Campo

¿Qué puede pasar con las lluvias en Brasil?

El director científico de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario, José Luis Aiello, consideró que el descenso de los niveles del río Paraná (y específicamente) en el Gran Rosario se debió a un bloqueo de las precipitaciones en Brasil.

Sábado 18 de Agosto de 2018

El director científico de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario, José Luis Aiello, consideró que el descenso de los niveles del río Paraná (y específicamente) en el Gran Rosario se debió a un bloqueo de las precipitaciones en Brasil. "Se denomina bloqueo a un período prolongado sin lluvias debido a la instalación de un centro de alta presión. Este fenómeno es similar al que provocó la grave sequía que afectó al campo argentino en la última campaña 2017/2018", dijo.

Pese a esta situación, el especialista indicó que las perspectivas climáticas a corto y mediano plazo serían favorables para revertir esta situación hidrológica que afecta a toda la hidrovía Paraná-Paraguay y especialmente al complejo industrial oleaginoso y portuario del Gran Rosario, el más importante a nivel mundial por el grado de concentración geográfica de fábricas y puertos en un área geográfica reducida.

Aiello opinó que "según los pronósticos, el sur de Brasil recibiría montos adecuados de lluvia y este hecho mejoraría la situación _desde el punto de vista de caudales_ de la cuenca que comprende los ríos del Paraná y Uruguay".

El especialista, no obstante, aclara que los problemas climáticos temporales (como el bloqueo) son dependientes de la entrada de sistemas dinámicos atmosféricos, los cuales no son predecibles al mediano plazo sino que se siguen en una escala semanal. Esto significa, en términos sencillos, que todo parece evidenciar que empezará a llover en Brasil pero que puede haber fenómenos que generen cambios en esta previsión.

"La situación hídrica en el sur de Brasil sería razonable para mejorar los problemas de la cuenca hídrica del río de la Plata", explicó.

"Recordemos que si lloviese en el sur de Brasil el agua demoraría aproximadamente 30 días para llegar a nuestra zona, sin perjuicio de lo cual, hay que tener en cuenta que en la mayoría de las represas también ha bajado el nivel de agua", dijo Aiello.

"Para producir energía, las presas deben mantener un flujo constante de agua. Hoy está resultando mucho más caro generar energía con menos nivel de agua. Esto implica que el primer objetivo va a apuntar a recuperar el nivel de agua habitual de las presas y recién cuando se recuperar el valor de embalse enviarán agua al resto del sistema", indicó el especialista. Por este motivo, es previsible que la situación de bajante se mantenga durante algún tiempo en perjuicio de las operaciones portuarias de todo el sistema.

Yacyretá y alto Paraná. En su informe del 30 de julio pasado, la Entidad Binacional Yacyretá informaba que desde el primer trimestre del 2018 se han registrados precipitaciones por debajo de las esperables hasta la fecha, en toda la cuenca del Paraná aguas arriba de Yacyretá y regiones adyacentes. En los últimos 90 días se verificaron precipitaciones acumuladas por debajo del 50 por ciento en gran parte de la cuenca del Paraná, incluso en cuencas como la del río Tieté (afluente al Paraná) estos valores están por debajo del 30 por ciento.

Los caudales circulantes en todo el sistema se encuentran por debajo de la media histórica para esta época. Así, los niveles en los puertos aguas abajo del complejo experimentan niveles bajos. Para el bimestre junio/julio, el estado actual es comparable a 2001.

En relación a lo que puede suceder en el largo plazo, el informe indica: los escenarios climáticos estacionales (trimestre: julio-agosto-septiembre 2018), en términos de precipitación media trimestral esperable publicado por el Servicio Meteorológico prevé una situación "inferior a lo normal" para la porción argentina de la cuenca del Paraná de aporte directo a Yacyretá. En la visión de la entidad y considerando los escenarios climáticos estacionales y que el mes de agosto estadísticamente es un mes de escasas precipitaciones para la región, consideran que no es de esperar que la tendencia general del sistema comience a revertirse en el corto plazo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario