Economía

El gobierno flexibilizó el régimen de importación temporaria de soja

Agroindustria. La medida mejorará las condiciones de las fábricas del cordón oleaginoso de la región para optimizar la utilización de su capacidad instalada.

Martes 19 de Enero de 2016

El gobierno nacional flexibilizó el régimen que habilita la importación temporaria de soja para su procesamiento en las fábricas aceiteras de la región y su reexportación como aceite y harina.

La decisión fue adoptada a través de resoluciones conjuntas adoptadas por los ministerios de Producción, a cargo de Francisco Cabrera, y de Hacienda y Finanzas, de Alfonso Prat Gay. Responde a una demanda histórica de las fábricas procesadoras de soja para evitar que las plantas, cuya capacidad es superior a la producción local, permanezcan subutilizadas en las épocas en que baja el abastecimiento local.

"Conforme a la experiencia recogida y al actual contexto económico corresponde tomar las medidas que permitan impulsar la actividad agroindustrial y la generación de valor agregado en el territorio nacional, así como la plena ocupación de la capacidad industrial instalada, con la consecuente generación de empleo, sin que ello implique atentar contra la producción nacional de soja", indicaron las normas en sus considerandos.

A grandes rasgos, el régimen de admisión temporaria permite que la mercadería ingrese sin pagar los impuestos, o con una base imponible menor, que si fuera una importación común. La condición es que sea procesada a nivel local y reexportada en un plazo determinado, generalmente de un año. También el cálculo de los derechos de exportación que se pagan por este sistema.

En el caso de la soja, el grueso del grano que ingresa bajo esta condición es de Paraguay, aunque también se ha importado soja de Bolivia y el sur de Brasil.

Luego de varios años de gestiones, el gobierno de Néstor Kirchner firmó el decreto 1.330 en 2004, que permitió a las aceiteras importar soja bajo este régimen. Sus alcances fueron ampliados en 2006.

Sin embargo, en 2009 se interrumpió este mecanismo, en el medio de reclamos de entidades de la producción que consideraban que los granos ingresados desde países vecinos le permitían a las fábricas bajar el precio a los sojeros locales.

En 2012, se volvió a abrir el régimen, aunque condicionado a la inscripción de los operadores en un Registro de Operadores de Soja Autorizados (Rosa).

Ayer, el gobierno de Macri dispuso eximir de esa inscripción a la soja del Mercosur que sea ingresada para su industrialización y exportación.

El reclamo por la flexibilización de este régimen se había hecho sentir en noviembre pasado cuando se realizó en Rosario el congreso internacional de los profesionales de la industria aceitera. Es que la admisión de importación temporaria de soja de países como Paraguay, lo que les permitiría a las plantas utilizar el 80 por ciento de su capacidad instalada, hoy ocupada apenas en un 60 por ciento.

El cálculo es que Paraguay, cuya producción agropecuaria creció fuertemente en los últimos años, llegará a las diez millones de toneladas de soja y sólo puede molturar la mitad. "El resto puede pasar por Argentina", indicaron.

Este régimen funcionó a pleno entre 2004 y 2009, lo que permitió cubrir en buena medida la capacidad ociosa de las plantas de la industria aceitera, que se encuentran entre las más grandes del mundo.

Según datos que difundió la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) en 2012, la industria oleaginosa empezó a procesar granos extranjeros desde el año 1997. Las primeras importaciones fueron de 750 mil toneladas anuales. Esta participación decreció hasta llegar a un piso en 1999, cuando se estancó en total de 250 mil toneladas al año, hasta 2004. Desde ese año, la soja importada creció hasta llegaren 2008 los 2,8 millones de tonelada.

Sin embargo, en 2009, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner emitió la resolución 109/09 por el cual se excluyó a la soja del régimen de importación temporaria. Los argumentos citados en ese norma son indicativos de la puja ique acompañó los sucesivos cambios del régimen. Según el texto de esa disposición, el cambio fue para "proteger los ingresos de los productores al privilegiar la utilización de materia prima nacional".

Liquidaciones

Los agroexportadores liqueidaron divisas por 741.148.219 dólares en la última semana, informaron ayer la Ciara y el CEC. Dicha cifra implica una disminución cercana a u$s 129 millones frente a la semana anterior.En lo que va del año, el sector liquidó un total de 1.611.394.284 dólares. En 2015, liquidaron en 19.963.406.485 dólares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario