Policiales

Murió de un balazo en un robo mientras su cómplice apuntaba a un bebé

El episodio ocurrió el domingo a la noche en San Martín al 3300. Mariano Ramírez tenía 16 años. El otro delincuente quedó detenido. Al parecer el disparo fue accidental y efectuado por su cómplice.

Martes 05 de Agosto de 2014

Un adolescente de 16 años que ingresó a robar a una heladería de la zona sur de la ciudad recibió un balazo fatal cuando un cómplice de la misma edad se trabó en lucha con el dueño del local y, en medio del forcejeo, el arma que portaba se disparó en forma accidental, según señalaron voceros judiciales. El proyectil rozó al propio ladrón armado en la boca y en una mano, pero su recorrido continuó y terminó perforando el pecho del otro asaltante, quien murió camino al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

El trágico episodio ocurrió alrededor de las 22 del domingo en la heladería Tento, en avenida San Martín al 3300. A esa hora el propietario del negocio, Ignacio Hugo M., de 28 años, estaba detrás del mostrador con su esposa y el bebé de cuatro meses de la pareja. Sentado en una de las mesas, un gendarme que no estaba trabajando tomaba un helado.

Todo transcurría con normalidad en la zona rodeada de comercios y algunas personas caminaban por la avenida disfrutando de las últimas horas del fin de semana.

Al bebé. Una fuente judicial señaló que los dos jóvenes ingresaron al local simulando ser clientes, pero enseguida demostraron sus verdaderas intenciones. Cuando estuvieron frente al comerciante, uno de ellos le exigió a Ignacio M. el dinero de la recaudación mientras su socio le apuntaba a la cabeza del bebé con una pistola nueve milímetros en un gesto intimidante.

"Cuando el dueño del comercio vio que al hijo lo estaban encañonando se trabó en lucha con el ladrón para proteger al bebé. Ambos forcejearon y, en medio de la disputa, el arma del joven se disparó en forma accidental", explicó el fiscal de Homicidios Dolosos Miguel Moreno.

La bala rozó el labio y atravesó la mano izquierda del asaltante. Sin embargo, el proyectil continuó su recorrido y terminó impactando en el pecho de su cómplice, quien fue identificado como Mariano Ramírez, y le perforó el abdomen.

El adolescente se derrumbó agonizante en el interior del negocio. Minutos después fue trasladado en una ambulancia del Sies al Heca, pero falleció en el camino.

Coincidencias. Brian M., el ladrón cuya arma se disparó, observó atónito la escena sin poder concretar el atraco, aunque tampoco pudo escapar. Enseguida el adolescente de 16 años fue inmovilizado por el gendarme que en ese momento estaba en el local y por otro efectivo de la misma fuerza de seguridad que pasaba con su familia por el negocio y al observar lo que ocurría también decidió intervenir para detenerlo.

Para la fiscalía se dilucidó como se desencadenó el episodio a partir de los testimonios coincidentes del comerciante, del gendarme que estaba en el local y del propio adolescente arrestado. "Las evidencias que obtuvimos a partir del relato de estas personas son irrefutables", afirmó un portavoz de la investigación.

Ayer a la mañana, un cronista de LaCapital acudió a la escena del hecho, pero la heladería se encontraba cerrada. Un cartel en la puerta de blíndex del local anunciaba que, en la temporada de invierno, la atención al público comienza a las 14.

Quien brindó el relato de lo que había ocurrido fue Jorge, un hombre cincuentón que frecuenta un bar de la misma cuadra de la heladería. "Yo voy a tomar un helado todas las noches, pero ayer me quedé en mi casa para chatear. Entraron dos pibes a robar. Uno de los tipos le puso una pistola en la cabeza al bebé de Nacho (por el dueño del comercio). Entonces éste se trenzó en lucha con el asaltante. En el forcejeo se le escapó un tiro al ladrón. El balazo le agujereó la boca y la mano al pibe. Después le pegó en el pecho al cómplice", contó el hombre.

Luego de declarar en la fiscalía, Brian M. quedó detenido a disposición del juzgado de Menores Nº 3, a cargo de Carolina Hernández. Ayer, el violento suceso todavía no había sido calificado penalmente.

"Es un caso que hay que analizarlo. La figura penal podría ser muerte en ocasión de robo, pero también habría negligencia o culpa porque el disparo fue accidental", comentó un vocero judicial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS