Economía

Estrategias de planificación

Cómo llevar adelante la implementación de nuevas acciones. La importancia de comunicar las metas.

Domingo 10 de Marzo de 2019

En tiempos de crisis, uno de los grandes déficits que encontramos en las grandes empresas y en las pequeñas y medianas empresas tiene que ver con la dificultad para tomar "nuevas decisiones" y animarse al cambio superador, más bien, el pensamiento que reina es para qué tomar riesgos si en esta empresa "siempre lo hicimos así"

Para implementar planificación estratégica en las organizaciones, el gerente de la firma debe encontrarse animado y muy bien dispuesto hacia la tarea que va a realizar (lo que no siempre pasa), es decir, encontrarse en un estado personal tal, que le permita cierta apertura hacia nuevos conocimientos, de modo que pueda contemplar "nuevas alternativas para obtener mejores resultados", practicando de algún modo la reflexión sobre el acontecer actual de la empresa, con cierta humildad y disposición hacia el cambio superador.

No son pocas las veces que los puestos afectados a la planificación empresarial, son llevados adelante por personas estresadas, cerradas o que piensan que en la empresa ya no hay nada nuevo por hacer; esto los autolimita y no les deja ver más allá de su saber o experiencias anteriores y se transforma en un problema.

La planificación no tiene como objetivo indispensable el reconocer una importante cantidad de acciones para realizar en la empresa, sea grande o pequeña, sino más bien poder identificar algunos "elementos claves" que permitan ser desarrollados en profundidad para el bien de la organización.

Y para esto, además de confiar en las propias capacidades del líder, es importante generar también confianza hacia los equipos de trabajo ejecutores del plan, de modo que la meta sea compartida y aceptada por todos; por eso, una práctica habitual de algunas empresas es reunir a sus ejecutivos fuera de sus oficinas, en jornadas outdoor tendientes a tratar los temas de planificación empresarial y su posterior ejecución.

También será fundamental tener en cuenta que planificar en las empresas es un medio adoptado para alcanzar los objetivos propuestos, es decir, debemos reconocer que "el mañana soñado no llega si no hacemos aquello que hoy debemos hacer".

La acción será clave y es ahí donde cada uno de los miembros de la organización se convierte "en un todo, un equipo y así su valor trasciende", un factor importante.

Si un excelente plan no es ejecutado en consecuencia, es probable fracase. Pero si se minimizan los riesgos propios de la ejecución, las posibilidades de tener éxito al encarar el proceso crecen exponencialmente en cada compañía que encara la tranformación.

Otro error frecuente de algunos ejecutivos y líderes empresarios es creer (un viejo paradigma) que el futuro será "una extensión del pasado y el presente" como si fuera un continuo inalterable. Probablemente, este sea uno de los grandes problemas de diagnóstico empresarial, prepararse siempre para lo conocido y no reflexionar sobre escenarios imprevistos.

Las empresas que trabajan con profesionales de experiencia en planificación estratégica, suelen ser más conscientes de esto, por lo que habitualmente demuestran una mejor gestión y obtienen mejores resultados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});