Policiales

Falleció la mujer baleada frente a su casa con tiros que buscaban otra víctima

Alejandra Soledad García se había mudado el martes a su nueva vivienda, la que trocó con otra mujer por su otra casa. Pero los tiradores nada sabían de mudanzas

Domingo 08 de Julio de 2018

Alejandra Soledad García, la mujer de 34 años que la tarde del pasado miércoles fue atacada a balazos en la puerta de su casa de Virasoro y Felipe Moré por tiros que tenían como destinataria a quien hasta dos días antes había ocupado esa vivienda, falleció la madrugada de ayer en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde estuvo internada en terapia intensiva y con respiración mecánica asistida desde el momento del fatal ataque. Su partida deja a su marido, Jonathan S., de 28 años, solo con el pequeño hijo de ambos, Neri, de 5 años, además de varias preguntas abiertas para los investigadores del caso.

   La tarde del martes último la familia había llegado a su nueva casa de barrio Triágulo "con la esperanza de tener un mejor bienestar", de acuerdo a lo que contó el jueves Jonathan a La Capital, mientras esperaba la evolución de su esposa en la sala de espera del Heca.

   Atrás habían dejado una casilla humilde en Pasaje 1709 al 7900 (27 de Febrero y Circunvalación), que trocaron "mano a mano" con una mujer identificada ahora por la policía como Anelei S., cuyo marido está preso en la cárcel de Piñero y es conocido como "El gordo" Elías, de acuerdo a los informes de los pesquisas.

Un trueque fatal

Al respecto, Jonathan explicó que ellos publicaron la casa en la que residían en barrio Godoy en su perfil de Faceboock con la intención de venderla. "Una chica se contactó con nosotros, nos contó de su casa en barrio Triángulo, vimos que tenía dos dormitorios, patio, un pequeño salón, nos gustó y ella aceptó cambiarla mano a mano. Nos convenía. Lo tomamos como un progreso porque la nuestra tenía un dormitorio y es más precaria".

   Mientras terminaban de acomodar sus cosas en la nueva vivienda y su pequeño hijo Neri estaba en el jardín de infantes, Alejandra y Jonathan salieron a la puerta para ver pasar el tren que desde entonces, día a día, marcaría su rutina en el nuevo barrio.

Balas desde la nada

Pero entonces "desde un lugar indeterminado" comenzaron a escuchar una ráfaga de disparos, recordó el hombre. "No vimos a nadie. Corrimos, hago dos o tres pasos y cuando miro para atrás veo a mi mujer que estaba tirada. Le dieron de frente porque el disparo le ingresó por la panza y le salió por la espalda. Hacía dos días que vivíamos ahí, queríamos estar mejor y mirá lo que nos pasó", agregó Jonathan.

   El jefe de guardia del Heca, Guillermo García, informó entonces que Alejandra había sufrido "una herida de arma de fuego en el abdomen derecho con orificio de entrada y salida. Tiene afectado el hígado, el colon, el riñón y el duodeno. Se la sometió a una intervención quirúrgica para reparar el daño y se le extrajo el riñón derecho. Permanece con asistencia mecánica respiratoria y medicamentos para sostenerle la presión corporal. El estado es crítico y con pronóstico reservado".

   En cuanto a la investigación que lleva adelante la Policía de Investigaciones bajo la dirección de la fiscal Georgina Pairola, sólo se supo que en el lugar del ataque se levantaron al menos ocho vainas servidas, que los proyectiles buscaban a la antigua dueña de casa y no a Alejandra García, y que el tiroteo podría haberse originado en una pelea que "El gordo" Elías, pareja de la antigua ocupante de la vivienda y sindicado por los vecinos como un transa que vendía drogas en el barrio, habría tenido en el penal con allegados a los homicidas, cuyos apodos serían "Bocón", "Bocacha" y "Eber" de acuerdo a los datos recogidos por los pesquisas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});