Policiales

Ratifican condena a un expolicía por ataque a la casa de Bonfatti

El veredicto inicial fue firmado por el juez Ismael Manfrín, quien hizo una fuerte crítica.

Domingo 19 de Noviembre de 2017

El policía en disponibilidad Pablo Espíndola, a quien le hallaron una de las armas utilizadas en el atentado que en octubre de 2013 se perpetró contra la casa del entonces gobernador Antonio Bonfatti había sido condenado en primera instancia por el juez Ismael Manfrín a 6 años de prisión por encubrimiento agravado por ánimo de lucro y por tratarse de un funcionario público, tentativa de robo calificado por el uso de arma de fuego, portación de arma de guerra y uso de documento público falso. Ante eso la defensa de Espíndola apeló y ahora la Cámara Penal ratificó la condena al ex policía que deberá cubrir su pena tras las rejas, aunque por el tiempo transcurrido en prisión está próximo a "una libertad condicional", según expresaron abogados penalistas.

   El veredicto inicial fue firmado por el juez Ismael Manfrín, quien hizo una fuerte crítica al monto de la pena que pidió la Fiscalía, lo que limitó la posibilidad de una sanción más gravosa.

   El 11 de octubre de 2013 la casa de Antonio Bonfatti, entonces gobernador de la provincia, en el barrio de Alberdi, fue baleada por los ocupantes de dos motocicletas que pasaron por el lugar. Bonfatti estaba en su vivienda junto a su esposa y una empleada doméstica y no se registraron heridos. En el lugar, los pesquisas secuestraron cinco balas deformadas encamisadas, un trozo encamisado, trece vainas servidas calibre 9 milímetros, otras cuatro calibre 11.25 y dos cartuchos intactos de este último calibre.

Persecución

El 5 de diciembre siguiente se escucharon detonaciones de arma de fuego en La República y Campbell, en la zona oeste de la ciudad. El episodio fue denunciado telefónicamente y cuando la policía llegó a la intersección de Juan José Paso y Campbell se cruzó con un Peugeot 206 que huía a gran velocidad por lo que se produjo una persecución que terminó en Avenida de la Travesía y Juan B. Justo. Del auto bajaron tres hombres, uno de ellos Pablo Espíndola, quien se identificó como policía y mostró una credencial falsa.

   Según la versión policial, al requisar el vehículo se halló en el piso y detrás de la pedalera una pistola semiautomática calibre 11.25. Ese arma con numeración limada y que Espíndola había intentado vender en 4 mil pesos se comprobó que era una de las usadas en el atentado a la casa de Antonio Bonfatti.

   El ataque a la casa del actual presidente de la Cámara de Diputados terminó con un solo condenado, Emanuel "Pimpi" Sandoval, quien pasó 2 años y 5 meses detenido y tras la homologación de un juicio abreviado logró la libertad condicional.

   Manfrín sostuvo que Espíndola participó en la organización del atentado, hecho en el que se usaron dos armas. Al momento de su detención fue un elemento incriminante que todas las vainas servidas secuestradas frente a la casa del ex primer mandatario fueran disparadas por el arma que tenía Espíndola.

   La Cámara coincidió en que hubo un doble accionar delictual de Espíndola. Además del ocultamiento del arma, sabiendo su origen ilícito, hubo elementos que acreditaron el encubrimiento y quiso sacarle un rédito económico a la venta del arma. Si bien al momento del hecho estaba en disponibilidad, los camaristas confirmaron la calificación de encubrimiento agravado por su función o cargo ya que no estaba exonerado. De hecho, había mostrado la credencial policial cuando lo detuvieron.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario