Reforma previsional

Las inmediaciones del Congreso fueron un campo de batalla

La represión incluyó a diputados de la oposición y a reporteros gráficos. Según fuentes oficiales, al menos 24 personas fueron detenidas

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Las inmediaciones del Congreso nacional se convirtieron ayer en un campo de batalla entre manifestantes contra la reforma previsional y efectivos de Gendarmería y la Policía Federal, que durante más de tres horas arrojaron gases lacrimógenos, agua y balas de goma para dispersar la protesta.

En medio de un fuerte operativo de seguridad que blindó el edificio, se registraron momentos de extrema tensión cuando los manifestantes intentaron cruzar las vallas colocadas en los alrededores del Parlamento, donde estaba previsto el tratamiento del proyecto oficialista.

Por los enfrentamientos, diputados nacionales de la oposición recibieron golpes y fueron rociados con gas pimienta, mientras que reporteros gráficos resultados heridos con balas de goma y piedrazos.

Según fuentes oficiales, al menos 24 personas fueron detenidas durante los incidentes, diez de ellas apresadas por efectivos de la Policía Federal y las restantes por Gendarmería.

Anoche, de ese total quedaban 16 apresados. Sin embargo, la Correpi difundió una lista con nombre y apellido de 30 detenidos.

Además, seis policías federales fueron hospitalizados y 15 móviles de esa fuerza sufrieron roturas. La causa fue caratulada como "intimidación pública, daño en bienes del estado, lesiones y atentado y resistencia a la autoridad" e interviene el Juzgado Federal Nº 11, a cargo de Claudio Bonadio.

Las vallas alrededor del Congreso fueron colocadas en las primeras horas de ayer frente a las marchas que estaban previstas en rechazo al tratamiento de la ley de reforma del sistema previsional, en un operativo digitado por el Ministerio de Seguridad que lidera Patricia Bullrich.

La sesión especial estaba pautada para las 14, pero los incidentes comenzaron antes y se mantuvieron durante varias horas después de levantada la convocatoria, en medio de un escándalo dentro del recinto.

Desde la mañana, agrupaciones como el MST, PTS, el Partido Obrero y otras fuerzas de izquierda se acercaron al vallado para intentar pasar y llegar al Palacio Legislativo.

Al mediodía, frente a la gran cantidad de manifestantes, el operativo de seguridad se incrementó y llegó a tener alrededor de mil efectivos de Gendarmería y la Policía Federal, además de carros hidrantes, que arrojaron agua de color amarillo, que contenía el químico del gas pimienta.

Las protestas rodearon la zona del Congreso y todos los accesos al tradicional edificio fueron cortados, lo que dificultó el acceso de empleados y también de los diputados nacionales que debían participar del debate.

Hubo momentos de tensión sobre calle Rivadavia cuando diputados del Frente para la Victoria (FpV) denunciaron que Gendarmería no los dejaba ingresar, lo que motivó al jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, a salir del Congreso a discutir con sus pares del kirchnerismo.

"Están los diputados del FpV adentro, solamente quedan diez afuera. No provoquemos, vamos a discutir adentro", le dijo a Daniel Filmus, uno de los que se encontraba en la puerta de ingreso a la Cámara baja, acompañado por Leopoldo Moreau, entre otros.

"¡Deciles entonces que nos dejen entrar!", le retrucó el ex ministro de Educación, ante lo cual el legislador macrista afirmó: "Vamos y los marcamos uno por uno para que ingresen. Pero entren, discutamos adentro".

Afuera, a la diputada del FpV Mayra Mendoza le arrojaron gas pimienta a pocos centímetros de su rostro y su par Matías Rodríguez quedó inconsciente tras un golpe en la cabeza, por lo que debió ser atendido por médicos del Same.

Cerca de las 17, con la sesión caída desde hacía casi dos horas, efectivos de la Policía Federal a bordo de motos recorrieron la zona disparando balas de goma y dispersaron a los manifestantes que quedaban frente a la Plaza del Congreso.

Más tarde, pasadas las 19, se reavivó la tensión y Gendarmería detuvo a varias personas y le arrojó gas pimienta en el rostro al diputado nacional del FpV Horacio Pietragalla.

En ese marco, el líder del Frente Renovador (FR), Sergio Massa, lamentó los incidentes que se produjeron frente al Congreso y pidió "construir la paz social y bajar el nivel de agresión".

Anoche, organismos de derechos humanos le reclamaron al gobierno nacional "el cese inmediato de la represión" y pidieron "la inmediata liberación" de las personas que fueron detenidas por manifestarse contra la reforma previsional en la Plaza de los Dos Congresos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario