Policiales

"La solidaridad de Pablo hizo que le diera refugio a su asesino"

Una amiga de la infancia resaltó las cualidades que tenía el arquitecto asesinado en Colón.

Domingo 08 de Diciembre de 2019

"Pablo era mágico. Esa es la descripción que mejor le cuadra. Era un tipo que cuando se cruzaba en una vida la transformaba. Súper culto, un ser que nunca iba a discriminar a nadie. Una persona que te abría la puerta de su casa y te dejaba. Vos entrabas, salías, cocinabas. Tanto él como su mamá Adriana te dejaban la llave y vos te quedabas allí. Ya lo estoy extrañando un montón", dijo una de las amigas de Pablo Borsato, que lo conoce desde muy pequeño.

"Siempre que salías con Pablo estabas expuesto a una aventura. Era divertido y siempre se mandaba alguna. Un pibe al que le gustaba bailar debajo de la lluvia. Para Colón era un extraterrestre", recordó la muchacha que pidió mantener en reserva su identidad.

"Si bien hace rato que no nos cruzábamos, siempre había contacto. Pablo fue un pibe que sufrió mucho, que fue discriminado. Y a lo mejor volvió a Colón porque quería mostrar toda su capacidad. Hay gente que recién ahora empezó a valorarlo", recordó.

"Pablo era muy solidario, pero no era boludo. Había hecho artes marciales, aunque era antiviolencia. A este pibe (Leonel) lo tiene que haber conocido porque no iba a meter una persona en su casa sin conocerlo. Creo que su solidaridad hizo que le diera refugio en su casa. El tema de que este pibe viviera en la calle y no tuviera dónde dormir lo debe haber movilizado. Pablo no iba a permitir que alguien quedara tirado en la calle. Se dice que lo que le pasó a Pablo le pudo haber pasado a cualquiera, pero no sé cuanta gente le hubiera abierto las puertas a una persona que no tenía donde dormir", reflexionó.

"Este muchacho iba a un merendero donde Pablo colaboraba y lo tiene que haber visto. No es alguien que de la nada encontró y le dijo: «Venite a dormir a casa»", describió la mujer. "Los que trabajamos desde el arte o con gente vulnerable o de abandono sabemos que este pibe (Leonel) estaba abandonado por el Estado y por su familia. Tenía su padre preso, ausente. Eso a Pablo alguna fibra le habrá tocado y lo dejó entrar a su casa. No hay otra cosa. Lamentablemente su solidaridad lo mató", comentó.

Y agregó: "El miércoles, mientras marchábamos por las calles de Colón y la gente salía a aplaudir desde sus casas el paso de la marcha, pensaba: mirá lo que lograste Pablo, te están aplaudiendo a vos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario