Policiales

"Pasaron en un Focus a los tiros y le dieron a Rodri, que no tenía nada que ver"

Rodrigo Gigena fue baleado el martes frente al negocio de su familia en San Lorenzo y murió ayer. El hecho motivó el incendio de un búnker.

Sábado 10 de Agosto de 2019

Rodrigo Gigena, el hombre de 25 años baleado el martes por la noche en barrio Norte de San Lorenzo, murió ayer a la madrugada en la terapia intensiva del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Estaba en la vereda de Clemente Albelo al 3600, en la puerta del negocio de su familia, cuando pasaron disparando armas de fuego y resultó herido. "El Gordo era un pan de dios, un tipo sin maldad. El barrio está muy conmocionado porque era un muy querido. Gran bailador de cumbia cruzada, participaba con su familia de competencias nacionales y ha ganado. Se la pegaron a él, pero pudo ser para cualquiera. Rodri no tenía nada que ver", resumió un vecino.

El miércoles, mientras los vecinos se iban enterando de que Gigena agonizaba en el Eva Perón, allegados al joven destruyeron una vivienda ubicada en Juanario Luna al 1200 —a unos cien metros de donde fue baleado el joven— que, según denunciaron, operaba como una boca de expendio de drogas.

En ese contexto fuentes policiales indicaron que el rebrote de violencia que padece barrio Norte desde hace una semana se inscribe en un nuevo capítulo de la disputa callejera que mantienen las huestes del local "Willy" con el reconocido "Pipi", oriundo del barrio San Sebastián de Puerto San Martín. Este último fue vinculado en diversas investigaciones como integrante de la banda de Marcelo "Coto" Medrano sindicado transa de la zona norte rosarina y ex barra de Newell's (ver aparte).

La investigación del crimen de Gigena está en manos de la fiscal sanlorencina Melisa Serena.

"Volvió la guerra"

"Amigo: si va a andar caminando por el barrio tenga cuidado porque si bien limpiaron el búnker se la pueden poner a cualquiera". Bajo una garúa fría, pertinaz y hostil, un pibe del barrio Norte alertó al cronista que buscaba dar con parientes de Gigena. "Acá volvió la guerra. Hace dos años que no se puede vivir más. No podés estar en la vereda, no podés salir de noche. Primero uno piensa que se matan entre ellos, pero después matan a un pibe como Rodrigo y se te caen los argumentos. Está feo el barrio", explicó un joven vecino.

La escena se dio a escasos 50 metros de lo que fuera hasta el miércoles al mediodía un puesto de venta de drogas y a 100 metros de donde la familia Gigena esperaba novedades sobre la entrega del cuerpo de Rodrigo que había sido llevado al Instituto Médico Legal para la autopsia. "No vamos a hablar hoy (por ayer). Estamos muy mal. Estamos haciendo trámites para que nos entreguen a Rodrigo", se disculpo Guadalupe, su viuda. La pareja se había casado un año atrás.

Rodrigo era apreciado por sus vecinos, en buena medida por integrar "La fuerza de la cumbia", un grupo de cumbia cruzada que competía a nivel local y nacional y que estaba compuesto por varios de sus familiares, entre ellos su mamá. "Bailaba cumbia desde chiquito, bailaba muy bien cruzada. El grupo ganó muchos torneos e hizo un laburo muy bueno, socialmente hablando, con pibes del barrio a los que sacó de la calle para ganarlos al baile", contaba ayer una doña. Por eso la muerte de Rodrigo saltó el muro del barrio Norte y también se instaló en posteos de redes sociales de grupos de danza cumbiera.

Buena parte de la familia Gigena vive en Albelo al 3600, en el patio trasero de la refinería San Lorenzo de YPF. Abuelos, padres, hermanos y primos se distribuyen en buena parte de la cuadra en torno a una despensa de la familia. "Estamos llorando a Rodrigo, pero si ese ataque hubiera sido de día, este negocio está siempre lleno de pibitos comprando", contó un vecino.

En la vereda

El ataque fue el martes, alrededor de las 22. Rodrigo y su pareja estaban a punto de cenar cuando él fue por una gaseosa al negocio familiar. Estaba en la vereda cuando pasó por allí un auto desde el que empezaron a disparar a mansalva contra todo lo que se moviera. Así impactaron en Rodrigo, un muchacho grandote. En la cuadra dijeron haber escuchado entre siete y diez detonaciones.

"Pasaron en un Focus jugando a ser dios, tirando con 9 milímetros. Parece que se venían disparando con otros y cuando pasaron por delante la granjita le tiraron al Rodri, que no tenía nada que ver", contó un vecino.

Tres balas impactaron en el abdomen de Gigena. Dos parientes lo cargaron en un auto y lo llevaron al hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo, a unas 35 cuadras de allí. Rodrigo fue derivado en estado crítico al Eva Perón de Granadero Baigorria donde murió ayer a la madrugada debido a un shock séptico.

Escalada

El homicidio de Rodrigo Gigena fue el tercer homicidio en diez días en el departamento San Lorenzo. La noche del 31 de julio en Nerbutti y Sargento Cabral, en el centro de Puerto San Martín, fue acribillado a tiros Eduardo Luis Carlos Villegas. El hombre de 28 años estaba en el interior de su Chevrolet Corsa Classic gris junto con su pareja —también resultó herida— cuando fueron emboscados por otro auto que les salió al cruce y del que bajó un hombre armado.

Siete días más tarde, la noche del viernes 2 de agosto, la violencia se paseó por barrio Norte de San Lorenzo. Jorge Acosta, de 30 años, y Juan Ezequiel I., de 19, fueron atacados a balazos cuando estaban en el patio de una casa de Fournier al 1200, a unos 150 metros del lugar donde fuera mortalmente herido Gigena. Acosta murió en el lugar. Por este hecho hay dos jóvenes imputados y un adolescente implicado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario