Policiales

"Le teníamos miedo a mi hijo porque al estar drogado nos pegaba y maltrataba"

Ernesto Fidel Ramírez Rosales murió golpeado y con un puntazo en la nuca. Su cuerpo apareció debajo de la cama de su amigo Leonardo T.

Lunes 18 de Febrero de 2019

"Yo le tenía mucho miedo a mi hijo porque no sabía qué me podía hacer cuando estaba drogado, me pegaba y yo no podía defenderme. Tanto a mí como a su madre nos maltrataba, nos pegaba. Y todo por la droga". La frase sale de la boca de Lenín Miguel Ramírez, un chileno de 64 años que desde su silla de ruedas llora por la muerte de su hijo Ernesto Fidel, asesinado a golpes y con un puntazo en la nuca el jueves pasado por su amigo de toda la vida, Leonardo Ariel "Chivita" T., en medio de una pelea que tuvieron bajo los efectos de las drogas. Pero esa no es la única tragedia por la que llora don Miguel mientras su esposa Silvia, de 45 años, repite en voz baja cada una de las afirmaciones del hombre. Hace sólo siete meses un balazo terminó con la vida de otro de sus hijos, Francisco Antonio, que tenía 16 años y al que le decían "Panchito" como "al caudillo entrerriano", recuerda el hombre (ver aparte). Y como si fuera poco, en diciembre falleció Sandra, que tenía 44 años y era hija de un matrimonio anterior. "Estamos cansados de esta vida....quiero que se termine todo esto", dice con la voz quebrada.

La familia Ramírez Rosales, "porque en Chile acostumbramos a poner los dos apellidos", aclara don Lenín, vive en una humilde casa de Manuel Acevedo 996 bis, en la zona de Fisherton Norte, a pocas cuadras de donde deja de haber mansiones con custodia privada y desaparecen los cordones cunetas para que las calles se conviertan en un manojo de baches con zanjas a los costados. Allí el hombre que perdió su pierna derecha "por culpa de la diabetes", recibió a La Capital a menos de 24 horas de haber sepultado a su hijo Ernesto Fidel. "¿Qué querés, que le ponga Mauricio?", pregunta y desliza una forzada sonrisa el hombre que devela el pasado comunista de su familia chilena en los nombres de sus hijos.

Lenín llegó de su Chile natal a Buenos Aires en 1962. Diez años más tarde vino a Rosario y se instaló en el mismo barrio donde vive hoy. Entonces conoció a sus vecinos: la familia T., cuyo hijo Leandro está imputado y en prisión preventiva por el crimen de Ernesto Fidel. Pero la vida volvió a moverlo de lugar y el hombre recaló en Tucumán, donde ya separado de su primera mujer conoció a Silvia, su actual pareja y madre de sus cuatro hijos varones, dos de los cuales fueron asesinados en siete meses. Y en 2006 volvió a radicarse definitivamente donde hoy vive y llora sus penas.

"Fidel y Leonardo eran amigos desde chicos, pero el consumo problemático de drogas los llevó por el peor camino"

"Mostrale a la chica (por la reportera gráfica Silvina Salinas) la pieza de ahí atrás", le dice a uno de sus hijos don Lenín. "Esa la construí para «Panchito», pero jamás llegó a usarla porque lo mataron. Ahora es una sala velatoria. Sólo me falta poner un cartel en la puerta que diga sucursal de Caramuto", cuenta con esfuerzo en relación a una habitación desnuda, sin muebles ni nada.

Una vieja amistad

Y fue desde esa llegada a Rosario que Fidel y "Chivita" se conocieron. "Eran amigos de chiquitos, siempre estaban juntos. Si hasta guardamos las fotos de cuando eran pibes", recuerda. Y no tiene tapujos en afirmar que su hijo era adicto a las drogas: "Sí, sí, sí... consumía y era muy difícil manejarlo, no había forma. El por ahí estaba tranquilo en la cama y salía, se encontraba con esta persona (por «Chivita») y cambiaba, era otro. Volvía y la maltrataba a Silvia, a mí me pegaba y yo no podía defenderme porque estoy en silla de ruedas. Venía y le pedía 50 pesos a ella, 100 pesos a mí, todo para la droga".

Cuando se le pregunta por qué la historia de esos dos amigos terminó trágicamente don Lenín recuerda algo que pasó "hace unas tres semanas, cuando se juntaron unos muchachos a comer unas nutrias. Entonces «Chivita» vomitó arriba de la comida y uno de los pibes, «El Topo», le pegó por eso. Fidel también le pegó y de ahí quedó la bronca...pero no era para matarlo y esconderlo como un psicópata debajo de su cama", relató sobre el lugar donde fue hallado el cadáver de su hijo.

lenin3.jpg

El anuncio fatal

"El miércoles cuando llegué de trabajar, porque yo salgo a vender curitas y pañuelitos para darle de comer a mi familia, mi hijo más chico me dijo que Fidel se había ido con «Chivita» y me saltó la sangre a la cabeza. Desde ese día no lo vi más a mi hijo vivo", dice Lenín. Y Silvia agrega con voz casi inaudible: "Yo fui a la comisaría 17ª a decir que mi hijo no estaba, que no aparecía, pero jamás dijimos que sospecháramos de alguien. Sólo con quién lo habíamos visto por última vez... Por eso la policía fue a la casa de «Chivita» y ahí lo encontraron muerto a mi hijo".

Al hablar de "Chivita", don Lenín Miguel dice que cuando él aún trabajaba como yesero lo llevó para enseñarle el oficio. "Había empezado bien, pero después empezó a consumir, a darse vuelta y yo le dije «conmigo no trabajás más». Pero siguió juntándose con Fidel, aunque yo le dije que a mi casa no viniera más porque él era más adicto que mi hijo... Y hoy se ven los resultados". También recuerda que "unos diez días antes de una Navidad compré un chancho y «Chivita» me ayudó a matarlo. Vio cómo es, en el campo de Tucumán uno se acostumbra a matar animales para comer. Le dije «lo matamos y lo metemos en el freezer». Pero tiempo después, cuando empecé a notar en lo que andaba el pibe, lo llamé un día y le dije: «Si vos le seguís metiendo droga a Fidel yo te voy a matar igual que al chancho». Y conmigo nunca más se cruzó. No se acercaba. Me veía a mí y veía al diablo porque yo lo había amenazado, pero no por mala persona sino porque a mi hijo él lo llevó a consumir drogas y así los problemas los teníamos mi mujer y yo".

Buenos vecinos

"Pero en esto sus padres no tiene nada que ver. Don Alejandro y su esposa (los padres del joven imputado del crimen) han sufrido lo mismo que sufrimos nosotros. A ellos su hijo también los ha golpeado, les ha sacado dinero, los ha maltratado. Alejandro le tenía terror a «Chivita». Y todo por la droga", comenta Lenín después de contar que fue él quien se acercó a la casa de sus vecinos tras la muerte de su hijo para decirles que "ellos no tienen la culpa de nada".

"Silvia se levantaba a las 3, a las 4, a las 5 de la mañana porque Fidel llegaba y quería comer. Y así y todo nos insultaba, nos pegaba. Vivíamos asustados. Pero tanto a él como a «Panchito» los quisimos como a nadie y a los dos les dimos todo. No me pongo en papel de santo, pero le dimos lo que nos pidieron", asegura don Lenín. Y en ese darle todo recuerda que dos semanas antes de morir le habían puesto a su hijo "un diente de oro que salió 3.500 pesos. Yo tengo cuatro dientes de oro, mi mujer otro, «Panchito» también tenía. Y cuando me preguntan por qué yo les digo que es un mito familiar que traemos desde Chile".

"Aunque nosotros no queríamos —continúa el hombre— Fidel tenía una planta de marihuana en el patio. Hoy me levanté furioso, fui, la arranqué y la tiré a la calle. Unos amigos me dijeron que me podían dar 80 mil pesos por esa planta y yo les dije «qué plata ni plata»... No me calienta la plata, quiero vivir tranquilo con mi señora y los dos chicos que me quedan hoy día, quiero que se termine todo esto".

lenin2.jpg

>> El asesinato de "Panchito"

La madrugada del 12 de julio de 2018, un día antes de cumplir 17 años, Francisco Antonio Ramírez Rosales fue asesinado de un tiro en la espalda. Por entonces el chico estaba terminando la secundaria y al igual que su hermano Fidel, con quien ese día había tenido una fuerte discusión, estaba jaqueado por la adicción. "Mi hijo era un buen pibe al que los amigos lo inflaron", dijo con amargura Lenín aquel día. "Nos contaron que «Panchito» estaba acá a la vuelta con una amiga, llegaron dos pibes a pie que lo increparon y lo balearon", relató Lenín, que ayer deslizó que "fue por el robo de un celular".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});