Policiales

Va a prisión por tirar desde un auto y matar a un joven

Juan José "Mono" C. fue sindicado por varios testigos como el asesino de Axel Rivas en villa La Lagunita. Ayer lo imputaron y quedó preso.

Viernes 04 de Octubre de 2019

Los vecinos de La Lagunita que ayer se concentraron en el Centro de Justicia Penal llevaban remeras con la foto de Axel Agustín Rivas, un joven de 20 años asesinado a tiros desde un auto a fines de agosto, y un pasacalle con este mensaje: "Al dolor lo convertimos en lucha. Por un barrio unido". Con esa movilización acompañaron la audiencia imputativa a Juan José C., de 20 años, quien quedó en prisión preventiva sin plazo como autor del crimen, de las heridas causadas a un amigo de la víctima y de una balacera previa que terminó con dos lesionados.

"Andaban buscando matar a alguien y Axel se cruzó en su camino. Ellos estaban en la esquina y apareció el auto del que empezaron a disparar", dijo Juan, un vecino del grupo que se movilizó hasta Sarmiento y Virasoro. "Esperamos una condena ejemplar", coincidieron. Y contaron que esta "no era la primera" vez que los asesinos de Axel tiraban. "Son soldaditos de narcos".

Entre los manifestantes estaba Paola, la mamá de Rivas, quien indicó que su hijo era ajeno a cualquier disputa. Lo mismo dijeron los testigos de la balacera ante la fiscal Georgina Pairola, quien reprodujo esos testimonios en la audiencia imputativa a Juan José "Mono" C., de 20 años, que se presentó en Fiscalía al saber que lo buscaban por el crimen de hace poco más de un mes.

Ante el juez Juan Carlos Curto, la fiscal acusó a "Mono" por dos hechos. El primero ocurrió en los primeros minutos del 27 de agosto pasado en Pasaje 187 al 3800 cuando "a bordo de una moto y en compañía de otra persona disparó en reiteradas oportunidades causando heridas en el cuerpo a dos personas que se encontraban en el lugar". En este caso fue imputado como autor de tentativa de homicidio agravado y lesiones leves.

Noche fatal

El siguiente hecho fue la fatal balacera ocurrida a los dos días, el 29 de agosto, en Pasaje 1872 al 6600. Alrededor de las 22.15 Axel Agustín Rivas conversaba allí con su amigo Santiago Gabriel Leguizamón y desde un Volkswagen Gol rojo los rociaron a tiros. Rivas recibió varios balazos, uno en el tórax, e ingresó al Hospital de Emergencias con un paro cardiorrespiratorio y murió por una hemorragia cardiopulmonar. En el lugar se secuestraron alrededor de diez vainas calibre 9 milímetros.

Leguizamón, de 22 años, quedó internado en estado delicado con pronóstico reservado y con un balazo en el abdomen. Su hermano lo llevó al hospital en su auto, un Fiat Duna sobre el cual estaban recostadas las víctimas cuando las atacaron y que también resultó perforado por tres balazos. Tras el ataque, un grupo de vecinos incendió la casa donde residía uno de los supuestos homicidas.

En este caso "Mono" C. fue acusado como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en un caso consumado y en otro en grado de tentativa. En la audiencia la fiscal citó numerosos testimonios que nombraron al acusado C. como el autor de los disparos.

"Escuchamos la ráfaga de tiros, bien cerca, y después de eso entra mi hermano que viene herido, agarrándose el cuerpo, y me dice «me pegaron un tiro»", contó el hermano de Leguizamón, que a esa hora miraba televisión a la espera de la cena.

Él fue quien trasladó al joven sobreviviente hasta el Heca. "Le dije para llevarlo también al Axel pero nadie se animaba a subirlo. Lo miraban nomás. Estaba como muerto ya. Entonces nos fuimos. Después me enteré que lo llevó en su auto el pastor de la iglesia", relató.

"Fueron una banda de tiros. Muy rápido. Todos juntos. Dicen que tenían una pistola. Una 9, con un cargador de 30. Los días anteriores habían pasado y le dieron a un vecino que no tenía nada que ver. Y la señora a la que le tirotearon la casa ya hizo la denuncia en su momento", apuntaron los vecinos.

En primera persona

"Esa noche estábamos tomando una gaseosa en la esquina con mi amigo Axel (contó el sobreviviente). Estábamos por ir a comer a lo de mi hermano pero primero tenía pensado buscar un cigarro que me había pedido el Negro (Axel). Cuando voy para mi casa, justo miro para bulevar Seguí y veo un auto rojo. En principio no pensé que nos iban a tirar ni nada porque no tenemos bronca ni nada con nadie. Pero frenó y desde la ventana de atrás, del lado del acompañante, nos tiró. Fueron como ocho o diez tiros".

El muchacho, baleado en los intestinos, dijo que el tirador estaba "bien de frente" a Axel: "Tiró un montón. Yo sentí cuando me pegó en el cuerpo y me caí. Mi amigo no sé para donde habrá salido corriendo pero a él le pegaron como ocho tiros".

Los testimonios que leyó Pairola indicaron que el tirador era "Mono" y que no existía ninguna bronca previa con las víctimas. "Axel era un pibe tranquilo, que laburaba", dijeron los testigos y afirmaron que los agresores tenían problemas "con pibes de la otra cuadra". Al parecer, "Mono" le quería tirar a un conocido" de las víctimas al que le dicen "Titi", a quien pudieron haber confundido con Axel. "Eran los dos parecidos, Retacones y con dientes de lata".

El acusado, asistido por el defensor particular Aldo Gómez, formuló un descargo que no convenció a los allegados a Axel. La defensa cuestionó la imputación pero finalmente el juez dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años mientras avanza la investigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario