Cartas de Lectores

Jano en el pórtico del cementerio

Jueves 21 de Enero de 2021

Es conocido el acervo patrimonial del cementerio El Salvador que, aparte de su función espiritual, cumple también la de museo histórico, artístico y arquitectónico. Histórico por los yacentes que hicieron historia en vida que incluye a los artistas y arquitectos que moldearon las esculturas, vitrales y herrería de los panteones y, de éstos, las muy significativas edificaciones que, en conjunto, le dan el título de museo.

Además, el cementerio luce en su ingreso el único monumento construido en el siglo pasado que mantiene su estructura original intacta y que le da un carácter de patrimonio ciudadano e imponencia, válido para el significado del predio al que se ingresa.

Fue obra del arquitecto alemán Ernesto Menzel entregado en 1888 realizado en lenguaje clásico griego y con propileo de orden dórico. En este pórtico resulta oportuno ubicar la idea del dios romano de las puertas, Jano, bifronte, de dos caras opuestas. Mito de la Roma antigua, propio, no pertenece a los representativos posteriores del panteón griego. Se le atribuía abrir las puertas al nuevo año y se lo invocaba el primero de enero. De allí el nombre del mes januarius.

En el pórtico del cementerio, Jano resulta representativo porque sus dos caras señalan el pasado y el futuro que, en este caso, es también señalar dos mundos. Mirando desde el umbral hacia adentro es el del pasado, los yacentes, y hacia afuera el de los seres vivos con futuro por delante.

Ernesto Del Gesso

DNI 6.019.204

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS