Policiales

"Todos queremos saber lo que pasó con Paula Perassi", aseguró la fiscal Iribarren

La fiscal Regional admitió que aún quedan las dudas sobre el destino del cuerpo de la mujer sanlorencina, desaparecida desde el 18 de septiembre de 2011.

Viernes 20 de Noviembre de 2020

La fiscal Regional María Eugenia Iribarren aseguró que la gran deuda que tienen con la familia y la sociedad es saber qué pasó con Paula Perassi, la mujer sanlorencina que fue vista por última vez con vida el 18 de septiembre de 2011. Por el hecho fueron condenados su amante, el empresario Gabriel Strummia, (17 años de prisión) y su esposa, Roxana Michl (7 años de prisión), mientras que hubo otros siete imputados que fueron absueltos en el fallo de primera instancia.

Este viernes terminó la instancia de debate de la revisión de las condenas a partir de la apelación horizontal presentada sobre sendas defensas de Strumia y Michl, los únicos condenados por la desaparición de la mujer sanlorencina, de quien se supo que esperaba un hijo del empresario producto de una relación sentimental que tenían. Al primero lo condenaron a 17 años de prisión por considerarlo responsable del delito de privación ilegal de la libertad coactiva, agravada por tratarse la víctima de una mujer embarazada, y a la mujer por el mismo delito como partícipe secundaria.

"Lo que pasó con Paula Perassi es lo que todos queremos saber. Las condenas que se obtuvieron es porque se logró la certeza de que hubo privación ilegítima de la libertad, que es lo que quedó acreditado, pero la gran deuda es saber qué pasó después de su desaparición. Esa es la gran deuda con la familia y la sociedad", repasó Iribarren al finalizar las audiencias, cuya resolución está prevista para el mes que viene.

Respecto al reclamo incansable del padre de Paula, Alberto Perassi, la funcionaria judicial sostuvo que "no se puede desconocer que es un padre que hace muchísimos años que no sabe qué es lo que pasó con su hija, por eso él reclama saber cuál fue el destino de su hija para poder cerrar una etapa. Y por otro lado están los imputados, quienes aseguran que no saben qué pasó con Paula".

De acuerdo a la resolución en primera instancia y en un tribunal de alzada sobre la participación de los policías implicados, Iribarren opinó: "Si bien no podemos dejar de considerar que hay dos absoluciones, no puede desconocerse la actuación de los efectivos policiales, puesto que al día de hoy no sabemos qué pasó con Paula Perassi. La actuación que tuvieron quedó plasmada".

Sin cuerpo

Finalizada la lectura del fallo, Alberto Perassi, el padre de Paula, repitió una vez más lo que viene diciendo desde el principio de este proceso. “Aquí faltan los huesos de mi hija. Yo no busqué este momento, busqué los huesos de Paula, y hora me vuelvo confundido, sin sensación de justicia”, acusó.

Convencido de que tarde o temprano “esto tenía que tener otro enfoque”, consideró que “esto empieza a abrirse recién después de ocho años”, ya que, a su entender, hubo un pacto de encubrimiento y de desidia en las investigaciones que incluyó “a la Justicia de San Lorenzo, a la Unidad Regional XVII de Policía y al poder político. Lo único que esperamos que este sea el primer paso para abrir y romper el pacto de silencio que con tanto cinismo mantuvieron durante estos ocho años”, manifestó.

A su juicio, “lo ocurrido hoy puede ser un alivio, pero queremos que abra una puerta para entender y saber qué pasó con Paula. Lo dije muchas veces: denme el cuerpo de mi hija y no hablo más”.

La causa por la desaparición de Paula Perassi

Un tribunal pluripersonal resolvió revocar la resolución que absolvió a Gabriel Strumia y Rosana Michl, el hombre sospechado de ser el padre biológico del bebé que la víctima llevaba en su vientre y la esposa de éste. Al primero lo condenó a 17 años de prisión por considerarlo responsable del delito de privación ilegal de la libertad coactiva, agravada por tratarse la víctima de una mujer embarazada, y a la mujer por el mismo delito como partícipe secundaria.

L a resolución lleva el número 653, de fecha 28 de noviembre de 2019, y establece en su primer punto que el tribunal confirma por unanimidad lo decidido por el jurado de primera instancia, que absuelve a Antonio Díaz (empleado de Strumia), Mirta Ruñisky (la presunta abortera a quien la Fiscalía acusaba de haber practicado un aborto no consentido a Paula que derivó en su muerte), y a los policías Adolfo Daniel Puyol, Gabriel Mario Godoy, Jorge Krent, María José Galtelli y Aldo Concepción Gómez por los delitos que le fueran atribuidos en el juicio, los que giran alrededor del encubrimiento y la destrucción de pruebas.

En un segundo punto, la decisión del tribunal fue, con disidencia del juez Beltramone, revocar la resolución que impuso la absolución de Strumia y condenarlo por el delito de privación ilegal de la libertad coactiva agravada por tratarse la víctima de una mujer embarazada a 17 años de prisión. También con los votos de Salvador y Hernández se revocó la absolución de Michl y se la condenó a siete años de prisión como partícipe secundaria por privación ilegítima de la libertad coactiva agravada por tratarse de una embarazada.

El cuarto punto fue no hacer lugar al pedido de prisión preventiva presentado por la querella y la Fiscalía, y les impuso a los condenados la obligación de comparecer semanalmente en la Oficina de Gestión Judicial de San Lorenzo, la prohibición de abandonar el país y la de modificar domicilio sin conocimiento del Ministerio Público de la Acusación. Fuentes consultadas explicaron que la defensa de los condenados tiene un plazo de diez días para recusar la decisión de los jueces, con una apelación o un recurso de inconstitucionalidad.

Las partes ahora están abocadas a la lectura de los extensos fundamentos de la resolución para actuar en consecuencia. Algo que llamó la atención de todos los presentes fue que el fallo hablara de privación de la libertad pero no de muerte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS