La Región

Condenaron al dueño de un night club por facilitar la prostitución

Es el ex propietario de Místico, investigado por el vínculo con la desaparición de Natalia Acosta en 2009. Le dieron cuatro años

Jueves 04 de Enero de 2018

El ex propietario del bar Místico, de Santa Fe, investigado por el vínculo con la desaparición de Natalia Acosta en 2009, fue condenado a cuatro años de prisión efectiva por haber utilizado las instalaciones para la promoción y facilitamiento de la prostitución.

Se trata de Juan Carlos "Pelusa" Cisneros, quien deberá purgar una pena de cuatro años de prisión efectiva. La sentencia estuvo a cargo de la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Susana Luna, quien homologó, el pasado 28 de diciembre, el acuerdo celebrado el 13 de ese mes entre el fiscal que instruyó la causa, Omar De Pedro, y el abogado particular del imputado, Néstor Oroño.

"Pelusa", como es conocido en la movida de la noche y en la ciudad de Coronda, lugar de donde es oriundo, fue detenido en las primeras horas del 11 de agosto en el marco de una investigación de oficio iniciada por la Agencia de Investigación sobre Trata de Personas dependiente del gobierno provincial.

Desde ese entonces, el ex dueño de Místico permaneció detenido, primero en comisarías, y luego en un pabellón de la Unidad Penitenciaria Nº 2 de Las Flores a la espera de ir a juicio oral o ser sobreseído. Un año después, sus intenciones se iban a modificar.

Según publicó el diario digital UNO de Santa Fe, los cargos contra Cisneros fueron en base a la situación de ciertas prostitutas y bailarinas que recurrían al espacio. Para la Fiscalía, eran convocadas por el mismo propietario. Algunas bailaban solamente, mientras que otras llegaban al lugar con el fin de conseguir prostituyentes por medio de la venta de "copas". Cuando un prostituyente accedía a ir hacia un hotel de la zona, salía con la mujer y al momento de llegar a la puerta se le entregaba un pase de salida.

Para la Fiscalía, esas acciones evidenciaban el delito de promoción y facilitamiento de la prostitución. En tanto, el hallazgo de preservativos en un reservado del bar y un cuaderno de color rojo con los nombres de las mujeres que se prostituían, fueron otros elementos que utilizó el fiscal para impulsar la imputación contra Cisneros

.Por su parte, los fundamentos del ex administrador se ampararon siempre en que las mujeres llegaban al local de San Martín al 2700 con el fin de trabajar. "Yo les doy la posibilidad de bailar, no les exijo nada. Si quieren bailar con el traje, bailen, si quieren desnudarse, desnúdense", dijo Cisneros en su declaración al juez Héctor Candioti cuando se debatió la prisión preventiva."Una vez que salen del negocio —por las prostitutas—, no sé lo que hacen", agregó en torno a los actos sexuales que se realizaban en hoteles de la zona. A su vez, cuestionó en ese entonces: "Si vamos a hablar sobre facilitación, vayamos al Casino y a sus hoteles que tanta protección tienen.

Yo personalmente lo he visto". La condena de Cisneros se da en momentos en que la Justicia Federal impulsa la causa que busca establecer el paradero de Natalia Acosta, la joven que el 29 de mayo del 2009 desapareció de la esquina en donde se prostituía, en 25 de Mayo y Suipacha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario