Política
Sábado 12 de Noviembre de 2016

El aumento del gas y la recesión ponen en jaque a una cristalería

Vitrofin, la empresa recuperada de Cañada de Gómez, enfrenta serias dificultades para pagar las facturas del servicio. Caída de ventas.

La situación de la cristalería cañadense Vitrofin continúa tambaleante por el acecho del aumento de la tarifa de gas. La cooperativa de trabajo, que ya tuvo que apagar hornos y cerrar una línea de producción para bajar el consumo y abaratar los gastos de este insumo vital para su funcionamiento, evalúa por estas horas cómo continuar operando con costos que no puede afrontar y no descarta movilizarse la semana próxima frente a las puertas de Litoral Gas para hacer oír su reclamo de una tarifa diferencial o social por tratarse de una empresa recuperada.

En mayo pasado la firma pasó de pagar una factura de 40 mil pesos de gas a casi 300 mil. Sumado al peso de una boleta anterior que no pudo afrontar, la empresa recuperada acumuló una deuda de 494 mil pesos. Este monto es precisamente el que la distribuidora le exigió pagar dentro de 48 horas hábiles bajo advertencia de cortarle el servicio.

Vitrofin pagó, pero sólo una parte y bajo protesto. Mientras tanto, "vamos a seguir presentando papeles y apelando hasta que alguien nos escuche", protestó el secretario de la cooperativa, Omar Víctor Pelli.

De concretarse el corte del suministro, la cristalería tendrá que afrontar un costo de reconexión, previo saldo de lo adeudado, y —tal como se exige en cualquier domicilio— deberá contratar un gasista matriculado que supervise y dirija las tareas necesarias. "Todo esto sin contar que mientras tanto se van generando intereses por mora. "Es terrible, estamos entre la espada y la pared, pero vamos a seguir luchando", advirtió.

En Vitrofin trabajan 47 personas en forma directa y 31 de manera indirecta. Por tratarse de una cooperativa, y ante una crisis, "no hay despidos".

"Acá o nos vamos todos o nos quedamos todos", dijo Pelli, y comentó que si bien los sueldos no bajaron, "hace un año y medio que no se tocan".

El impacto más duro de los tarifazos fue la eliminación de la línea de producción de mosaicos venecianos, lo cual aportó a la caída general de las ventas, que en este caso estiman que fue de un 50% a un 60%, y que atribuyen fundamentalmente a la apertura de las importaciones.

"Hay 14 países que están exportando a nuestro país piezas similares a las nuestras, esto nos lo dijo el propio ministro de la Producción, Luis Contigiani", renegó el secretario de la cooperativa.

Comentarios