La ciudad
Domingo 09 de Abril de 2017

El rugby y una experiencia de inclusión en las cárceles santafesinas

Se trata de una iniciativa innovadora que impulsan desde el gobierno provincial en forma integral los ministerios de Seguridad, Desarrollo Social y Salud, junto a la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod).

En septiembre pasado, la práctica del rugby atravesó las barreras de las cárceles santafesinas. Se trata de una iniciativa innovadora que impulsan desde el gobierno provincial en forma integral los ministerios de Seguridad, Desarrollo Social y Salud, junto a la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod). La propuesta implica además de la práctica del deporte, el abordaje de la problemática de adicciones, la enseñanza de valores y el respeto por las normas de convivencia.

   "Procuramos seguir en esta línea de trabajo y enlazando los distintos actores del Estado para trabajar en los principios básicos de la ley, el cumplimiento de las normas y la reinserción social del interno", detalló Juan Manuel Martínez Saliba, director general del Servicio Penitenciario santafesino.

   La idea, que lleva ya tiempo en las cárceles federales, dio los primeros pasos en Rosario en la Unidad Nº 6. Allí, ya fueron más de 30 internos los que se iniciaron en la práctica del deporte; y con esa experiencia se trasladó a la Unidad Nº 11 de Piñero y a Las Flores.

   Los encargados de las prácticas son profesores de clubes de Rosario que vieron en el rugby un método que ayuda a la reinserción de los hombres privados de la libertad.

Un día a la semana se trasladan hacia las improvisadas canchas y alientan a los internos a correr, a transpirar y a reflexionar sobre su vida y el futuro, una vez cumplida la condena.

   Los resultados son fundamentales: los internos que practican presentan menos grado de conflictividad y demuestran mejor predisposición al trabajo en grupo.

¿Por qué rugby?

A la hora de determinar por qué el rugby y no cualquier otro deporte, Fernando Benítez, uno de los profesores a cargo, explicó que "se trata de un dispositivo que permite activar muchas herramientas: la confianza del interno, trabajar con objetivos y ayudarse mutuamente en equipo".

   "Como metodología, tenemos un precalentamiento; lo básico que es el pase, el juego en sí y un tercer tiempo que es como una reflexión, donde se trabaja con objetivos", sumó el entrenador. Si bien reconoció que "al principio hubo una reticencia a participar", contó que "ya en la segunda práctica mas o menos esa desconfianza había desaparecido".

   Sobre este deporte en sí mismo, los profesores destacan como particularidad que "tiene la modalidad de que la pelota es ovalada, cae al piso y se va para cualquier lado, eso lo ponemos como una parábola de la vida, se va para cualquier lado y nosotros tenemos que poner esfuerzo para atraparla y conseguirla", y agregan: "El pase para que el equipo gane siempre es para atrás, como una contradicción. Y eso se toma y se refiere al esfuerzo que requiere siempre la vida".

   Desde el Servicio Penitenciario provincial destacaron que se trabaja conjuntamente con Desarrollo Social para fomentar acciones que favorezcan a la reinserción del interno.

   Esta experiencia se suma a las ya vigentes, como los talleres de capacitación laboral, la escuela que funciona en las unidades penitenciarias y acciones tendientes a la reinserción. Así lo recalcó el propio ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, días atrás luego de participar de una práctica. "El deporte, las bibliotecas, la enseñanza de oficios y la escolarización, la alimentación que tiene que ser buena y equilibrada, son algunos de los dispositivos que valoramos en el Servicio Penitenciario. Ellos están privados de su libertad, pero conservan el resto de los derechos", resaltó.

La voz de los internos

La experiencia de Darío, uno de los detenidos que tras cumplir su condena y salir a trabajar como repartidor pidió volver a la cárcel para poder practicar, está entre las preferidas por los entrenadores a la hora de elegir una historia.

   Jesús, otro de los internos de Rosario, contó que "el compañerismo, lo que vienen a proponer los profes y la unión, porque acá hace falta mucha" está entre las cosas que más le gustan, y agregó: "Es importante para sacar a los pibes de la calle, es algo lindo, te golpeás, te chocás, como en tu vida y esto te ayuda a aprender a reaccionar de la mejor manera".

   Para Brian, también alojado en la unidad rosarina, "el rugby es un deporte hermoso: va a haber choque, enfrentamientos, pero hay que respetar las normas de juego y levantarse y seguir adelante".

   "Sacar lo mejor de las personas es uno de los objetivos, es un deporte que tiene mucho contacto físico y a pesar de eso se respetan y participan de todos los pabellones. Nunca tuvimos ningún altercado. Cada vez que uno se lesiona, lo buscan y lo ayudan", reflexionaron en el cierre los profesores.

Comentarios