Policiales

Confirman que Alan Funes fue autor de un crimen siendo menor

El joven está preso en Piñero por otros delitos, y ahora la Justicia deberá determinar si le aplica una pena de prisión por el hecho criminal de 2016.

Domingo 28 de Octubre de 2018

La Cámara Penal de Apelaciones ratificó la resolución que declara a Alan Funes penalmente responsable del homicidio de Eugenio Julio "Pupi" Solaro, ocurrido en mayo de 2016 cuando el acusado todavía era menor de edad. Además, los camaristas revocaron la absolución que le habían dictado al muchacho respecto de una denuncia de amenazas a familiares de la víctima y requirió a la jueza de primera instancia que vuelva a analizar esa cuestión.

   Confirmada la sentencia respecto del crimen, la Justicia de Menores deberá ahora establecer si aplica o no una pena de prisión para Alan Funes quien, mientras tanto, se encuentra preso en la prisión de Piñero imputado de otros delitos cometidos cuando ya era mayor de edad, entre ellos el asesinato de Marcela Díaz, ocurrido en enero pasado.

Rebotes

De 26 años, Solaro fue asesinado el 1º de mayo de 2016 en un pasillo de Ayacucho al 4600. Estaba tomando algo con un par de amigos cuando un encapuchado se le acercó y le gritó antes de dispararle a mansalva: "Esto es por culpa de tu hermano que mató a mi mamá". Además de la muerte de "Pupi", alcanzado por tres balas, dos personas que estaban con él resultaron heridas.

   Luego de que su hermano Ulises (asesinado el pasado 7 de enero frente a su casa de barrio Tablada) fuera detenido y luego liberado por el crimen de Solaro, Alan se presentó meses después ante la Justicia de Menores y dijo ser el autor del hecho. Entonces quedó detenido y acusado en dos expedientes: uno por el homicidio de Solaro y las lesiones graves sufridas por los sobrevivientes del ataque; y el otro por amenazas coactivas contra familiares de la víctima que denunciaron que la tarde del 6 de mayo de 2016 Alan se presentó junto con su padre Jorge y su hermano Lautaro (conocido como "Lamparita" y también detenido en Piñero) y a punta de pistola les dijeron que si decían algo los matarían.

   Investigadores del sangriento enfrentamiento entre las familias Funes y Caminos, a las que se les atribuyen una treintena de homicidios en poco más de un año en los barrios Tablada y el Fonavi Municipal de Grandoli y Lamadrid que fuera intervenido en estos últimos días por fuerzas federales y provinciales con afan de "pacificación", inscriben el asesinato de Solaro como un rebote del crimen de Mariela Miranda, la madre de Alan y Ulises.

En la puerta

Fue la tarde del 11 de marzo de 2016 cuando la mujer estaba en la puerta de su casa, a metros del cruce de Ayacucho y Uriburu, y hablando con sus hijos cuando desde una moto le dispararon sin piedad. Por el hecho fueron imputados y están detenidos a la espera de juicio dos jóvenes del clan rival: Alexis Caminos y Juan Manuel "Juanchi" Almada.

   Acusado como principal sospechoso del crimen de "Pupi" Solaro, Alan estuvo preso en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (Irar) hasta octubre de 2017 cuando merced a un acuerdo entre la Fiscalía y la defensa le otorgaron el beneficio del arresto domiciliario. Así estuvo unos meses, hasta que le revocaron ese derecho luego de aparecer en un video disparando una ametralladora para recibir el año 2018.

   Sin embargo, Alan se mantuvo prófugo hasta el 23 de enero cuando volvió a ser detenido, esta vez como mayor de edad, en el marco de una creciente espiral de violencia en la zona sureste que incluyó un ataque a tiros contra su padre, el asesinato de su hermano Ulises y el crimen de Marcela Díaz, considerado una revancha por los dos primeros hechos teniendo en cuenta que la víctima estaba vinculada a la familia Caminos.

   Además del homicidio de esa mujer, ocurrido el 14 de enero último y por el cual también fue acusada su pareja, Alan fue imputado de varios delitos como miembro de una asociación ilícita liderada desde la cárcel por su hermano "Lamparita" y René Ungaro.

Análisis

En mayo pasado la jueza de Menores Nº 4, Dolores Aguirre Guarrochena, dictaminó la responsabilidad penal de Alan en el crimen de Solaro. Sin embargo, por entender que no había pruebas presentadas por la Fiscalía, absolvió a Funes en la causa relacionada con las amenazas posteriores.

   La resolución fue apelada por la defensa y por la Fiscalía, y la resolución del caso recayó en el tribunal de 2ª instancia integrado por los jueces Javier Beltramone (encargado de emitir el primero voto), Georgina Depetris y Carina Lurati.

   Luego de una audiencia oral realizada el pasado 8 de octubre con la presencia del fiscal de Cámaras Guillermo Corbella y los defensores Claudia Benoliel y Daniel Papalardo, esta semana los camaristas emitieron su fallo.

   En esa audiencia primero se trató lo relativo a la absolución por las amenazas a los familiares de Solaro.

Punto por punto

Corbella objetó el hecho de que la jueza de Menores haya fundamentado su decisión en la falta de sostenimiento de la imputación por parte de la Fiscalía. En este caso Beltramone le dio la razón al fiscal, basado en cuestiones técnicas, y ordenó que el sumario sobre amenazas coactivas calificadas vuelva a ser analizado.

   Luego se trató lo relativo a la declaración de autoría penal del homicidio. La defensa tildó de arbitraria la sentencia por no haber tenido en cuenta declaraciones del propio Alan que indicaban que, además de declararse inocente, Solaro y los heridos no habían tenido que ver con el homicidio de su madre. También cuestionó que la jueza basó el fallo en testimonios contradictorios y endebles, y que había valorado mal las pruebas.

   A su turno el fiscal respaldó la sentencia de la jueza al sostener que el hecho de que Alan haya señalado a los autores materiales del crimen de su madre —Alexis y "Juanchi"— no impedía que pudiera haber estado implicado en el crimen de Solaro. Además remarcó que la jueza realizó una valoración integral de la prueba al inscribirla en el contexto de violencia territorial que, por otra parte, pueden explicar a través del miedo ciertas contradicciones en los testimonios, especialmente de personas que denunciaron haber sido amenazadas.

   En este caso el juez Beltramone optó por confirmar la resolución. "La jueza hace una correcta valoración integral de la prueba" sostuvo respecto del fallo que describe un contexto de violencia "público y notorio". Y agregó que, "más allá de las contradicciones que ese contexto pueda haber generado en algunos testimonios, los relatos se ajustan a las pruebas". En ese sentido, no descartó que Alan Funes haya actuado en venganza contra quien él mismo consideró el "entregador", en alusión a "Pupi" Solaro.

   El voto de Beltramone fue ratificado por sus pares Lurati y Depetris, por lo que el expediente volverá a la Justicia de Menores donde se deberá decidir si se aplica una pena a Alan Funes por el homicidio.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});