Cartas de lectores

Museo Ambrosio Gatti

Con el fin de proteger la creación artística de Ambrosio Gatti, proveyendo a la sociedad en general el acceso a un conocimiento más cercano de su vida y obra...

Lunes 02 de Febrero de 2015

Con el fin de proteger la creación artística de Ambrosio Gatti, proveyendo a la sociedad en general el acceso a un conocimiento más cercano de su vida y obra, y difundir el patrimonio artístico que fuera propiedad del maestro, integrado no sólo por su propia obra, sino también realizado por artistas contemporáneos a él, quedó constituida en Rosario la Asociación Civil "Museo Ambrosio Gatti". Auspiciosa iniciativa cultural que rescata la trayectoria de quien fuera pionero de la enseñanza de la pintura en nuestra ciudad, referente de varias generaciones de artistas plásticos que actualmente están en actividad. Ambrosio Gatti fue profesor y director de la escuela Municipal de Artes Plásticas Manuel Musto. Poseía un taller en la planta alta de su casa de calle Alem 1053, hoy sede del Museo. Presidió durante varios períodos consecutivos la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos de Rosario. Fue fundador del prestigioso Salón Anual de Pintura de la Sociedad Mutual de Empleados Públicos que en la actualidad lleva su nombre y que para octubre próximo anuncia su trigésima edición. Gatti obtuvo numerosos premios, entre ellos el Primer Salón Nacional de Rosario, por lo cual esas obras son patrimonio del Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino. En 2004, fue declarado Artista Plástico Distinguido por el Concejo Municipal de Rosario. Según se ha adelantado, el espacio hará una fuerte apuesta a la difusión de la cultura en general, abarcando los diferentes aspectos de la misma, a través de muestras pictóricas, conciertos, cursos, disertaciones literarias y demás actividades que motiven y faciliten el contacto del público (adultos, jóvenes y niños) con el quehacer cultural; promoviendo el desarrollo del arte en Rosario; haciendo conocer la ciudad mediante la obra de sus artistas; integrando circuitos turísticos culturales; y acrecentando el archivo histórico del arte en Rosario, mediante la catalogación del material existente del maestro Gatti. Además, y considerando que no hay nada que tenga más poder transformador en una sociedad que la educación, es de esperar que la apuesta más grande del Museo Ambrosio Gatti sea con los estudiantes, maestros y artistas plásticos. Es amplia la cantidad de actividades y proyectos que se pueden llevar a cabo. Proyectos de información, de formación, de capacitación y de conocimiento artístico. También es de desear que los recursos para desarrollar estas propuestas cuenten con el apoyo de instituciones públicas y empresas privadas, para que nadie quede excluido por razones económicas de potenciar sus habilidades y conocimientos en los distintos talleres de educación y formación artística. Alentamos que las actividades que emprenda la flamante asociación sean siempre concebidas como medio y no como fin en sí mismo. Que se busque trascender al plano social, a la solidaridad y la convivencia, a la creación y el arte.


Raúl Pedemonte
raulpedemonte@hotmail.com

Queremos sólo la verdad

La mayoría de esta camada de argentinos somos hijos y nietos de inmigrantes. Fueron nuestros aprendizajes la honestidad, el respeto, la dignidad del trabajo y, por sobre todo, el amor a esta tierra que les dio a nuestros antepasados y a nosotros mismos la oportunidad de progresar, trabajar y tener una familia con dignidad. De a poco se fue perdiendo la dignidad laboral, el respeto entre amigos, a la familia, a los vecinos; entre argentinos dejamos de comunicarnos para lograr sólo una grieta que nos fue dividiendo para no llegar a unirnos ni a confiar, a no creer en nada y, menos, en nadie. Hoy, tenemos una sensación llamada “miedo”, que nos hace pensar y preguntar: si la Justicia es atacada y muerto uno de sus representantes, ¿qué pasa con nosotros? Si la presidenta habla por medio de Facebook y no por cadena para tranquilizarnos y explicarnos qué pasó, qué nos pasa y qué se va a hacer, y no dice nada, sólo crea más inseguridad y dudas. Desde mi humilde lugar, por haber trabajado, por haber querido a mi Patria, por luchar codo a codo con todos aquellos que ya no están pero dejaron su sacrificio y trabajo para el engrandecimiento de esta querida Patria, quiero saber qué pasa. No quiero más mentiras. Quiero conocer la verdad. Si Nisman fue un héroe, o no, solamente el tiempo y las pruebas lo dirán. Y no quiero ver y escuchar gente con soberbia, odios, mentiras, sobornos, corrupción. Quiero saber la verdad y sólo la verdad. Si este gobierno no puede hacerlo yo creo que por el bien de todos los argentinos, y por ellos mismos, tiene que dar un paso al costado. No sin antes resolver esta situación que nos avergüenza ante los ojos del mundo y nos da tanto miedo e inseguridad. Y a los políticos les aconsejo que no quieran sacar provecho con esta muerte que cambia la vida esta tierra tan querida que es mi Argentina. Espero que la muerte de Nisman no haya sido en vano y que de una vez por todas abramos nuestros ojos.

Martha Chimento

Los bancos y los intereses

Como tengo acceso a la información internacional por medio de internet, veo que los créditos que se otorgan en otros países tienen un interés del 5% anual. Igual que acá, que te cobran el 5% pero mensual, resultando de esta manera una usura corrupta por parte de estos bancos que operan en nuestro bendito país. Por otra parte, el dinero que te prestan es el mismo que oportunamente fue enviado al exterior, haciendo tremendas ganancias financieras, trayéndolo y prestándolo acá. Alguna vez en nuestro país este tipo de usura fue penalizada con la cárcel. Hoy parece que todo está permitido. Sería bueno que los próximos gobiernos empezaran a penalizar nuevamente estas actividades usurarias para poder crecer sanamente como país. Serían medidas muy acertadas, especialmente si se volvieran también a los créditos hipotecarios a 30 o 40 años. Y no estoy hablando de ciencia ficción, pues estos créditos existieron en nuestro país. Consulten los diarios de esa época. Por ahora, sin que nadie los penalice, los bancos están haciendo “la plancha”: recaudan acá, mandan la plata afuera y, posteriormente, la vuelven a traer para prestarla de forma usuraria. Pareciera ser una forma de hacer dinero tan fácil que francamente me parece que a alguien se le está “escapando la tortuga”. Sería bueno que cambien pronto estas actitudes y de una buena vez terminen con esta usura que nos tiene de rodillas a los argentinos, pues es imposible poder desarrollar cualquier actividad económica con estos intereses.

Armando Torres

Mal servicio en una fiesta

El 24 de enero pasado festejamos el cumpleaños de 15 de mi hija. Elegimos con casi un año de anticipación un complejo gastronómico de la calle Filipini al 2100, en Villa Gobernador Gálvez, ciudad en la que vivimos. Cumplimos a rajatabla con todos los requisitos y, por supuesto, el pago en tiempo y forma. El local, según la empresa, tiene aire acondicionado, pero ¡oh sorpresa!, la noche del evento estaban prendidos los ventiladores y un pequeño aire que no sólo era insuficiente, sino que, como se encuentra instalado en la entrada, los del centro y fondo del salón no tenían el privilegio de estar frescos. No obstante eso, algunas mesas se encontraban desprovistas del funcionamiento del ventilador que adornaba el techo arriba de sus cabezas. Conclusión: un sauna. En cuanto al menú excedía de sal. Incomible. En la semana concurrí para realizar el reclamo. Solicité el libro de quejas y sugerencias que no poseen o bien hablar con un responsable, tampoco, o dueño, gerente, encargado, nada. Sólo una empleada muy soberbia que dijo que aire acondicionado hay, pero no lo colocan por falta de técnico, y que la temperatura corporal de la gente debido al clima es la que provoca mucho calor. Le expliqué que los invitados salían a la calle porque no se soportaba semejante sauna. No hubo disculpas válidas. Salí indignada. Pregunto, ¿quién controla esos lugares?

Griselda Bambozzi
DNI 14.554.870

Calor en el Hospital Italiano

Tengo un familiar internado en la terapia intensiva del Hospital Italiano Garibaldi desde los últimos días de diciembre hasta la fecha. En la sala de espera del hospital existe la instalación de aire acondicionado pero, obviamente, no funciona, tampoco hay ningún otro tipo de ventilación. Uno podría decir que mientras los pacientes que están en terapia estén con la ventilación, como corresponde, lo demás no interesa. Hace aproximadamente desde el 20 de enero hasta la fecha que el aire no funciona en la sala de terapia, no existiendo ningún otro tipo de ventilación más que dejar las ventanas abiertas. Esto a mí entender es inhumano. Dicho por los médicos, esta condición eleva la temperatura corporal de los pacientes, empeorando su cuadro. Quien quiera comprobar lo que estoy informando, no tiene más que llegarse hasta dicho hospital.

Martín Pagliaro
DNI 23.760.793

El sentido de la existencia

Dice una oración cristiana: “No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera”. En verdad amamos a Dios desinteresadamente pero también es verdad que vivimos esperando lo que pedimos. Dios es nuestro padre y nos ayuda pero, en estos momentos de oscuridad, debemos luchar nosotros por nuestra vida con la luz de la esperanza. Estamos en condiciones de imponernos a nuestras adversidades a través del amor, la fe, la misericordia, el optimismo y la paz, luchando siempre hasta el final. Estas fuerzas son las que otorgan significado a nuestra existencia. Esta cuestión, de una profundidad religiosa y filosófica incuestionable, fue tratada por grandes pensadores. Aquí algunos de ellos. Mark Twain: “Cumplamos la tarea de vivir de tal modo que cuando muramos, incluso el de la funeraria lo sienta”. Erasmo de Rotterdam: “El que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento”. Leonardo da Vinci: “El que no valora la vida no se la merece”. Fiodor Dostoievski: “El secreto de la existencia humana no solo está en vivir, sino también en saber para qué se vive”. Pitágoras: “Elige la mejor manera de vivir, la costumbre te la hará agradable”. Gabriel García Márquez: “La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir”.

Leda Rinaldi

La primera sorpresa

Acaba de comenzar 2015, y ya tenemos una nueva sorpresa de este gobierno nacional: la más que sospechosa muerte de un fiscal, quien anunciaba tener pruebas contra la presidenta, su canciller y algunos dirigentes kirchneristas como D’Elía nada menos que por encubrimiento del terrorismo iraní o de ese Estado, que apaña al terrorismo. La denuncia era de un profesional formado, educado, que no parecía, en ningún momento en su última entrevista televisiva en el programa “A dos voces” (del canal de cable TN), tener predisposición al suicidio. La gota ya llenó e hizo rebasar hace mucho el contenido del vaso. La muerte de Nisman es el colmo. Nadie que presente semejante acusación se suicidaría tres días después. Por eso, está clarísimo que sufrió un atentado.

DNI 11.270.762

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});