al 20%, siendo que hace ocho o nueve años la facturación al exterior llegaba al 50 %", lamentó Vallone.

El directivo explicó que "como a todos, nos tocan momentos que no son los mejores, pero dentro de la empresa se ha sabido de alguna forma desarrollar nuevos nichos de mercados y productos que nos permitieron diversificarnos, de manera que la crisis en distintos sectores no nos peguen completamente en la totalidad de los productos que vende la empresa". En este contexto, valoró que dentro de Arneg se aplicaron recortes de todo tipo, "sin que el ajuste pase por el personal".


Productos alimenticios

Entre los stand de productos, la Cámara Rosarina de Artesanos Cerveceros (Crac) ofrecía al público para probar las distintas variedades de cerveza y fue sin duda uno de los stand más concurridos por los sedientos visitantes y expositores. La entidad se presentó este año en Fiar con la intención de "darnos a conocer, dar visualización esta cámara que es joven, se creó hace poco más de un año, y tiene más de veinte empresas asociadas de Rosario y Santa Fe", explicaron Andrés Bacolla, tesorero de la entidad, y Martín Doin, socio.

La muestra sirvió para difundir el proyecto de Crac de "armar una cooperativa con el objetivo de llegar a exportar una marca de todos (los miembros de la cámara), con identidad rosarina, y posicionarnos en las góndolas mundiales", señalaron. La idea es "colaborar y hacer frente común en una situación bastante complicada. Nuestro contexto está formado por varias capas, algunas favorables y otras en contra".

En ese sentido, explicaron que los insumos, ligados al precio del dólar, "aumentaron muchísimo y no así las ventas, por lo que los márgenes de rentabilidad se achicaron muchísimo. Los bares, donde se da principalmente el consumo, no pueden trasladar ese precio y, por ende, nosotros tampoco. Debemos estar todos juntos en ésta, que no es nada fácil", remataron los artesanos cerveceros.

El rubro de dietética marcó terreno en la Fiar de este año con una gran variedad de productos. Alimentos Tahona SRL es uno de los que se presentó con nuevos productos, entre ellos, fideos y barritas de arroz sin azúcar agregada. "Apostamos a que un cliente mayor venga a conocernos. Vendemos en Rosario y zona de influencia, aunque apuntamos también a Buenos Aires", contó Miguel Angel Cortés, socio de la empresa junto a su esposa, que cuenta con una veintena de productos y que el año pasado facturó 3 millones de pesos.

Ese monto "no bastó para reponer la mercadería porque no aumentamos los precios conforme aumentaba el dólar, y tenemos insumos, como los edulcorantes, que son importados. Así es como en enero tuvimos que hacer toda una readaptación para superarlo y salir adelante".

Ahora "tenemos expectativas de crecer, pero el tema es que nos falta financiamiento. Si lo tuviéramos, podríamos agrandar la fábrica, que es lo que necesitamos y además de abastecer el mercado interno, apostar a la exportación", lamentó Cortés.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario