Policiales

Elevan a juicio una causa por narcotráfico en la que están implicados dos policías

Es una investigación iniciada en Reconquista en 2014. La Justicia procesó a cuatro personas, entre ellas a dos agentes de la Unidad Regional I

Sábado 14 de Julio de 2018

El juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, elevó a juicio oral una causa por tráfico de estupefaciente en la que están implicadas cuatro personas, dos de ellos ex policías santafesinos. La pesquisa tuvo su origen en 2014 cuando la Subdelegación de la Policía Federal de Reconquista inició el seguimiento de un importante distribuidor de cocaína de la ciudad cabecera del departamento General Obligado. Allí, y siguiendo con la línea ascendente del tráfico se estableció que el proveedor era un hombre afincado en la capital provincial identificado como Carlos "Anteojito" Arce, con quien colaboraba su concubina, Romina Andrea S., luego desligada de la causa.

   Según la investigación Arce y su pareja habían transportado, ómnibus por medio y en varias ocasiones, drogas desde la ciudad de Santa Fe hasta Reconquista. Una vez intervenida la línea telefónica del hombre, los pesquisas detectaron que el principal líder de la asociación ilícita no era "Anteojito" sino que detrás de él había dos policías de la Unidad Regional I: Walter Ariel "Gordo" Bustos y Gustavo Miguel "Pelado" Gribaldo, miembros de la por entonces desaparecida Brigada de Investigaciones, aunque usaban chalecos de esa área para proteger su trabajo ilegal.

   Para el juez, los dos pesquisas tenían participación activa en el negocio y hasta sería el propio "Pelado" Gribaldo quien se encargaba de cobrar la cuota mensual a varios distribuidores de droga "con el fin de darles protección y no ser investigados en una eventual causa judicial".

De sorpresa

Tras cotejar ciertos nombres, efectivos de la Federal de Santa Fe y Reconquista, bajo la instrucción de la fiscal federal Viviana Bruno Campaña, iniciaron actuaciones sin dar aviso a la fuerza provincial para que "no se filtren datos".

   Con el correr de los días, el 21 de septiembre de 2016 pesquisas de la Federal de Reconquista arribaron a la capital santafesina para realizar un trabajo de campo. Fue en ese mismo viaje cuando lograron dar con "Gordo" y "Anteojito" en pleno "pasamanos" de droga.

   Los dos habían concretado un encuentro en Arzeno al 7100, en el barrio San Martín de Santa Fe. "Anteojito", acompañado por su pareja, llegó en un Chevrolet Corsa con 30 mil pesos mientras que "Gordo" Bustos arribó en un Fiat Uno con 250 gramos de cocaína, una mochila, su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria y un chaleco con la insignia "Investigaciones-URI". Los tres fueron detenidos y trasladados a Reconquista.

   En tanto, seis días después, el sindicado líder de la organización, Gustavo Miguel "Pelado" Gribaldo, se entregó ante el juez Alurralde quien lo dejó detenido.

Allanamientos

No obstante ello, la Justicia federal de Reconquista avanzó aún más y dispuso allanamientos en los domicilios de los investigados. En la casa del "Gordo" Bustos, en Javier de la Rosa al 5700 de Santa Fe, se secuestraron 207 gramos de cocaína de alta pureza, seis gorras de la policía, un celular y una máquina para contar dinero. En el domicilio de "Anteojito" Arce y su pareja (en Santo Tomé) no se halló droga pero sí una balanza de precisión, celulares y varios chips de teléfono.

   Cinco meses después Alurralde dictó el procesamiento para los tres hombres detenidos en septiembre de 2016. Entonces les atribuyó a Gribaldo y a Bustos el delito de comercialización de estupefacientes agravada por la pluralidad de agentes organizados para la consumación y además con la agravante de ser funcionario público encargado de la prevención o persecución del delito de tráfico de estupefacientes.

   Por su parte "Anteojito" Arce (que había obtenido la libertad condicional en marzo de 2015 tras una condena de 4 años de prisión por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización), fue procesado por comercialización de estupefacientes agravada por la pluralidad de agentes organizados para la consumación.

   Finalmente, el cuarto integrante de la organización fue arrestado el 27 de agosto de 2017 mientras intentaba cruzar la frontera desde Posadas (Misiones) a Encarnación (Paraguay). Se trata de Gonzalo César Tortul Pérez, demorado durante el allanamiento a su domicilio de Reconquista en septiembre de 2016 y luego liberado por falta de pruebas. A los pocos días se dio a la fuga y al final cayó un año después en la frontera.

   Tortul fue en realidad la punta del ovillo del cual tiraron los federales, quienes lo consideraron como uno de los vendedores barriales más importantes de Reconquista y Avellaneda hasta que, escuchas telefónicas mediante, detectaron que su nexo era Arce, a su vez abastecido por los policías Bustos y Gribaldo.

   En cuanto a la elevación a juicio, para el juez Alurralde está claro que "Gribaldo participaba en forma organizada en el tráfico de estupefacientes y a la vez cobraba una mensualidad o «cuota» valiéndose de su calidad de funcionario policial; y que Bustos habría sido el encargado de intermediar en el cobro. Incluso queda acreditado que éste reclutaría personas para que realicen algunos «trabajos» con «yuyos» (marihuana)".

   Es más, para el magistrado "queda suficientemente probado el tráfico y las sucesivas remesas de mercadería ilegal y una especie de cuenta corriente" que manejaba la banda, que en algunos casos entregaba la droga a cuenta y luego cobraba.

   En el procedimiento realizado el 21 de septiembre de 2016 en Arzeno al 7100, en el barrio San Martín de la capital santafesina, incautaron 463 dosis de cocaína con un 60% de pureza, los que se podrían haber estirado hasta tener 9.324 dosis de consumo personal.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario