Policiales

Buenos Aires: Acribillan a cuatro personas dentro de un auto en un ataque narco

Cuatro jóvenes paraguayos, entre ellos una mujer, fueron asesinados mientras estaban dentro de un Mercedes Benz A 190 en la villa 1-11-14. Tres de ellos eran hermanos.

Martes 14 de Abril de 2015

Tres hombres y una mujer, tres de ellos hermanos y todos ciudadanos paraguayos, fueron asesinados de más de 30 balazos dentro de un auto importado que se hallaba estacionado frente a la villa 1-11-14, en el barrio porteño del Bajo Flores. Fuentes policiales señalaron que el hecho ocurrió la noche del domingo en la avenida Perito Moreno al 2000 a metros del estadio de San Lorenzo de Almagro y la hipótesis principal vincula el hecho con el narcotráfico.

El hecho ocurrió el domingo, pasadas las 23.30, en avenida Perito Moreno al 2000, frente a la casa 127 de la manzana 9 de dicha villa, donde estaba estacionado un Mercedes Benz A 190. Los voceros consultados señalaron que en el vehículo circulaban tres hombres y una mujer que fueron atacadas a balazos por varias personas en plena avenida y murieron en el lugar.

Las víctimas fueron identificadas por la policía como Fabio Basualdo Gómez Ruiz Díaz, de 21 años, Agustín Lezcano González, de 24; Leticia Mabel Lezcano González, de 19 y Hugo Ricardo Lezcano González, de 30.

Los tres hombres fueron hallados tendidos al costado de la puerta trasera derecha, donde había cuatro tiros en la chapa, y la mujer estaba tirada unos metros más adelante. Todas las víctimas estaban muertas y con al menos un impacto de bala en la cabeza.

El cuerpo de Ruiz Díaz presentaba 12 impactos de bala; el de Agustín Lezcano, diez; el de la muchacha, ocho tiros y el Hugo Lezcano cuatro.

De acuerdo a los voceros, los agresores dispararon entre 30 y 40 balazos contra el Mercedes Benz con armas calibre 9 milímetros y 40 y luego cual huyeron hacia el interior de la villa. Las mismas fuentes indicaron que la única de las víctimas que estaba domiciliada en la villa era la mujer y que sus dos hermanos varones iban a dormir en su casa porque ayer tenían turno para atenderse en el Hospital Rivadavia.

Efectivos de la Gendarmería se encargaron de los peritajes en la escena del crimen ya que la villa es vigilada por esa fuerza en el marco del Operativo Cinturón Sur dispuesto por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

La causa quedó a cargo de los fiscales de Distrito de Nueva Pompeya y Parque Patricios, Marcelo Munilla Lacasa y Adrián Giménez, quienes durante la tarde de ayer estuvieron reunidos en la sede judicial analizando las medidas para continuar la investigación.

Antecedentes. Los pesquisas están convencidos de que, por la violencia utilizada por los agresores, el hecho tiene todas las características de un ataque de narcotraficantes, sumado a que en la villa ya se han registrado en los últimos años otros hechos similares por la disputa de la venta de drogas.

En este sentido, se recuerda que en octubre de 2013, al menos dos sicarios irrumpieron en un pool de la manzana 9 de la villa y dispararon contra los argentinos José Daniel López y Hugo Marcelo Herrera, quienes murieron en el lugar, y los paraguayos Armando Benítez Fernández, Miño Altagracia Ferreira y Rodolfo Martínez Jara, que fallecieron luego en los hospitales Piñero y Penna.

La principal hipótesis apuntó a que se trató de un ajuste de cuentas por un cargamento de marihuana que no llegó a destino y que los jefes narcos responsabilizaron de ello a las víctimas, alguna de las cuales contaban con antecedentes por ese tipo de delitos.

También se recuerda la llamada "Masacre del Señor de los Milagros ocurrida en octubre de 2005 cuando decenas de personas que participaban de una procesión religiosa quedaron en medio de un tiroteo entre dos grupos que peleaban por el control de la venta de drogas en la zona. Allí murieron Luz Mayor Galazo, José Malarcho, Luis Rojas, el bebé Nahuel Sanabria y Héctor Corvalán, y resultaron heridos Katherine Saucedo, Roberto Rotolo, Nelson Ramírez, Maira López, Torres Pachecho, Justino García Gómez y Celso Cruz, todos feligreses.

Por el hecho, en junio de 2008 el narco peruano Alionzo Rutilio "Ruti" Ramos Mariños fue condenado a 18 años de cárcel por el crimen de Corvalán y absuelto por los otros cuatro. Para los investigadores, el plan inicial de Ruti había sido asesinar a su compatriota Marco Antonio Estrada González con quien supuestamente se disputaba el dominio del narcotráfico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario