POLICIALES

Nuevo paso de la Justicia para saber cómo murio Carlos "Bocacha" Orellano

Se llevó adelante la reconstrucción de dos secuencias previas a que el joven de 24 años desapareciera del boliche Ming de la Estación Fluvial

Miércoles 16 de Diciembre de 2020

Tras 296 días de espera, la familia de Carlos “Bocacha” Orellano pudo asistir a la reconstrucción parcial de los momentos previos a la muerte del joven de 24 años tras asistir al boliche Ming River House, ubicado en la Estación Fluvial. El hecho ocurrió la madrugada del 24 de febrero pasado tras un altercado con personal de seguridad del local y su cuerpo apareció flotando en el río Paraná dos días después. Hasta el momento no existe un dictamen científico que certifique la causa del deceso del joven y los investigadores esperan el resultado de exámenes complementarios a la autopsia. La familia de la víctima sostiene que Bocacha fue asesinado y en ese sentido el abogado que los representa en la querella, Salvador Vera, insistió que para ellos el episodio se dio en tres secuencias: una en el interior de un VIP externo del boliche, otra en las afueras del local y una tercera en la que Orellano fue reingresado a Ming, trasladado a un “baño que se encuentra en el sector del balcón sur, que es el lugar donde creemos que transcurrieron los último minutos de Carlos, y luego su cuerpo fue descartado y tirado al río”.

Desde las 6 de la mañana de este martes el acceso a la Estación Fluvial se vio cerrado al público primero con un retén de tránsito y luego al paso peatonal por una veintena de agentes de Prefectura que se desplegaron a unos cien metros. Nadie por fuera de un listado estricto elaborado por personal de la Unidad de Homicidios que conduce Patricio Saldutti podía ingresar al lugar. A partir de las diez de la mañana comenzó la reconstrucción parcial de los últimos minutos en la vida de Bocacha Orellano la madrugada del 24 de febrero pasado. Un anticipo jurisdiccional de prueba que fue solicitado la semana pasada por la querella y que el juez Nicolás Foppiani ordenó. La medida fue grabada por efectivos de la Policía Federal (PFA) para incorporarla como prueba ante un potencial juicio. La prensa no tuvo acceso al lugar y todo lo que se conoció sobre lo sucedido fue a partir del relato de las partes, sobre todo de la familia Orellano.

El viernes pasado cuatro policías fueron acusados por el fiscal Saldutti, cuestionado duramente por los Orellano, imputó a los policías Karina G. y Gabriel N., quienes hicieron adicionales el 24 de febrero en Ming, como coautores de delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público agravada. En la misma jornada el fiscal de la Unidad de Violencia Institucional, Gonzalo Fernández Bussy acusó a otros dos policías, el ex jefe de la comisaría 2ª, Pablo Alejandro B., y la sumariante Brenda L., por omitir la realización de medidas claves para la investigación. El único de los policías que terminó bajo prisión preventiva fue Gabriel N., quien llegó a la reconstrucción en un móvil de traslado del Servicio Penitenciario y al retirarse fue duramente insultado por los familiares de Orellano.

>> Leer más: Imputarán incumplimientos y falsedades a cuatro policías ligados a la muerte de Bocacha Orellano

Durante poco más de siete horas, los minutos previos a la muerte de Bocacha fueron relatados por dieciocho testigos, dos de ellos de identidad reservada. Y por ellos comenzó la reconstrucción. Una instancia en la que sólo pudieron participar los abogados de los involucrados. Una vez concluido ese segmento, recién pudieron ingresar integrantes de la familia Orellano, encabezados por Edgardo y María, sus padres. A groso modo, según cada relato de los testigos el maniquí que representaba a Bocacha era colocado en el modo, lugar y circunstancia en el que testigo decía haberlo visto. Lo poco que pudo presenciar la prensa fue a partir de una toma general a partir de un drone de Canal 3, que fue obligado a ser retirado, y la manipulación del maniquí en uno de los descansos desde unos cien metros.

76766787.jpeg
Edgardo Orellano en uno de los descansos que tuvo la reconstrucción realizada en el boliche Ming.

Edgardo Orellano en uno de los descansos que tuvo la reconstrucción realizada en el boliche Ming.

Así la mañana se fue sacudiendo a partir de las declaraciones de los Orellano que se acercaban a donde estaban esperando sus familiares y estaba apostada la prensa. El primer sacudón lo dio Edgardo Orellano, a media mañana, cuando dijo: “Si nadie salió a decir lo que vio es porque están encubriendo. Llegan tarde con todo. Las pruebas las tienen desde el primer día. La causa estuvo cajoneada, estoy convencido”.

Y luego direccionó un golpe de nocaut hacia la contraparte. “Habría que investigar quién es Guillermo Woelflin (uno de los socios dueños de Ming) porque nadie lo nombra. El otro día escuchamos en la radio, y nos dejó a todos helados, que en la casa de cambio de Corrientes y Córdoba que fue allanada por lavado de dinero del narcotráfico, había unos 170 documentos y la mayoría de ellos fueron denunciados como perdidos en el boliche Ming. Mucha casualidad, ¿no?”, se preguntó el padre de Bocacha antes de agregar. “¿Que tendrá que ver Guillermo Woelflin con el lavado de dinero del narcotráfico y los documentos robados o perdidos acá, que fueron a parar en manos de los narcotraficantes para el lavado de dólares o dinero?”, indicó el padre del pibe muerto.

Más serenos, sobre el mediodía, fue Salvador Vera quien tomó la palabra para hacer un balance de la medida. “Esta es una reconstrucción parcial. Estamos reconstruyendo dos de las tres secuencias que tuvo la muerte de Orellano. Hubo una primer secuencia dentro del boliche; una segunda, que es conocida por todos que afuera del boliche cercano al muelle 3, en la que participan policías y empleados de seguridad del boliche; y falta investigar una tercer secuencia que esta vinculado al resultado fatal de la muerte de Orellano. Que posiblemente tenga que ver con la sangre lavada en el baño del boliche”, dijo Vera poniendo el ojo en un baño que se encuentra en el sector del balcón sur y que fue descubierto en la segunda inspección ocular que se llevó adelante en el boliche.

>> Leer más: Tras la exhumación, el papá de "Bocacha" Orellano insistió en que lo asesinaron

“En un primer momento, cuando se hizo la inspección ocular del boliche y relevamiento de rastros que estuvo cargo de la Policía de Investigaciones (PDI) y luego por la PFA, no se relevó el baño que se encuentra en el sector del balcón sur que es el lugar donde creemos que transcurrieron los últimos minutos de Carlos. Ese baño fue relevado por la querella, con nuestra perito de parte. Era un baño que en su fachada estaba camuflado. Solo se veía un panel de madera negro. No se vislumbraba un baño y dentro de ese lugar es donde detectamos 9 grandes e importantes sectores donde presumiblemente se lavó sangre. Para determinar eso habrá que que esperar los exámenes de ADN. Algunas de esa manchas dan al balcón que da al río”, agregó el querellante.

image (3).jpg
El fiscal Patricio Saldutti articula los últimos pasos antes del inicio de la reconstrucción.

El fiscal Patricio Saldutti articula los últimos pasos antes del inicio de la reconstrucción.

"Lo que la familia no entiende es como han pasado casi 10 meses sin tener los resultados de la autopsia si las muestras fueron remitidas antes del comienzo de la pandemia. Tenemos comunicado informalmente que en breve estarían en condiciones de dar las conclusiones de los exámenes anatomopatológicos, que son relevantes para determinar si las 27 muestras de infiltraciones hemáticas que se tomaron del cuerpo de Carlos son golpes que sufrió en distintas partes. Y además para conocer el estado en el que se encontraban los pulmones. En la información primaria de nuestra perito de parte se nos indicó que no están inundados. Que estaban libres de agua", dijo Vera.

"También son relevantes los exámenes de ADN y diatomeas. Tenemos un mes mas por delante. La muestra de medula (a partir del retiro de un fémur en la exhumación del cuerpo realizada hace diez días) se extrajo con éxito el día jueves. En un mes vamos a tener los informes de diatomeas, que son súper importantes a la hora de determinar y analizar las responsabilidades penales del grupo de seguridad del boliche y la posible intervención del dueño”, agregó Salvador Vera.╠

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS