Policiales

Un analfabeto que cuida caballos, bajo la lupa como testaferro de Esteban Alvarado

Fabián "Lapo" Almada fue imputado ayer de participar del crimen de Lucio Maldonado y de ser parte del manejo de negocios ilícitos de la banda.

Jueves 22 de Agosto de 2019

"Ojalá no salte tu teléfono con el de Mauri porque van a haber muchos más problemas". La voz algo lacónica de Esteban Alvarado surge limpia en el mensaje de audio que le mandó a Facundo Fabián Almada justo después de la ejecución de Lucio Maldonado, el prestamista que apareció asesinado de cuatro balazos en una colectora a 200 metros del casino de Rosario el 13 de noviembre pasado. Ayer Almada fue imputado por tener una participación activa en ese homicidio en una quinta del paraje Los Muchachos, en Piñero, perteneciente a Alvarado, acusado como ideólogo de ese episodio. Al final de una audiencia de dos horas la jueza Melania Carrara le dictó prisión preventiva por el plazo de ley de dos años.

Apodado "Lapo", Almada está señalado desde hace ocho meses como un todoterreno de Alvarado tanto en su vasta red de negocios como para hacer mandados. El viernes pasado fue apresado en una jineteada en Andino. Ayer los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery consignaron que eso tiene lógica porque el de los potros es parte esencial de su mundo. Pero no era el cuidador de caballos de Alvarado, como se presentó, sino el testaferro que aparecía administrando los studs de ejemplares de valor millonario que disputaban carreras en el Hipódromo de San Isidro reportando fuertes ganancias tanto en eso como en apuestas.

Mazazo de mensajes

Los abogados de Almada dijeron que este joven analfabeto de 27 años no puede gerenciar ningún negocio. Los fiscales replicaron con una decena de audios que revelaban el lazo con Alvarado. Cómo éste le daba instrucciones constantes llamándolo por su apodo. Pero más les interesaba mostrar que estuvo en el paraje Los Muchachos, en el kilómetro 10 de la ruta A-012, la madrugada en que Maldonado fue secuestrado al llegar a su casa de Garibaldi al 800.

Para eso expusieron un mensaje donde Mauricio Laferrara, prófugo por el crimen, le decía a su hermana Joana la noche del secuestro: "Contactalo a Lapo urgente que le diga que lea los mensajes apurate". Joana llama a Lapo a la 1.02. Mauricio le insiste a su hermana con otro mensaje: "Preguntale si está en el campo que es urgente".

Por el GPS del Chevrolet Vectra de Maldonado, que sus captores se llevaron, los investigadores supieron que lo habían bajado en esa quinta la noche en que lo terminarían ejecutando. Alvarado se enteró luego de que los policías que allanaron el predio no hallaron a Almada pero sí su celular. Por eso la expresión de pesar en el mensaje a Almada lamentando que si cruzaban su teléfono con el de Mauricio Laferrara, aún fugitivo, todo se pondría peor.

Esas palabras escuchadas en la audiencia fueron un mazazo que hilvanaba las responsabilidades de los acusados de matar a Maldonado.

Almada habló dos veces en la audiencia y en ambas la jueza ordenó desalojar la sala. Los fiscales están convencidos de que Almada es mano derecha de Esteban y que por eso sabe al dedillo los manejos de las empresas criminales que le atribuyen. No querían, por lo tanto, que alguien cercano a Alvarado escuchara algún dicho que pudiera ser incriminatorio para su jefe y que resultara muy costoso para Almada. En el estrado en el público estaban los dos abogados defensores de Alvarado.

En las audiencias anteriores mostraron a Alvarado como organizador del crimen de Maldonado y también como jefe de una asociación ilícita de varios miembros. Uno de los propósitos de esa sociedad criminal fue borrar su participación, a través de policías que confundían a los fiscales y plantaban evidencia falsa, en una serie de atentados contra el Poder Judicial mediante los cuales Esteban buscaba que culparan a Los Monos de esos hechos y también del crimen de Maldonado. Otro objetivo era hacer dinero para financiar la logística de delitos redituables.

A Almada lo acusaron de ambas cosas: de haber estado en la quinta y participar del homicidio de Maldonado y de ser parte del manejo de negocios ilícitos.

Masterchef

Así como en la banda alguien se ocupaba de los vehículos, Lapo se encargaba de los caballos. Pero no como un simple cuidador. Tenía registrada una caballeriza de nombre Briana en el hipódromo del parque Independencia. Del 24 de octubre de 2017 al 15 de marzo pasado tuvo a su nombre tres caballos: "Te lo dije", "Enrique Mak" y "Masterchef", un zaino macho que recibió el premio Titania y estaba registrado en la caballeriza Saint More de Rosa Capuano, esposa de Esteban. Pero en la quinta se secuestró un comprobante de compra de fotos de carreras con "Masterchef" a nombre de Lapo.

Los negocios con caballos son una modalidad corroborada en las empresas ilícitas de Alvarado. En la caballeriza de Rosa Capuano había otros equinos como "Gathimba Rye", "Tuc Tuc Van" y "Storm Luminoso". En los audios extraídos del iPhone 8 de Alvarado aparecen órdenes reiteradas a Almada con los caballos.

El defensor José Guirado pidió la libertad de su cliente diciendo que era una desmesura acusarlo de participar en el crimen de Maldonado cuando él era cuidador de la quinta y de los caballos. "Está secuestrado su pasaporte que muestra que ha viajado al exterior cuidando caballos. Conoce a Alvarado y trabajó con él pero no se puede decir que gerenciaba negocios alguien que no sabe leer y escribir", sostuvo.

Sin dudas

Al resolver sobre la imputación la jueza Carrara dijo que los audios donde Alvarado da directivas constantes sobre ejemplares que corrían en hipódromos de primer nivel con animales registrados a su nombre dejaban a Lapo "muy lejos de la hipótesis de que solo cuidaba los caballos". Para la magistrada "las evidencias de la fiscalía son contundentes".

Sobre Almada dijo que "no hay la más mínima duda de su conexión con los hechos ilícitos, ni con el homicidio ni con la asociación ilícita". No quiso reconocer el derecho a una prisión atenuada por el peso de la prueba, porque estuvo prófugo y porque al presentarse entregó un DNI falso, lo que supone, para la jueza, resistencia al proceso judicial y peligro de fuga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario