Policiales

Ordenan que empiece cuanto antes el juicio por un caso de gatillo fácil

Tras prorrogar la prisión preventiva de siete policías acusados, una camarista dictaminó que el debate oral se inicie apenas terminada la feria

Viernes 19 de Enero de 2018

Iván Mafud iba en un auto sin patente. No paró ante un control policial, lo siguieron a lo largo de cincuenta kilómetros y terminó acribillado con ocho balazos en un camino rural de Roldán. Siete policías acusados de disparar al auto llevan casi tres años presos por el caso. Por eso una jueza ordenó que comience cuanto antes el juicio oral y público. Hasta tanto, prolongó la detención de los acusados por otros tres meses. El debate comenzará entre febrero y marzo, cuando se reanude la actividad judicial tras la feria de enero.

La decisión fue adoptada por la camarista Carina Lurati tras una audiencia de revisión de la prisión preventiva de siete acusados que se concretó el 29 de diciembre pasado, a días de la feria judicial. El fiscal de Homicidios Adrián Spelta solicitó la medida para pedir que vuelva a prorrogarse el plazo que los uniformados llevan detenidos a la espera del juicio. Los siete están acusados de un homicidio en abuso de sus funciones, lo que prevé prisión perpetua. Lurati es la misma jueza que en mayo de 2016 había convalidado, con algunos retoques, el rumbo de la investigación fiscal.

Persecución fatal

Iván Leonel Mafud tenía 26 años y cuatro hijos. Iba en un Fiat Marea sin patente trasera cuando una patrulla policial intentó detenerlo a las 2.30 del 8 de septiembre de 2014 en Ovidio Lagos y Coronel Arnold. Desde el móvil 4449 del Comando Radioeléctrico le hicieron señas pero el joven no se detuvo. En esa patrulla iban los policías Oscar Jáuregui y Eva Carolina Monzón, que según el GPS del móvil siguieron al Marea durante algo más de dos mil metros sin superar los 40 kilómetros por hora hasta llegar a Avellaneda y Uriburu, donde el móvil dio aviso al 911 y comenzó oficialmente la persecución que continuaría por la ruta A-012.

En el kilómetro 47 de dicha traza se sumó una chata de Seguridad Vial que le cortó el paso a Mafud. Desde esa camioneta partieron los primeros disparos a las piernas de la víctima. Luego se acoplaron tres móviles del Comando. Mafud intentó esquivar el retén y cayó a la zanja bajo una lluvia de balazos.

Su muerte se presentó como resultado de un tiroteo y esa versión se sostuvo por 17 meses. De acuerdo con el primer relato policial, Mafud iba en su auto en compañía de dos hombres que se tirotearon con los policías pero escaparon corriendo por el campo cuando el vehículo se incrustó en un zanjón, frente a una fábrica de tanques de combustible.

En la escena se encontraron una pistola Bersa y un revólver, ambas armas de calibre 22, y los móviles policiales presentaban perforaciones de bala. El Marea de la víctima quedó perforado a tiros de afuera hacia adentro.

Incongruencias

Pero a la viuda de Mafud, un hombre sin antecedentes, ese relato no le cerraba. Una serie de pericias revelaron incongruencias y en febrero de 2016 los 15 efectivos fueron llevados a audiencia imputativa.

Para la fiscalía "el objetivo era netamente económico" cuando le hicieron señas a Mafud y éste no se detuvo. Se constató que se había falseado el acta, que los dos acompañantes de la víctima no existieron y que se plantaron armas.

Así, en febrero de 2016 quedaron en prisión preventiva por el plazo legal de dos años (que luego fue prorrogado) Gabriel Sguazzini, Oscar Jáuregui, Alejandro Gómez, Gerardo Amarilla, Matías Maidana, Alfredo Correa y Walter Machuca.

Como en unos días cumplirán tres años presos sin condena, al dictar la última prórroga excepcional de su detención preventiva la jueza Lurati instó a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) a que "se fije fecha de juicio en los primeros dos meses hábiles de 2018".

Los siete detenidos están implicados por disparar pero con distintos grados de responsabilidad. Según la reconstrucción del hecho de la fiscalía, los que perseguían a Mafud lanzaron por radio una "clave 5", que alude a un tiroteo, lo que pudo inducir a error.

Sguazzini y Gómez iban en la camioneta de la Seguridad Vial y serían los primeros que dispararon al toparse con la persecución. Luego disparó el resto "contra un rodado de un solo ocupante que no disparó". Diferenciar el rol de cada uno en el crimen será una de las tareas del inminente juicio.

Pedidos

En la última audiencia, los abogados de los acusados reclamaron algunos beneficios para sus clientes a la espera de juicio. Jáuregui está en prisión domiciliaria y pidió salidas laborales para trabajar en tareas de mantenimiento con su hermano. Sguazzini está detenido en Piñero, donde cumple un oficio, y estudia en una universidad. Maidana desde hace siete meses tiene salidas laborales de 7 a 18. Machuca pidió la libertad o un arresto domiciliario para cuidar a sus hijos. Correa solicitó salidas para trasladar a sus hijos a la colonia de vacaciones o a la escuela. El arresto de todos fue prorrogado por otros tres meses a contar desde el 2 de febrero.

En tanto, otros ocho efectivos están libres mientras sigue el proceso. Son el comisario principal Fabián Díaz (entonces jefe del Comando), el oficial Norberto Fabián Dilda (en disponibilidad y procesado por cohecho en la causa de Los Monos), Eva Carolina Monzón, Diego Gabriel Franco, Jonathan Javier Sánchez, Leonardo Malisani, Víctor Vélez y Ayelén Bustamante. Están acusados de delitos funcionales como encubrimiento, falsedad ideológica e incumplimiento de los deberes, además del robo de una sillita de bebé y 3 mil pesos del interior del auto.

Para este grupo la fiscalía pidió 8 años de prisión y la querella, 14. Por sus roles de jefe y subjefe del Comando, en tanto, para Díaz y Dilda el fiscal reclama 10 años de prisión y la querella 16.

fiat marea. Mafud iba en un auto sin patente trasera y fue perseguido unos 50 kilómetros hasta que le dispararon.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario