Policiales

Objetan el nuevo sistema de visitas a las tres mayores cárceles de la provincia

Lo cambiaron tras advertir que se vendían turnos para ingresos en Piñero. Pero la Defensoría indica que el nuevo régimen genera problemas.

Jueves 29 de Agosto de 2019

La defensora general de la provincia, Jaquelina Balangione, presentó un amparo en contra del nuevo sistema de visitas definido por el gobierno provincial para las tres mayores cárceles de la provincia luego de que, en dos semanas consecutivas, se registraron disturbios como consecuencia de la existencia de un sistema ilegal de venta de lugares en las colas para ingresar a las unidades penitenciarias.

Balangione afirmó que al dividir a las visitas en tres turnos entre viernes y domingo, los familiares de internos que deban concurrir en días hábiles quedan en imposibilidad si tienen trabajo o pueden perder beneficios como el presentismo. Por ello pidió a la Justicia que no convalide esta modalidad de reorganización de las visitas que, hasta ahora, no fue admitido judicialmente.

"Esto comenzó unos quince o veinte días atrás con disturbios que se dieron en la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero, que es una de las de mayor población carcelaria, junto a Coronda y Las Flores, las tres mas grandes de la provincia, donde hubo incidentes en el ingreso de visitas, inclusive hubo disparos de armas de fuego", explicó Balangione.

"Eso llevó a la intervención del Servicio Penitenciario y se descubrió que se vendían números para las visitas", amplió la funcionaria, quien aclaró que "la situación se dio por gente externa, no del Servicio Penitenciario, que organizaba la cola y vendía los lugares que la gente que tenía recursos pagaba para evitar esa espera que es terrible", agregó.

Balangione aludía a un incidente con disparos que hirieron a dos personas en la entrada de Piñero el 11 de agosto pasado. Eso desnudó la existencia de una organización ilegal que vendía los primeros lugares de la hilera a entre 1.500 y 2 mil pesos por persona. Esa circunstancia se hizo evidente cuando, por otros motivos, las personas que cobraban los talonarios de ingreso fueron detenidas.

Nuevo sistema

Al quedar vacante ese lugar otro grupo intentó tomar el negocio. Y allegados a los que lo controlaban con anterioridad aparecieron para evitarlo por vía violenta. Aquel día, a la madrugada, dispararon contra la fila desde un vehículo que fue filmado. Los ocupantes del auto fueron identificados, llevados a audiencia imputativa y están presos.

Frente a esto el gobierno provincial dispuso hace una semana tres turnos de ingreso de visitas en las tres mayores cárceles de las provincia. En Coronda, Las Flores y Piñero se habilitaron tres días de visita regular, que van de viernes a domingo. Se dividió por grupos a los distintos pabellones por A, B y C. Y los allegados a los internos ingresarán de manera rotativa, es decir, que los turnos de acceso no serán fijos.

Esta última modalidad fue sugerida por el juez santafesino Nicolás Falkenberg que consideró que si un pabellón tiene de manera constante visitas durante un día hábil eso implicaría una desventaja en caso que los visitantes deban trabajar o afrontar compromisos que se cumplen en los días laborables. "Los que vayan el viernes a la semana siguiente irán el sábado y en la otra el domingo. Las visitas entrarán por orden de llegada", dijo el secretario de Coordinación de Gabinete y Articulación con el Poder Judicial del Ministerio de Seguridad, Pablo Cococcioni.

El funcionario señaló que el propósito de la medida es dividir la cantidad de personas que acuden a visitar presos en un mismo día. "Al tener tres días de visitas obviamente se reduce la cantidad de visitas porque el número era inabordable y dificultaba los controles", dijo.

Pero Balangione señaló su desacuerdo y fue a la Justicia. "En la nueva modalidad se cambian los días, y si uno de los días no es fin de semana las personas que trabajan se ven imposibilitadas de ir o pierden el presentismo en sus trabajos. Por eso presentamos un amparo pidiendo un auxilio judicial para las visitas".

"Ponemos este amparo para que esto se pueda terminar de organizar", insistió la titular de la Defensoría General de Santa Fe. "Para que el Servicio Penitenciario pueda cumplir con su tarea de administración de esto y que los familiares de internos también puedan ir a visitarlos sin verse afectados en sus derechos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS