Policiales

El búnker que denunció el cura de barrio Larrea había sido allanado

Ayer balearon la escuela y la parroquia María Reina. El sacerdote Juan Nuñez lo vinculó con sus denuncias.

Lunes 24 de Septiembre de 2018

Al menos 15 disparos perforaron la madrugada del domingo las aberturas de la parroquia María Reina y el colegio Pablo VI de barrio Larrea. Para el párroco Juan Pablo Núñez, el hecho tiene vinculaciones con sus denuncias en torno a un búnker de drogas en la zona.
Según pudo saber La Capital, el búnker denunciado por el cura párroco Juan Núñez fue allanado el 29 de noviembre por agentes de la PDI. En ese operativo se logró detenciones y secuestro de droga. Además se allanó domicilio del proveedor, también con detenciones y secuestro de droga.
Asimismo, en febrero de 2018 fue allanado el mismo lugar por Policía Federal y también con resultado positivo. Y en agosto la PDI se reunió con el cura párroco. Finalmente, el 12 de septiembre la policia provincial, la PDI y la Brigada Antinarcoticos, al no poder actuar por estar ante un delito federal y sin orden de allanamiento, procedió a realizar identificaciones a personas y automóviles en la zona señalada, donde logró la identificación y detención de un vehículo Citroën y detuvo a dos personas con droga, armas y celulares.
Esta mañana, el subsecretario de Investigación Criminal, Darío Chávez, dijo a "Zysman 830" de La Ocho que se dispuso seguridad fija en el lugar, pero que aún no están identificados los autores de la balacera contra la escuela.
Embed
La tarea del pastor. Juan Pablo Núñez tiene 37 años y esta la semana pasada lo amenazaron unos narcos del barrio: "Agarrá plata, callate la boca o te quemamos", le dijeron. El cura hizo la denuncia y alertó a los vecinos- Después llegó la balacera de ayer por la madrugada que, entiende, es un claro mensaje de los vendedores de droga de la zona. Dice que denunciar todo lo que pasa en barrio Larrea es "la tarea del pastor", y que "hay muchos curas que trabajamos en ésto, en la prevención y acompañando a gente con estos problemas".

>>> Leer más: Balean una escuela y una parroquia tras denuncias del cura contra narcos

Jugado. Tal como señala la crónica de hoy de La Capital, el sacerdote oriundo de Villa Gobernador Gálvez advierte que "la gente tiene miedo por mí, pero ya está todo jugado". Y que hace cuatro semanas llegó con su denuncia hasta lo más alto del poder político y mantuvo reuniones con cada funcionario al que lo derivaron. Pero dice que no tiene miedo, que "el barrio está lleno de búnkers" y que "les roban a los chicos, a los padres de la escuela".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario