Policiales

Estuvo prófugo y ahora lo procesaron por un crimen en Tablada

Varios testimonios y reconocimientos en Tribunales llevaron a la Justicia a imputarle a Cristian Nahuel Ojeda la muerte de Claudio Colli.

Jueves 09 de Abril de 2015

Un joven de 22 años que estuvo tres años prófugo por el crimen de Claudio Colli, asesinado de un disparo en el pecho en 2011 cuando se subía a un colectivo en 1º de Mayo y Centeno, fue procesado como autor del homicidio tras una investigación que reunió numerosos testimonios señalándolo como el tirador. No sólo lo mencionaron amigos del chico fallecido, que habían subido al colectivo con él para ir a festejar el Día de la Primavera a La Florida, sino también una testigo que se acercaba al micro cuando escuchó el disparo y vio salir corriendo al atacante con un arma en la mano. La resolución judicial inscribió el hecho en la histórica "guerra de bandas" de barrio Tablada, de la que los mismos relatos dan cuenta al referir una compleja trama de crímenes entrelazados.

Colli tenía 18 años, le decían "Caio" y participaba del Proyecto Joven de la Municipalidad. Quería estudiar cine y trabajaba en el hipódromo del parque Independencia. Fue baleado en un colectivo de la línea 143 roja que llevaba unos veinte pasajeros a bordo. Eran las 16.30 del 21 de septiembre de 2011. El joven había ascendido al ómnibus con un grupo de amigos y familiares con los que estaban marcando tarjeta cuando otro muchacho del barrio subió al coche por la puerta de atrás, le disparó y bajó para escapar en una moto YBR 125 negra que lo esperaba con un cómplice al mando. Colli bajó del colectivo bañado en sangre. Unos repartidores que pasaban por el lugar lo cargaron en un utilitario rumbo al hospital y unas cuadras más adelante sus amigos lo pasaron un patrullero, que completó el traslado hasta el Heca. Llegó sin vida. El disparo le causó una grave lesión cardíaca y pulmonar y el chico murió por una hemorragia de tórax.

Intento de venganza. El ataque fue a la vista de todos y a mínima distancia. En el entorno del muchacho realizaron señalamientos inequívocos del atacante y su cómplice. Incluso, la tarde siguiente del crimen unas 200 personas se agolparon frente a una casa de Ayacucho al 4100 donde residía el joven ahora procesado, dispararon contra el frente y rociaron la puerta con combustible para prenderle fuego, pero fueron dispersados por la policía tras generar un pequeño incendio.

La muchedumbre buscaba entonces a Cristian Nahuel Ojeda, un joven de 22 años que fue detenido recién tres años más tarde cuando la Tropa de Operaciones Especiales lo encontró, el 15 de agosto del año pasado, manejando una moto Honda Titán 150 por las calles de Villa Gobernador Gálvez. Ahora la jueza de Instrucción Irma Patricia Bilotta lo procesó como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. El delito además fue agravado por la participación de un menor, ya que un adolescente está acusado en un juzgado de Menores de ser quien conducía la moto. La magistrada le dictó la prisión preventiva teniendo en cuenta que podría entorpecer la investigación e intentar escapar.

Guerra de bandas.PUNCTUATION_SPACE"Las declaraciones de testigos resultan unívocas, categóricas y concluyentes en la sindicación de Ojeda como autor del disparo" mortal, concluyó Bilotta, quien además tuvo en cuenta tres reconocimientos positivos en rueda de personas y una reconstrucción integral de la mecánica del homicidio. Además, la magistrada evaluó que el hecho se enmarca en "las guerras entre bandas" que tienen "como denominador común el dirimir todo conflicto de territorio, de poder, de liderazgo, sólo a los tiros y con la eliminación física de quien estorbe a los fines inconfesables que presentan".

Este homicidio, de hecho, se inscribe en una serie de enfrentamientos entre dos grupos antagónicos de ese sector de Tablada: "Los de Centeno" y "Los de Ameghino", por las calles que distinguen a cada uno, y que ya se cobró varias vidas.

"En el barrio hay dos bandas, una de Ayacucho y Centeno y la otra de Ameghino y Ayacucho. Hace dos años empezaron los problemas por temas de fútbol, ya que jugaban todos juntos, pero mucho más no sé ya que hace poco que vivo en el barrio. Yo no tengo problemas con ningún grupo", contó uno de los amigos de Colli al momento de declarar.

Otro integrante del grupo recordó que "la persona que le disparó a Claudio siempre se peleaba con él, desde chicos que se agarraban a piñas, pero nada más. Una semana antes de que pasara lo que le pasó a Claudio le pegaron un tiro al hermano de Ojeda y andaban diciendo que había sido Claudio", relató. En la cadena de crímenes figuran como víctimas Leandro Ojeda (hermano del muchacho ahora imputado) y su hija de 4 años, quienes fueron ejecutados a balazos cuando iban en una moto por Ayacucho al 4700 un año después, en diciembre de 2012.

En primera persona.PUNCTUATION_SPACE"Cuando estaba por marcar tarjeta (en el colectvio) escuché una chica que grita «ojo que está la nena» y un disparo. Me doy vuelta y veo una persona que sale corriendo con una pistola en la mano. Claudio baja del colectivo también. Pensé que se había asustado. Bajamos todos y vimos que se agarraba el pecho. Tenía toda la remera llena de sangre. El colectivo arrancó y nos dejó ahí", contó otro de los seis integrantes del grupo. Los que reconocieron al agresor lo mencionaron con su nombre y dieron una minuciosa descripción de sus rasgos.

"Estábamos subiendo y viene un chico corriendo, nos empuja, sube y le tira a Claudio que ya había subido al colectivo. El chico que disparó subió un toque y volvió a bajar. Se subió en una moto que lo esperaba detrás del colectivo", declaró otro. Una testigo vio la escena desde la vereda. "Casi llegando a 1º de Mayo veo que el colectivo frena, reconozco a Claudio que estaba subiendo. Escucho un disparo y empiezo a correr. En ese momento veo bajar a Nahuel Ojeda hacia la moto y yo de los nervios corro detrás de él", contó.

En octubre de 2011 fue detenido Brian A., de 17 años y apodado "La base", a quien los testigos sindicaron como el conductor de la moto. El adolescente dijo que el crimen había sido cometido por los hermanos Ojeda (Nahuel y el asesinado Leandro), una versión que para la jueza no es creíble. Y dijo que a él lo señalaban como venganza porque tenía "problemas con la familia". En ese sentido admitió que en abril de 2010, con 15 años, asesinó Diego Matías "Toti" Gómez, un primo de Colli baleado en la espalda en Chacabuco al 4100.

Como muestra del fatal encadenamiento de muertes, un familiar de Colli que presenció el ataque contó que en el barrio tuvo "muchos problemas por lo que pasó" aquel Día de la Primavera y que lo amedrentaron al menos cinco veces: "En una oportunidad me secuestraron, me subieron a un auto y me quisieron matar. Tengo tiros en todo el cuerpo. Hay una guerra constante entre esas dos bandas, pasa de todo en el barrio", sentenció.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario