Cultura y Libros

Las escuelas andan diciendo

Los libros de la colección Rosario se lee están siendo implementados en las escuelas de la ciudad con entusiasmo.

Domingo 12 de Agosto de 2018

Los libros de la colección Rosario se lee están siendo implementados en las escuelas de la ciudad con entusiasmo. Valeria Castillo, docente y también colaboradora en la edición Variaciones del fantástico, relata el porqué de la implementación en las instituciones donde trabaja: "Por un lado —explica Castillo— el deseo de visibilizar autores que no suelen habitar las páginas de los textos escolares. Autores con los que compartimos más que el gentilicio y el espacio geográfico. Por otro, la oportunidad de disponer de un material que, lejos de volvernos dependientes de la prescripción, se presenta como disparador, como un corpus que insta a docentes y alumnos a no desentenderse del rol de formadores de la cultura, que invita a resignificar, a escribir la lectura".

Silvina Palillo, docente en la Stella Maris y la Madre Cabrini, relata el recibimiento de estos libros en el aula: "Los chicos están encantados. Hacen comentarios en relación con la estética del libro o se asombran al saber que los autores nacieron en Rosario, ¡incluso al saber que algunos están vivos! Por otra parte, este material vehiculiza reflexiones sobre temas como la vida, la muerte, la vacilación del lector ante lo fantástico…. Cuando terminemos de leerlos, la idea es organizar una charla con uno de los escritores, para seguir reflexionando acerca de los textos y los mundos que se tejen en ellos".

Y es tan intensa la interpelación que generan estas obras seleccionadas por el equipo de Rosario se lee, que posibilitan la apertura de un universo de preguntas. En este sentido, Castillo menciona una actividad surgida en el marco de la lectura de La imposible realidad: "Estos cuentos abordan la violencia en sus diferentes manifestaciones: de género, familiar, sexual, psicológica e institucional. Luego de su lectura, los alumnos pidieron trabajar estos problemas que de una u otra forma nos rozan a todos. La respuesta no tardó en llegar y se organizó, junto a la Asociación civil Globo, una jornada que se hizo extensiva a otros cursos, a cargo de una profesional de la psicología. Por ello es que la colección Rosario se lee funciona como disparador: el corpus de obras direcciona nuestro trabajo en distintos sentidos: hacia la literatura, desde la literatura y por la literatura".

Así, al decir de Ricardo Mariño, la apuesta de Rosario se lee podría encuadrarse en el sentir que producen las grandes obras literarias: "No enseñan nada, al menos no directamente, y al contrario, crean encrucijadas que provocan más preguntas que respuestas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});