Cartas de lectores

Una visión adolescente

La edición de Historias Primarias que habla sobre Perón y Alem me pareció muy buena. Pero más allá de las intenciones, la visión sobre Juan Domingo Perón y su tiempo es adolescente y se corresponde con un pueblo adolescente como somos, que no ha podido o no ha querido abordar los desafíos que la historia nos propuso y nos propone.

Domingo 20 de Julio de 2008

La edición de Historias Primarias que habla sobre Perón y Alem me pareció muy buena. Pero más allá de las intenciones, la visión sobre Juan Domingo Perón y su tiempo es adolescente y se corresponde con un pueblo adolescente como somos, que no ha podido o no ha querido abordar los desafíos que la historia nos propuso y nos propone. La visión de Perón parte del que habla a sólo la mitad de los argentinos. Es la visión de los años 50, que los antiperonistas han logrado hacer pervivir. Pero Perón, que no se había detenido en odios menores, vino en los setenta como conductor de todo el pueblo argentino que tendría que haber dado respuestas a las exigencias que la etapa del mundo nos proponía y que él nos planteaba claramente. Hoy no tenemos solucionados los argentinos la etapa nacional y comunitaria y el mundo ya está en la etapa continental, camino al universalismo. Estamos quedando fuera de la historia como un país marginal. En los setenta el Perón que vuelve del exilio de 18 años es otro, el "viejo sabio" nos adelantó a todos los argentinos de bien la problemática de la energía, la de los alimentos, la ecológica y la de las naciones continentes que signarían el futuro. Nos encontramos hoy atrasados, siendo objetos y no sujetos del devenir histórico, sin un proyecto nacional y continental concretado, que nos dé un lugar digno en el mundo actual.

Oscar Canepa, DNI 7685765,

corto-canepa@hotmail.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario