Política

Empate técnico

Domingo 21 de Abril de 2019

El acuerdo al que ya arribaron el gobierno y el Tribunal Electoral para hacer la consulta popular por la reforma mantiene las formas. Cada uno logró sostener sus posturas. Serán elecciones simultáneas, pero bajo procesos distintos. El Tribunal dejó de poner distancia y va a cooperar, y el gobierno dejó de acusarlo de trabar un mecanismo de participación democrática.

Sostienen que fue decisiva la intervención del ministro de Justicia Ricardo Silberstein para acercar a las partes, justo cuando todo parecía trabado y el intercambio de notas de fuerte tono había crispado los ánimos. La que siempre mantuvo la calma fue la presidenta del Tribunal y la Corte, María Angélica Gastaldi, conocedora de que nunca hay que apurar los tiempos. "Si esto es para las generales, ¿por qué se desesperan ahora?", le preguntaba a sus colaboradores, mientras confiaba en un acuerdo que ya registra otros antecedentes. Ambos demostraron que en definitiva no había diferencias de fondo y que la discusión pública no era lo más conveniente.

La consulta por la reforma puede parecer un capricho, pero en el fondo lo que se discute es bastante serio. La aclamación con la que podría exhibirse el resultado del plebiscito del 16 debería obligar a la Legislatura a tomar el asunto de una vez. Reprochan desde el socialismo que desde Reutemann para acá se quiso reformar la Constitución y nunca se pudo. Las trabas están a la vista: reelección inmediata del gobernador, mantenimiento o no de las dos cámaras legislativas, aprobación de las autonomías municipales. En definitiva, reformar la Constitución será discutir las cuestiones centrales del poder en la provincia. Y eso no está reservado sólo a constitucionalistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario