Policiales

Juventud y tramas familiares en análisis

En los ciclos de violencia en Rosario aparecen constantes ligadas a la extrema juventud de los agresores y a conflictos que implican tramas familiares.

Lunes 16 de Julio de 2018

Casos destacados en los últimos quince años exponen una relación a explorar entre violencia y juventud. "Los líderes de las bandas en muchos territorios de Rosario son personas apenas salidas de la adolescencia, con liderazgos que nacen prematuramente y rápidas caídas", indica Augusto Montero, docente de la Universidad Nacional del Litoral y funcionario del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Las referencias sobre Milton Damario, apuntado por testigos en expedientes, es que antes de los 18 años tiraba con ametralladora. Guillermo Pérez, a quien llamaban Torombolo, murió en la cárcel a los 24 años tras protagonizar casos muy cruentos en Tablada. En los casos de las familias Camino y Funes se constatan historias de violencia tanto recibida como infligida.

"Estos chicos sufren la pérdida de padres a edad temprana y empiezan entonces a comandar grupos grandes", indica Montero. A eso se suma el elemento parental como factor de represalias. "Cuando matan a alguien en una disputa territorial no matan solo a un socio sino a un familiar. Los Funes, los Caminos, los Ungaro, la Tata Medina, los Romero, o los Sanabria en Santa Fe. Estamos hablando siempre de tramas familiares", indica Montero.

Hay hitos que explican las escaladas. "Este año el homicidio de alguno de los Funes, o el de la hermana de "Tubi" Segovia fue disparador de hechos similares. Cuando asesinaron al Pájaro Cantero hubo una explosión de violencia. Se superpone la violencia más instrumental, que es «te mato porque querés poner un bunker en mi zona», con la violencia más emotiva, que es «te mato porque me mataste a un hermano, que es algo más que un socio", analizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario