Cartas de lectores

Una señal para la ciencia

La creación de la nueva Secretaría de Estado de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Santa Fe es una señal alentadora para la investigación científica en nuestra provincia. Su titular, David Asteggiano, presentó el 11 de julio pasado en Rosario los denominados Programas de Promoción de las Actividades Científico-Tecnológicas y de Innovación 2008.

Miércoles 23 de Julio de 2008

La creación de la nueva Secretaría de Estado de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Santa Fe es una señal alentadora para la investigación científica en nuestra provincia. Su titular, David Asteggiano, presentó el 11 de julio pasado en Rosario los denominados Programas de Promoción de las Actividades Científico-Tecnológicas y de Innovación 2008. Esto es un apoyo a investigadores a través de líneas de financiamiento por un monto de dos millones de pesos para cien proyectos de empresas, universidades y distintas entidades productivas. Si bien este presupuesto resulta exiguo para la capacidad científica y tecnológica existente en nuestra provincia, es un fuerte compromiso con la ciencia y la educación que el gobernador Hermes Binner asumió manifestando en el acto que la próxima etapa será la creación de un ministerio de ciencia y tecnología. Esta intención del gobierno de la provincia constituye un momento oportuno para reflexionar sobre cómo el Estado, los científicos y la educación deberían orientar de aquí en adelante sus diferentes compromisos con el tema. Como dijo Nehru, primer presidente de la India libre, "sólo la ciencia puede resolver los problemas del hambre y la pobreza, de la insalubridad y el analfabetismo, de la superstición y de los hábitos de tradiciones paralizantes, de los vastos recursos despilfarrados de un país rico habitado por gente que padece hambre". No es acertado hacer una división de ciencia pura (o teórica o fundamental) y ciencia aplicada. Como dijo Bernardo Houssay, más exacto sería decir que hay ciencia y aplicaciones de la ciencia. La mejor manera de tener ciencia aplicada es intensificar la investigación científica fundamental, pues de esta derivarán abundantes aplicaciones. En nuestra provincia hay ejemplos concretos de descubrimientos derivados de la investigación fundamental que han tenido (o están en vías de tener) un impacto directo en producción, como ser en alimentos, salud, educación, producción de energía. Sin embargo, es lamentable que se fuerce con frecuencia a centros de investigación científica a justificar su actividad en clave tecnológica para mejorar su percepción ante la sociedad y los poderes públicos. Esta probado que solo habrá progreso en la tecnología y sus logros si se cultivan las investigaciones en la ciencias fundamentales, sin considerar si tienen o no aplicaciones inmediatas. La creación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología es un hito positivo en la historia de la ciencia en nuestra provincia y entre las tareas de la nueva Secretaría se debería considerar la decisión de apoyar la investigación científica fundamental con el convencimiento que de ésta derivarán nuevas aplicaciones. Para ello el gobierno tendría que aumentar significativamente el presupuesto del área y cuando esto se logre "hacer camino al andar", como expresó el secretario de Ciencia y Tecnología al finalizar su discurso de presentación de los Programas de Promoción de actividades de la Secretaría.

Diego de Mendoza (Investigador superior del Conicet)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario