Bracamonte

Las escuchas que vinculan a "Pillín" Bracamonte con jefes de Los Monos

El fiscal Miguel Moreno ventiló las grabaciones en la audiencia judicial en la que imputó al jefe de la barra de Central por lavado de activos.

Domingo 28 de Junio de 2020

Andrés “Pillín” Bracamonte pasa su primer fin de semana tras las rejas desde febrero de 2011, cuando cumplió las dos terceras partes de una condena a dos años de prisión como autor de amenazas coactivas contra un empleado de Rosario Central. Si bien no fue la única vez que estuvo en un calabozo, aquella fue su estancia más prolongada en un penal. Ahora vuelve a estar encarcelado tras ser imputado el viernes por el fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno por el delito de lavado de activos provenientes de actividades ilícitas y agravado por realizarse con habitualidad. Por elo, la jueza Valeria Pedrana dispuso que Bracamonte quede bajo prisión preventiva por el plazo de ley, es decir al menos dos años prorrogable a otro más.

   Pero si algo dejó la audiencia que se extendió entre el jueves y el viernes fue que varias preguntas tuvieron sus respuestas: “¿Por qué cayó ahora?”, “¿Si había elementos, por qué no detuvieron a «Pillín» el 8 de abril cuando le allanaron su casa y encontraron más de 2,5 millones de pesos en efectivo?” “¿Desde cuándo se lo investiga al mandamás del paravalanchas canalla en el expediente que lo dejó preso?” Y además, también se pudo conocer en detalle el vínculo que el líder de la barra del club de Arroyito mantenía con la banda de Los Monos desde hace al menos una década.

   Acerca de las preguntas planteadas la más difícil de responder es la primera. Por las otras, el fiscal Moreno indicó que el expediente que puso tras las rejas a «Pillín» se inició el 8 de abril pasado cuando le allanaron la finca de Ybarlucea por otra investigación que tiene a Bracamonte como integrante de una asociación ilícita que en base a plomo y sangre apretaba a sindicalistas, usurpaba viviendas y mataba. Entre los delitos que se analizan en esa carpeta existe una derivación del asesinato del policía Cristian Ibarra, ocurrido el 22 de julio de 2019 y por el cual fue condenado hace dos meses Ariel Maximiliano “Chanchón” Cantero, uno de los hijos de Ariel Máximo “El viejo” Cantero, el más veterano de los jefes de Los Monos. En ese expediente, según el fiscal, hay una serie de escuchas telefónicas judicializadas en las que se evidencia que Máximo Ariel “Guille” Cantero digita y controla la actual conducción de la barra brava de Newell’s y mantiene contactos con “Pillín” (también apodado “Pelado”) como líder de la barra canalla.

Taxistas en la mira

En el marco de los episodios de coacción contra el Sindicato de Peones de Taxis, contó el fiscal Moreno, existió una conversación la mañana del 3 de diciembre pasado en la que Fernando “Enano” Morel (jefe de logística de Los Monos detenido como uno de organizador de los ataques contra esa sede gremial) le reportó a “Guille” que “los taxistas estaban haciendo una manifestación en el Consejo Municipal de Rosario y que había bombos que él creía que pertenecían a la barra de Newell’s”.

   Pero no sólo le contó eso. También le dijo “que había un «gordo de Central» que anda con el «Pelado», con «Pillín»”. Morel especificó que ese “gordo” está filmado y que “se ve re bien que grita y que está con la pechera de los taxis”. Casi de inmediato “Guille” se comunicó con Maximiliano “Cachete” Díaz, detenido en enero por el homicidio a balazos del contador Enrique Encico, quien fumaba en un balcón del Casino City Center cuando fue alcanzado por un disparo, para pedirle detalles de lo que le había reportado Morel.

   “Cachete” le dijo que los bombos eran de la peña de taxistas de Newell’s. Entonces “Guille” le respondió que le envió el video a un tal Mario “a ver si juna a ese de Central”, y que “lo va a hacer retar por el «Pelado»”, haciendo alusión a Bracamonte”, refirió Moreno.

   Un día mas tarde, el 4 de diciembre, “Guille” consultó si le habían mostrado los videos “al «Pelado»” y el “Enano” Morel le contestó que “«Cachete» le dijo que ya los vio” y “que le iba a contar cuando lo llame”, recordó el fiscal. Para la acusación, esas escuchas son indicios de que existe un pacto de asistencia recíproca entre jefes de las dos barras bravas de la ciudad y un pacto tácito para no pisarse algunos negocios.

   Y en ese sentido, no hay que dejar de lado que en el patrimonio que la Fiscalía le atribuye a “Pillín” , figuran seis chapas de taxis a nombre de su ex pareja y de su hijo.

Como un granadero

En otro orden, Moreno recordó que el nexo de “Pillín” con Los Monos data de al menos 2013 cuando Bracamonte quedó inmortalizado en una foto del cumpleaños de 15 de una de las hermanas Cantero. También recordó que el 8 de noviembre de 2015, en un partido frente a Boca Juniors, la barra canalla desplegó un trapo en homenaje al por entonces asesinado Claudio “Pájaro” Cantero: “Dios le da las peores batallas a sus mejores guerreros”. Y sobre ello, hay quienes recuerdan que una de las personas presentes en el velatorio de quien fuera el jefe de Los Monos, el 27 de mayo de 2013, “«Pillín» estuvo junto al féretro varias horas como un granadero ante la tumba de San Martín”.

   Sobre la detención del barra, el fiscal indicó que si bien a Bracamonte le allanaron su casa del country Los Álamos de Ybarlucea el 8 de abril, no había orden de detención y sólo se incautaron 2,5 millones de pesos, lo que abrió paso a la investigación por lavado de activos que lo puso tras las rejas.

   “Pillín” no es un barra más. Es un personaje con un alto poder simbólico, a tal punto que es uno de los referentes de la ONG “Hinchadas Unidas Argentinas”. Un hecho que el fiscal Moreno no dejó pasar por alto. “¿Qué pasará en las calles con «Pillín» preso? La sensación es que fuera de lo que pasa en los Tribunales habrá que ver cómo se toma afuera la exposición pública de los bienes del histórico líder de una barra brava”.

   “Habrá que estar atentos a como repercute la decisión judicial en la calle, donde suele imperar otro sentido e interpretación de la ley”, se planteó un asistente a la audiencia contra “Pillín” cuando el martillo de la justicia ya lo había dejado preso.

“Pillín es, porque lo dejaron ser”, dijo Del Frade

La imputación a Andrés “Pillín” Bracamonte fue presencial para el periodismo, algo que estaba vedado desde marzo por el aislamiento social y obligatorio. Pero no sólo los periodista pudieron escuchar la acusación. El diputado provincial Carlos Del Frade (Frente Social y Popular) también estuvo en la sala de audiencias e intercambió una mirada con el acusado. Casi en mímica, el legislador le pidió a Bracamonte: “Tenés que hablar, contá lo que pasa”. Pero “Pillín” se dio vuelta y miró hacia la jueza.

   No era la primera vez que los dos hombres se cruzaban. En 2006, en el marco de las elecciones presidenciales en Rosario Central, “Pillín” le dijo a Del Frade, quien iba como candidato a vicepresidente por la agrupación “Crece”: “Te voy a ganar por 600 votos. Vos no tenés idea lo que es el club y a mi no me vas a sacar”. Las elecciones las ganó el oficialismo y Del Frade siguió en su platea.

   Los años llevaron a Del Frade a la Legislatura y allí, en abril pasado, presentó un pedido para que los organismos provinciales precisen si recibieron alguna vez informes de la Justicia Federal “sobre las actividades de Bracamonte”. También, si está en la hipótesis de trabajo de los fiscales alguna investigación por asociación ilícita, enriquecimiento o lavado de activos. “Necesitamos que hable. «Pillín» es, porque lo dejaron ser”, dijo el viernes el diputado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS